Atados a la latencia | Topía

Top Menu

Atados a la latencia

 

De prisa, de prisa

 

Días atrás mientras voy a devolver una película alquilada, tres niños con guardapolvos blancos, que aparentaban tener entre nueve y once años, me interceptan con frescura y confianza. Con simpatía uno de ellos me pregunta: -¿Adónde va?

-A devolver esta película. Les digo mientras muestro el DVD que viajaba en mi mano derecha. El vocero del grupo afirma con suspicacia: -Una porno.

Les explico que se trata de una película sobre los conflictos entre un hijo y su padre. Termino de decir esto y la desilusión de los niños es evidente, se desinteresan y siguen su camino entre risas. Quedo sorprendido por la actitud de estos escolares ante un desconocido, el hecho pone en evidencia que los asuntos sexuales se ventilan sin tapujos a la luz del día, lo que me llevó a preguntarme qué está ocurriendo con los niños y la sexualidad y, al mismo tiempo, con el pudor y la vergüenza.

Es evidente que la precocidad va ganando terreno, pongamos otros ejemplos: la iniciación sexual se adelanta sistemáticamente, las jovencitas piden a sus padres sustituir la fiesta de cumpleaños de quince por un implante de lolas, etc. No hay duda que la sexualidad está en la superficie de las pantallas e inunda la vida cotidiana con imágenes de la misma. Ya no estamos en una escena del tipo: “Todo lo que usted quería saber sobre el sexo y no se atrevía a preguntar”.

Es necesario saber qué esta ocurriendo con las etapas psicoevolutivas de maduración, es innegable de que el tiempo de que disponen los niños es menor para las mismas en la acelerada cultura de la imagen en que vivimos, producto de la proliferación de información sexual, visual y auditiva, que está a su alcance. Por ello centraremos la observación en la etapa de latencia y las posibles consecuencias que los cambios culturales promueven e invitan a establecer como norma.

 

Allá lejos, en la época victoriana:

 

El mundo cultural en el que Freud investiga la sexualidad es el victoriano, ya en aquella época el creador del psicoanálisis recibía consultas sobre cuándo y cómo se debía dar información sexual  a los niños. Dado que la educación estaba fuertemente impregnada por la religión se negaba sistemáticamente, tanto en la escuela como en la familia, el conocimiento sobre la sexualidad a los niños. En una carta a abierta al Dr. M. Fürst, Freud le dice: “... mucho antes de alcanzar la pubertad el niño es capaz de la mayoría de las operaciones psíquicas de la vida amorosa (la ternura, la entrega, los celos), y harto a menudo sucede también que esos estados anímicos se abran paso hasta las sensaciones corporales de la excitación sexual, de suerte que él no pueda abrigar dudas sobre la copertenencia entre ambas. En suma: largo tiempo antes de la pubertad el niño es un ser completo en el orden del amor, exceptuada la capacidad reproductiva”1. Como se observa el niño que Freud, a principios del siglo XX, describe esta más cerca de la cultura actual de lo que creemos. También afirma S. F. que será la cultura en la que ese niño crezca la que permitirá u obstaculizará ese desarrollo.

La radical concepción freudiana iba a poner la luz sobre la sexualidad infantil y en cómo ella incide en la vida adulta de los seres humanos. Establecía que la sexualidad humana es un proceso de dos tiempos con un interludio denominado latencia, remarcaba que para que la latencia ocurra es necesario que exista un orden cultural que incluya en su proyecto o programa una sofocación de la sexualidad infantil. El modelo burgués, desde su modo victoriano, avanzó sistemáticamente para instaurar ese programa de sofocación y dio a la latencia un valor muy significativo al respecto.

En la cultura actual, con absoluta predominancia de la imagen (Freud también decía -y tiene rigurosa actualidad- que: “La impresión óptica sigue siendo el camino más frecuente por el cual se despierta la excitación libidinosa”) los medios de comunicación reemplazan a padres y maestros al hacer accesible todo tipo información sexual, es decir, se levantó el veto sobre la información sexual a los jóvenes, con lo cual se ve que tal proyecto de sofocación sexual no existe más. Por el contrario la proliferación de imágenes sexuales en todos los ámbitos es cada vez mayor y crece de manera exponencial. No hay duda de que la sexualidad y el erotismo son una importante mercancía para el consumo y que la intimidad se hace cada vez más pública. Se trata de dos cuestiones importantes y de signo antagónico: a) las libertades que las personas han adquirido en la búsqueda de placeres y b) el interés de la burguesía de hacer grandes negocios con la proliferación de las propuestas sexuales.

 

Latencia:

 

Si la represión de la sexualidad ha desaparecido del proyecto cultural de la burguesía, es necesario observar qué otras cosas ocurren en la etapa de latencia. Preguntarse si no será que se refuerzan otras prohibiciones, las que no estarían ya dirigidas hacia la represión de la sexualidad.

En los descubrimientos freudianos la sexualidad infantil es una compleja y múltiple presencia de excitaciones que movilizan al infante humano, las que deben sucumbir a la amnesia infantil, la que permite olvidar aquellas primeras relaciones que reconocen su fuente en placeres que nada tienen que ver con una función biológica.  Todo esto ocurre al concluir el complejo de Edipo, lo que reclama una declinación de la actividad sexual infantil que, como vemos, está puesta hoy en cuestión.

Por ello pondremos la atención en el otro aspecto importantísimo de la etapa latencia: la modificación del aparato psíquico por la aparición del Superyo. En esta importante transformación, la nueva instancia establece la internalización de las figuras parentales con sus ideales y prohibiciones. Así se afirman identificaciones que establecen las formas más generales de la adaptación social, el mundo de los padres, el orden social constituido serán valores con los que se identificará el niño. Lo familiar y lo social en su conjunto será asumido como verdadero, absoluto y sin críticas, tarea que se espera se desarrolle en la adolescencia. También será un proceso de aprendizajes intensos que acorde con la enseñanza actual invita más al niño productivo (más actividades supervisadas, más estudios) que al lúdico, pero que dejan incólume la convicción de que los padres son parte de un mundo organizado y sin fisuras.

Acompañando esto comenzará la sublimación encargada de desviar la sexualidad infantil hacia otros fines, es decir que el erotismo buscará por ese medio dirigirse a otros destinos. Si bien Freud señalaba a la sublimación centrada en los intereses artísticos y la investigación intelectual, creemos importante poder remarcar que la sublimación también juega en el intento de derribar los ideales y prohibiciones familiares y sociales. Es decir es parte de las herramientas de las que se vale aquel erotismo sepultado para experimentar en el mundo y buscar tanto una identidad propia, como la posibilidad de transformar la sociedad en que se vive. Sin duda es un motor necesario para los jóvenes en la lucha generacional, la cual debería colaborar en promover la separación entre los mayores y los jóvenes.

Hay que remarcar que esa idealización del mundo adulto que se instaura en la etapa de latencia será importante para sostener el apego del niño a la familia y del que podemos encontrar su palmaria demostración, en esta época, en el fenómeno denominado de adolescencia prolongada que tiene múltiples aristas, tanto sociales como psicológicas desde los cuales analizarse. En este artículo nos interesa detenernos en esta particular modalidad de apego y ver cómo se cristaliza la concepción de un mundo familiar conocido e idealizado mucho más allá de la adolescencia. El mundo de la familia quedará así glorificado y esto ni siquiera es advertido, por ejemplo es frecuente que muchos jóvenes manifiesten: “las cosas son así y no se pueden cambiar”. Dando razón a aquello que se estableció en la latencia, es decir la identificación a las normas sociales instituidas y no se vislumbra como un asunto a poner en cuestión y resolver.

Es necesario insistir en que para que aquella idealización vaya disminuyendo la adolescencia necesita de una potencia rebelde que, en caso de no existir, dejará intacta la mayor parte de esta tendencia hacia la adaptación social, la cual se hará sin ningún tipo de cuestionamiento.

 

¿Libertad o comodidad?

 

Román Gubern dice sobre la sociedad mediática globalizada: “Pero este modelo de vida cotidiana, centrado en la claustrofilia doméstica autosuficiente, con su correlato negativo de agorafobia pública, puede llegar a ser psicológicamente y socialmente patológico.”2 Con la enorme cantidad de medios de comunicación y de producción de imágenes que poseen las personas en sus casas se ha ido sistemáticamente estableciendo que el mejor lugar (y a veces el único) para estar y vivir es la casa, el hogar familiar. Es decir que existe un reciclado casi continuo del viejo refrán: “Hogar, dulce hogar”. Todo lo que pasa allí es bueno, todo lo que ocurre afuera es peligroso y contaminante (el problema de la gripe A lo pone de manifiesto claramente).

Para que los jóvenes queden convencidos de quedarse en sus casas, lo expuesto más arriba tiene que haber quedado firmemente establecido en su subjetividad. La idea que venimos sosteniendo aquí es que ese mundo idealizado familiar y social de la etapa de latencia no sucumbe en la adolescencia. Por el contrario, se refuerza la ilusión de que la casa paterna/materna es el mejor y más seguro de los mundos posibles. Donde se provee de todo y para todo, desde lo social a lo sexual.

Freud estaba convencido que la lucha generacional era el motor del progreso cultural. Establecía las tareas que debía enfrentar el joven: doblegar la tendencia a la endogamia y cuestionar la autoridad de los padres. Siendo la lucha generacional un concepto limitado con relación al cambio cultural y social, no deja de tener valor hoy ante una cultura donde los jóvenes permutan libertad por comodidad. Siendo, en consecuencia, fagocitados por el modelo familiar-social predominante (debemos remarcar para que no haya dudas que hablamos de los procesos de adaptación social en las clases medias y altas). En el pensamiento freudiano las familias luchan denodadamente para retener a sus hijos bajo su égida y es tarea de la cultura separarlos. El maestro vienés comprendía que cada obstáculo hacia la salida de la dependencia era un doloroso triunfo de la endogamia. Es por eso que creemos que la claustrofilia doméstica, que implica el consumo sedentario de la producción de imágenes dentro de la casa, dice Gubert, es la clara expresión de un mundo más encerrado. Mostrando a la casa familiar y a sus integrantes permisivos con las búsquedas amorosas y sexuales de los jóvenes -las que si ocurren dentro del hogar, mejor- pero deja a éstos refractarios a cualquier tipo de acción para modificar el ideal o mandato establecido en la etapa de la latencia, que sostiene que el hogar de la familia paterna es el mejor de los mundos posibles.3

 

 

 

Notas

 

1 Freud, Sigmund, “El esclarecimiento sexual del niño”, Obras completas, tomo IX, Amorrortu editores, Buenos Aires, Argentina.

2 Gubern, Román, El eros electrónico, Taurus, Madrid, España.

3 Agradezco la colaboración de los compañeros del Consejo de redacción para las ideas centrales que aquí se exponen. También a la Dra. Débora Winograd por sus aportes al mismo.

 

César Hazaki

Psicoanalista

cesar.hazaki [at] topia.com.ar

 

 
Articulo publicado en
Agosto / 2009

Boletín Topía

Artículos recientes