La respuesta de Heráclito | Libro | Topía

Top Menu

La respuesta de Heráclito

 

La respuesta de Heráclito

Carta del psicoanalista del 2100 (descarga libre)
Emilio Rodrigué
Tapa del libro La respuesta de Heráclito (ebook)
LIBRO DIGITAL DE DESCARGA LIBRE
 
 

Emilio Rodrigué fue un brillante psicoanalista y escritor argentino. Comenzó su formación psicoanalítica en Argentina, pero en la década del 50 viajó a Londres donde continuó su aprendizaje con Melanie Klein, Paula Heimann y Wilfred Bion. Al volver al país fue coautor junto a Marie Langer y León Grinberg del primer libro escrito en castellano sobre Psicoterapia de Grupo . En la década del 60 pasó cuatro años en la comunidad terapéutica de Austin Riggs, Massachussets, EEUU. El resultado de este paso fue el libro Biografía de una comunidad terapéutica . Luego comenzó a escribir ficción; entre sus libros se destaca la novela Heroína de 1969, que años después fue llevada al cine por Raúl de la Torre. Por esos tiempos se integró al grupo Plataforma, que junto al grupo Documento, renunciaron a la Asociación Psicoanalítica Internacional a fines de 1971. A mediados de los 70 se fue del país para radicarse en Bahía. Entre sus obras recientes se destacan los dos tomos de Sigmund Freud, el siglo del psicoanálisis 


Más sobre el autor:
Reportaje publicado en el diario Pagina/12
Artículos del autor en Topía

Comprar edición impresa en libreriapaidos.com


CONTRATAPA

Emilio Rodrigué – uno de los psicoanalistas más lúcidos que he conocido. Psicoanalista hasta la medula. Ha dicho que él es psicoanalista, cuando atiende, cuando corre y cuando hace el amor en los moteles. En todos lados. Pero además de ese atributo singular – ha realizado como participante todos los laboratorios posibles en su vida. Siempre buscando. Siempre buceando. De todos nosotros es el que mas se radicalizó. No políticamente. Pero sí existencialmente. Yo viví con él la legendaria y mítica “Casona”, y después nos mudamos a Libertador y Oro. Lo conozco muy bien. Es impredecible. Creador – innovador. Rebelde.

En el 74 cuando vivíamos juntos, se fue con Marta Berlín a Bahía – y no volvió más. Bahía es su país. Su lugar de estar en el mundo. Comparte con migo dos grandes pasiones: las mujeres y el fanatismo por Independiente. Mi hermano mayor. Mi ejemplo. El gran Emilio. Siempre de novio y escribiendo. Nos empujas un poco a todos, con tu eterna juventud. Con tu eterna e incansable creación. Gracias por todo hermano mayor. Gracias...”

Eduardo “Tato” Pavlovsky

 

Tal como Emilio, Heráclito fue río de sí mismo. Ambos me evocan un amigo poeta y comunista, para mí un hermano, Oscar Sturzenegger. Había optado por vivir la Patagonia , Emilio lo hizo por Bahía y el mundo: “A dos horas de Paris, en la casa de campo de la hija de mi novia”, fecha su último mail. Oscar –murió hace un tiempo- escribía sólo los primeros versos de sus poemas patafísicos, el resto lo dejaba a sus lectores. Va uno: “No me digas Heráclito que ignoras, / el conocido pétalo del ojo.” Del griego, les viene el río del saber esencial que piensa los propios pensamientos. Música generativa apuntando a futuro. Al poeta lo hubieran alegrado pasajes de este libro. Se enojaría con otros. Rodrigué prevé este efecto en sus lectores. Disfruto sus textos, ocasionalmente en disidencia, y aun así los disfruto. Él es un buen terapeuta del sí mismo, se autogenera en la escritura.

Fernando Ulloa

“Tiempos y sucesos concentrados como fractales de una rosa de los vientos. Entre el nacimiento de la humanidad y el fin de la historia. Entre el Psicoanálisis y las aventuras galácticas de este sudaqués pionero de la ciencia-ficción y nuestro gran capitán de los psicoargonautas. Sus juegos favoritos: el verdadicidio, la predicción lúdicamente científica y el paganismo que lo dispone a la trasgresión permanente, enhebrados en un hilo erótico por este acróbata del cambio, capaz de transformar un sillón de minusválido en un utilitario todo terreno, una depresión fóbica al envejecimiento en una teoría original sobre la nueva moda de la gerontofilia, una próxima era en un recuerdo del futuro como el Heráclito de Borges, declarando sus sentencias, quizá proféticas, para quienes vendrán.”
 
Hernán Kesselman

 

Fecha de Edicion: 
Enero / 2006

Boletín Topía

Topía en Twitter