Ud. esta enEntrevista a Mónica Alegre, mamá de Luciano Arruga

Entrevista a Mónica Alegre, mamá de Luciano Arruga


¡Quedate quieto negrito de m... porque te voy a volar el pecho de un escopetazo!

Por Sergio Ayzemberg y Mario Hernández - Publicado en Agosto 2010

 

Programa “El Reloj” – FM Flores (90.7) – Lunes de 19:00 a 20:00 – CABA

Realizada por Sergio Ayzemberg y Mario Hernandez

Desgrabación y Edición: Mario Hernandez  

El 31 de enero de 2009, Luciano Arruga, un chico pobre de 16 años desapareció  luego de ser detenido por personal policial del Destacamento Preventivo de Lomas del Mirador. Las investigaciones indican que Luciano fue asesinado a golpes en el destacamento y su cuerpo fue luego trasladado a un descampado a pocas cuadras de su casa. Si bien, en un principio 8 policías del destacamento fueron desplazados, hoy todos ellos han sido reincorporados por el ministro Stornelli, y ningún policía está preso por la causa.  

SA: Luciano Arruga fue desaparecido por la policía. Aunque hay quienes están interesados en sembrar dudas, todo parece indicar que fue así. Hoy contamos con la presencia de Mónica Alegre, mamá de Luciano, para aclarar esta situación.

MH: Teníamos mucho interés de hacer un programa especial al cumplirse un año de la desaparición de Luciano el pasado 31 de enero de 2009. Lo habíamos acordado con su hermana, Vanesa Orieta, pero como nos comenta Mónica está descansando después de un año muy intenso, donde ha costado mucho instalar el tema de la desaparición de Luciano en la sociedad, pero creo que con esfuerzo se ha ido logrando. Luciano Arruga fue desaparecido en el destacamento policial de Lomas del Mirador, en La Matanza.

MA: Ante todo, buenas tardes y gracias por el espacio que me están brindando. Vanesa está tomando unas merecidas vacaciones porque hace casi un año que no sabía lo que era un sábado, un domingo, se lo merecía por luchadora, porque fue ella la que luchó con todas sus fuerzas para que se diera a conocer el caso de Luciano. Trataron por todos los medios de ocultarlo, de que sea uno más en la lista y ella peleó para que eso no pase.

MH: Luciano desaparece un 31 de enero pero tengo entendido que había sufrido dos detenciones anteriores ¿en qué circunstancias se dieron?

MA: En realidad fue una detención y las siguientes fueron en la calle. Él solía salir con un carrito y la policía lo había parado varias veces. Una vez le apuntaron con una escopeta en el pecho y le dijeron: ‘Quedate quieto negrito de m... porque te voy a volar el pecho de un escopetazo’. Esa fue una de las tantas veces. El 2 de setiembre de 2008 lo llevan detenido a las 7:00 de la mañana. Yo me entero a las 11:00, supuestamente por el robo de un celular aunque no hay expediente ni nada. A mi hijo lo golpean y me lo entregan a las 23:00, la hermana lo lleva al Policlínico de San Justo donde certificaron que estaba golpeado. Nosotras habíamos escuchado los gritos en el destacamento cuando decía: ‘Vanesa me están pegando, me están matando a palos’.

Yo por miedo a que la policía tome represalias no hice nada. Ese fue mi gran error que voy a pagar toda mi vida. El error de callarme, dejar todo como estaba porque pensé  que era así. Si uno hace algo, la policía arremete contra uno, entonces, hice lo que toda la gente de barrio aconsejando a mi hijo que tratara de cuidarse, que cuando viera a la policía se fuera para otro lado, pero no sirvió de nada.

MH: En varias informaciones aparece que la policía tenía la intención de “reclutar” a Luciano para cometer robos. Este accionar ha sido luego denunciado por jueces, como el caso del Dr. Luis Federico Arias y por el propio Ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, Carlos Stornelli, como una práctica común y habitual en un alto porcentaje de efectivos de la Policía Bonaerense. ¿Luciano te comentó a vos algo de esto?

MA: Sí, fue antes de su detención y de las paradas en la calle. Luciano me comentaba muchas cosas, éramos muy compañeros y me dijo: ‘Ma, ¿si te cuento algo no te vas a enojar? Vos sabés que E. trabaja para una persona y me la presentó’. Resumiendo esta persona le dijo que quería que trabajara para él, que le daba todas las herramientas, que lo iba a respaldar, pero que igual no pasaba nada porque era menor, no iba a tener ningún problema, pero si los tuviera él lo iba a respaldar.

MH: ¿Quién le hizo estos ofrecimientos?

MA: Un policía. Luciano me lo dijo. Haciéndome la tonta le pregunto: ‘Papi, ¿y en qué ibas a trabajar? Y Luciano me contesta: ‘Vos sabés lo que hace E.’, entonces le dije: ‘¿Luciano sabés como vas a terminar? Desligate de E.’ Y le pregunté qué le había contestado. ‘Le dije que no porque le había prometido a mi hermana que iba a estudiar’. Entonces, ahí lo apuraron, lo típico: ‘Sos un  boludo. Querés vivir como un croto, pudiendo tener zapatillas de marca, ropa de marca, plata en el bolsillo, que tus hermanos estén bien vestidos’. Y Luciano les contestó: ‘Si yo quiero unas zapatillas de marca me las compra mi hermana’. Entonces le dijeron: ‘Sí, vas a andar como un croto, arrastrando un carro’.

MH: Luciano cartoneaba...

MA: Efectivamente, pero insisten: ‘Te gusta vivir de las mujeres’. Entonces, Luciano para zafar y que la cosa no pase a mayores les contesta: ‘Y bueno, cuando uno es lindo qué va a hacer’. Ahí quedó todo. Después yo le pregunté varias veces por el policía. Yo lo había visto en el barrio, aunque siempre de espaldas. Luciano nunca me dio el nombre. Cortó todo ahí y me dijo: ‘Mami, cuanto menos sepas, mejor’.

SA: ¿El gobernador o autoridades de seguridad de la provincia hablaron con vos?

MA: Las autoridades del gobierno parece que no tienen tiempo para el caso de un muchacho de barrio. Tienen las agendas ocupadas, tanto el Sr. Scioli como el resto de las autoridades. Nadie nos atendió, con la excepción de una reunión con el intendente de La Matanza, Espinosa, que fue prácticamente forzada y no porque nos haya querido atender o se haya ocupado, sino porque se vio obligado.

MH: ¿El Ministro de seguridad, Carlos Stornelli, tampoco los recibió?

MA: No, el secretario.

MH: Stornelli fue el que repuso a los 8 policías del destacamento que inicialmente fueron separados de sus cargos, sospechados de haber participado en la desaparición de Luciano Arruga.

MA: Ellos están enterados del caso de Luciano pero tratan de hacerlo a un lado, como que no pasó, que es de menor importancia.

MH: Es cierto, porque cuando Stornelli hace la denuncia en diciembre de que había una banda de policías retirados y en actividad que reclutaban menores para robar autos, que causan la muerte de 3 mujeres, hay una clara actitud de clase. Hace la denuncia del accionar policial delictivo cuando perjudica la vida y la propiedad privada de profesionales, sectores medios y medios-altos, pero frente al caso de un joven humilde, cartonero como Luciano, no tiene la misma actitud.

MA: No sé si Ud. recordará que después de la desaparición de Luciano, hubieron reiterados casos de menores que robaban coches, mataban, eran todos menores, entonces, la policía, tratando de justificarse, lo tapó e instaló la idea de que eran todos menores y ellos estaban actuando bien.

SA: Luciano Arruga desaparece al mismo tiempo que Susana Giménez salió a denunciar y a reclamar justicia por la muerte de su florista. No la escuché pedir justicia por Luciano Arruga, bastante en consonancia con la actitud de Stornelli. Aunque no sea una funcionaria, sí es una persona con repercusión pública que bien podría haber hecho que el poder político se ocupara prontamente del caso de Luciano.

MH: Quería dar un dato para reforzar lo que estamos comentando. El 10 de enero el diario La Nación publicó que el 25% del personal de la Policía Bonaerense fue sumariado por distintos hechos delictivos en el último bienio.

MA: Creo que es poco.

MH: En 2 años, 872 efectivos fueron exonerados y 1779 fueron desafectados del servicio que prestaban. Estos son datos oficiales.

SA: Están organizando un festival al cumplirse un año de la desaparición de Luciano.

MA: El viernes 29 en la Plaza de San Justo a las 16:00 harán un festival los amigos y la familia de Luciano, convocado por su hermana que siempre está al frente y con la adhesión del padre de Rubén Carballo, asesinado en el recital de Viejas Locas en diciembre pasado, también por la policía, aunque en este caso fue la Federal. Estará el padre de Diego Lucena, otro de los casos de “gatillo fácil” y la adhesión de muchas otras familias víctimas de este tipo de situaciones.

SA: Es necesario que seamos muchos para que sepan que las víctimas no están solas.

MA: Que la gente se acerque sin miedo. Van a haber murgas, bandas, con ánimo de diversión, tratando de que la gente lo pase bien, pero pidiendo justicia, como Luciano lo hubiera querido, porque a él siempre lo van a ver en las fotos con una sonrisa; le gustaba tener muchos amigos.

MH: El festival contempla una serie de reclamos, entre otros, el cierre del destacamento de Lomas del Mirador, que fuera pedido por un grupo de vecinos.

MA: Por un grupo que se denominaban VALOMI (Vecinos Alertas de Lomas del Mirador), que ahora se desintegró.

MH: El destacamento quedó aunque el grupo de vecinos que lo pidió no existe más. El mal ya está hecho. Además, se reclama que una vez cerrado el destacamento se reabra como Centro Cultural. Por supuesto, la aparición de Luciano, el juicio y castigo a los responsables políticos y materiales, justicia para todas las víctimas del gatillo fácil y el cese de la represión policial.

También se está tratando de sacar una solicitada convocando a este festival. Todas aquellas organizaciones, instituciones o personas que quieran adherir pueden hacerlo a través de festivalnoalarepresionsanjusto [at] gmail [dot] com (festivalnoalarepresionsanjusto [at] gmail [dot] com)

Share this
Etiquetas

Concurso

Quinto concurso Internacional de Ensayo breve 2014-2015. 25 años de la Revista Topía

Mas información

Ediciones recientes

Tapa del libro
Angel Rodriguez Kauth
Tapa del libro El mito del individuo
Miguel Benasayag
Tapa del libro
Karl Marx
Eduardo Grüner
Pablo Rieznik
Néstor Kohan
Oscar Sotolano
Cristián Sucksdorf
Enrique Carpintero
Tapa del libro La Crisis del Patriarcado
Mabel Burin
Irene Meler
Débora Tajer
Juan Carlos Volnovich
César Hazaki