Editorial. La sexualidad plural | Topía

Top Menu

Editorial. La sexualidad plural

 
(La sexualidad humana es desviada)

Tres ensayos de teoría sexual es un texto que trata sobre la pulsión. Freud transforma la sexualidad en una pulsión para sacarla del ámbito exclusivo de la genitalidad y abarcar todas las áreas del sujeto. Debemos esperar unos años para que en Más allá del principio de placer realice el mismo desarrollo en relación a la muerte, en tanto ésta, al transformarse en una pulsión, no queda ceñida a la muerte real, definitiva -que por otro lado no es competencia del psicoanálisis- sino que está presente de entrada en todo sujeto. La necesidad de articular ambos textos se debe a que si el psicoanálisis va construyendo su teoría alrededor de la sexualidad, es para dar cuenta de ese agujero, esa grieta, ese silencio que representa la pulsión de muerte, cuyos efectos intentará explicar Freud al introducir este concepto en 1920. Es decir, la tendencia del sujeto al sufrimiento y el dolor, el autocastigo, las expectativas catastróficas, el suicidio, en definitiva la insistencia por lo displacentero.

 

El modo pulsional en que se construye el cuerpo humano    

 

En esta época, la preocupación de Freud, como lo atestiguan su extenso desarrollo en Tres ensayos de teoría sexual y la importancia que siempre le asignó a este trabajo -véanse las sucesivas ampliaciones que fue introduciendo a través de notas en los años posteriores a su publicación- estaba centrada en separar la sexualidad de la anatomía. Su propósito era el de enfatizar que, si bien esta última puede describir el funcionamiento del aparato reproductor masculino y femenino, las vicisitudes de la sexualidad en el ser humano dependen de otro lugar en el cual se configura una geografía del cuerpo "sobredeterminado" por el deseo inconsciente. Para ello construye el concepto de “pulsión”.

La palabra pulsión ( Trieb ) surge por primera vez en este texto para indicar su radical diferencia con el instinto ( Instintik ). Este se define como un comportamiento preformado, fijo y hereditario, propio de una especie animal y que varía poco de un individuo a otro. El instinto es un concepto que remite a automatismos heredados, puesto que es algo que está grabado, inscripto en la materia viva como tal, y que se desencadena en una situación específica, y es independiente de toda experiencia previa. El término instinto aparece en la obra de Freud cuando éste se refiere al "instinto en los animales", al "conocimiento instintivo de peligros" y, fundamentalmente, cuando afirma que, si en el sujeto hay formaciones psíquicas hereditarias análogas al instinto en los animales, éstas constituyen los "esquemas filogenéticos hereditarios", que son las protofantasías de seducción, castración, escena primaria, etc.

Voy a desarrollar algunas particularidades de la pulsión.

En Tres ensayos de teoría sexual se define la pulsión por su "objeto", su "fuente" y su "meta", agregando en Pulsiones y destinos de la pulsión el "esfuerzo" ( Drang ).

Se lee en Freud que "La hipótesis más simple y obvia acerca de la naturaleza de las pulsiones sería ésta: en sí no poseen cualidad alguna, sino que han de considerarse sólo como una medida de exigencia de trabajo para la vida anímica. Lo que distingue a las pulsiones unas de otras y las dota de propiedades específicas es su relación con sus fuentes somáticas y con sus metas... La fuente de la pulsión es un proceso excitador de un órgano, y su meta inmediata consiste en cancelar este estímulo de órgano". La pulsión como tal es sólo cantidad, según una de las características que Freud define como "esfuerzo" ( Drang ), el cual es "...La suma de fuerza o la medida de exigencia de trabajo que ella representa ( repräsentieren ). Ese carácter esforzante es una propiedad universal de las pulsiones, y aun su esencia misma."

La teoría de las pulsiones aparece como un intento de establecer las relaciones que existen entre el aparato psíquico y el organismo: separación-encuentro.

Separación en tanto se trata de definir un lugar irreductible a la biología, con sus leyes y características propias: el aparato psíquico y la “sobredeterminación” de lo inconsciente.

Encuentro de lo orgánico con el deseo inconsciente, por cuanto va a describir un cuerpo del cual la anatomía no puede dar cuenta: el cuerpo pulsional.

En este sentido la pulsión va a tener “eficacia psíquica” en la medida que se ligue con un representante psíquico. Por el lado de lo somático encontramos la "fuente" de la pulsión, en la que hay fenómenos orgánicos que producen tensiones internas de las que el sujeto no puede escapar. Desde la "meta", la pulsión conoce un fin esencialmente psíquico.

Es decir, una pulsión no tiene existencia propia sin relacionarse con un representante psíquico. La pulsión en sí misma no es ni consciente ni inconsciente, no puede ser aprehendida ni es reprimible. Es, como subrayé, "esforzante", constituyendo ésta su característica universal y, aún más, su esencia misma.

Freud va a indicar que cada pulsión tiene una fuente determinada: la pulsión sexual la zona erógena, la pulsión escópica el ojo, la pulsión de dominio la musculatura. En Tres ensayos de teoría sexual explica, en relación a la pulsión sexual, que las fuentes de la misma pueden ser directas, en las cuales las zonas erógenas son excitadas por diversos estímulos, e indirectas: "sacudimientos mecánicos del cuerpo, de carácter rítmico", "el trabajo intelectual", "los procesos afectivos".

En Freud la pulsión aparece definida por un lado como un concepto de ruptura con el determinismo biológico. De esta manera la teoría de las pulsiones aparece como el fundamento que da estructura al aparato psíquico en el cual la condición de lo inconsciente se rige -en su definición- por las leyes del proceso primario: simbolización, condensación y desplazamiento. Es decir, la teoría de las pulsiones no es -como señalan algunos autores- un intento de dar un sustento biológico a la estructura del inconsciente sino todo lo contrario, "sobredetermina" al sujeto biológico.

Pero, por otro lado, cuando desarrolla las características de la pulsión, se observa que las mismas están referidas exclusivamente a la pulsión sexual. Más adelante explicaré cuál es la relación de ésta con el resto de las pulsiones del yo o de autoconservación, para luego tomar la forma definitiva de pulsiones de muerte.

 

El cuerpo erógeno

 

Cuando Freud realiza la primera clasificación pulsional, señala que éstas se pueden

agrupar en pulsiones sexuales y pulsiones del yo o de autoconservación.                                                                                                                

El amor y el hambre, este dualismo pulsional, aparece como la base misma del conflicto psíquico. Es que este dualismo pulsional debe entenderse en relación con el primer modelo de la defensa, en la cual el yo es una "masa de representaciones" que mantienen entre sí una relación de coherencia; cuando ésta se ve amenazada por una representación considerada irreconciliable con el yo, éste la reprime, produciéndose una escisión. Esta representación irreconciliable pertenece al orden de la sexualidad.

Refiriéndose a la sexualidad infantil, dice: "Esta nace apuntalándose en una de las funciones corporales importantes para la vida; todavía no conoce un objeto sexual, pues es autoerótica; y su meta sexual se encuentra bajo el imperio de una zona erógena...".

Resulta interesante hacer un repaso de estas características.

En relación al autoerotismo puede decirse que se está refiriendo a que la pulsión en un primer momento no se dirige a otras personas, se satisface en su propio cuerpo. El autoerotismo debe ser relacionado con la tesis fundamental en Tres ensayos de teoría sexual , que es la contingencia del objeto sexual. Es que al señalar que en la sexualidad infantil se puede obtener satisfacción sin recurrir a un objeto exterior al sujeto, está indicando que no existe ningún camino preformado que guíe a éste hacia un objeto determinado.

El otro concepto es el de apuntalamiento. Freud dice que la pulsión sexual nace apoyada en una función no sexual necesaria para la vida y que más tarde se independiza de ella.

El modelo que toma es el del chupeteo. También otras zonas corporales sirven para este apuntalamiento; por ejemplo, en la segunda fase de la evolución libidinal, ésta se organiza bajo la primacía de la zona erógena anal.

El tercer concepto que define Freud como característico de la sexualidad infantil es el de las zonas erógenas: "Es un sector de piel o mucosa en el que estimulaciones de cierta clase provocan una sensación placentera de determinada cualidad...".

Es decir, existen ciertas zonas erógenas como la boca, el ano, que define como predeterminadas y que posibilitan la organización libidinal del individuo. Pero cualquier otro sector de la "piel o mucosa" puede tomar esas características, aunque debe tener una cierta "aptitud".

¿Cuál es esa "aptitud"?

Es la de asociarse a una huella mnémica privilegiada del sujeto que genera una corriente libidinal capaz de conformar una geografía del cuerpo erógeno en cuyos límites el organismo debe funcionar.

 

La muerte como pulsión

 

En Tres ensayos de teoría sexual la sexualidad toma la forma de una pulsión para desmentir un desarrollo "natural" dado de entrada y para siempre en el sujeto. En Más allá del principio de placer realiza el mismo camino con la muerte, la cual, al tomar las características de una pulsión ( Todestrieb ), tampoco tiene un desarrollo "natural" a la manera de una " Ananke " ("estaba escrito", "era el destino"), sino que depende de los encuentros y desencuentros con el otro par pulsional, el Eros: "Esta acción conjugada y contraria de las dos pulsiones básicas produce toda la variedad de las manifestaciones de la vida".

La pulsión de muerte que, en el psiquismo se traduce como compulsión a la repetición, opera en silencio, habla desde la pulsión de vida, cuya función es que la primera vaya dando rodeos para ir desplazando su accionar que nos define como sujetos: la castración. Es bueno recordar que, según Freud en "...lo inconsciente no hay nada que pueda dar contenido a nuestro concepto de la aniquilación de la vida… Por eso me atengo a la conjetura de que la angustia de muerte debe concebirse como un análogo de la angustia de castración".

Por definición, la pulsión de muerte no pertenece a la vida psíquica. Esta imposibilidad de ser representada en el inconsciente la ubica más allá de él, pero produce efectos -en el transcurso de la vida del sujeto- que sólo pueden ser atrapados en su unión con la libido.

Si en la primera clasificación de las pulsiones la sexualidad aparecía como el elemento perturbador, disruptor en la vida del sujeto en este nuevo dualismo pulsional abarca todas las esferas del sujeto. Anteriormente había una zona -la autoconservación- que estaba vedada a ella. Ahora incluye todas las actividades del individuo, implica el desborde de la sexualidad en todos los órdenes de la vida, se va a encontrar coartada en su fin, sublimada, etc.

El Eros o pulsión de vida tiende a integrar a la persona en "unidades mayores", la fuerza perturbadora, disruptora está ubicada en la pulsión de muerte. Esta actúa en silencio y sólo se la escucha en su unión con Eros. Aún más, Eros no se puede pensar sin la pulsión de muerte, pues es esta última la que da sentido a las pulsiones de vida.

En los grandes pares antitéticos de la teoría psicoanalítica: energía libre-energía ligada, proceso primario-proceso secundario, principio de placer-principio de realidad, principio de Nirvana-principio de constancia, la sexualidad en la primera clasificación pulsional se ubica en el primer par, mientras que ahora Eros puede estar en ambos, pues depende de su fusión o defusión con la pulsión de muerte, ya que ésta es la que aparece como la esencia misma del deseo inconsciente para convertirse en esa fuerza "primaria", "demoníaca" y, fundamentalmente, pulsional.

 

La llamada perversión: una sexualidad al servicio de la muerte como pulsión

 

Si bien la sexualidad en esta nueva clasificación, como Eros o pulsión de vida, se encuentra del lado de la ligazón ( bindung ), es para señalar su lucha permanente con el otro par pulsional. Estructuración-desestructuración, fusión-defusión, son procesos que separamos pero que en el sujeto se manifiestan juntos, donde Eros se constituye en figura de un fondo donde actúa la muerte como pulsión.

En esta perspectiva podemos entender las manifestaciones de la sexualidad que se las nombra como perversión.

No es nuestra intención desarrollar toda la complejidad propia de esta problemática. Lo que queremos destacar es como Freud en Tres ensayos de teoría sexual inaugura la posibilidad de pensar que la sexualidad humana es desviada. Es decir, al no tener un objeto fijo y predeterminado la sexualidad tiene múltiples variaciones . Esta pluralidad de la sexualidad nos lleva a delimitar aquéllas que se caracterizan como perversiones producto de una sexualidad al servicio de la muerte como pulsión.

Freud en Tres ensayos de teoría sexual utiliza por primera vez el término “perversión”, pero se mantiene a distancia connotando cierta precaución: “La degeneración esta expuesta a las objeciones que se elevan, en general, contra el uso indiscriminado de esa palabra”, “ las aberraciones que han sido caracterizadas como perversiones”, etc. Cuando usa el término en forma directa omite la terminología psiquiátrica para establecer una crítica a las nociones que se tienen sobre la sexualidad. De esta manera realiza una detallada descripción de las perversiones sexuales sin el prejuicio ético ni médico propios de la época.

Para Freud las perversiones tienen su origen en la “perversión polimorfa” de la sexualidad infantil. La diferencia entre el perverso, el neurótico y el “normal adulto” no se sitúan en el nivel de un grado de degeneración o falta de ella, sino en las variaciones de la sexualidad que tiene un momento en común y se diferencia por las formas particulares en que cada sujeto atraviesa la castración edípica. En todos los casos se trata de una misma disposición cualitativa del cuerpo como lugar del inconsciente que constituye el espacio de la subjetividad. Por ello la sexualidad se forma a partir de las “pulsiones parciales” que nunca se integran completamente en una resultante llamada “normal”. Siempre hay una diferencia que es constituida por la pulsión “perversa” y que determina la sexualidad particular de cada sujeto. Esta diferencia puede llevarlo a permanecer en ese estado “perverso”, ser el origen de síntomas neuróticos (“la neurosis como negativo de la perversión”) y/o permitir la posibilidad de la sublimación. De esta manera Freud anula las fronteras entre lo normal y lo perverso, entre la sexualidad adulta y la inocencia infantil y, establece que las virtudes tienen su origen en las partes más oscuras del sujeto.

Llegados a este punto es necesario una pregunta ¿Qué es una perversión?

Las perversiones son tan viejas como la historia de la humanidad. En la actualidad aparecen nuevas formas de perversión que recorren los consultorios de los cirujanos plásticos o las redes del ciberespacio. Clásicamente el parámetro que mide toda perversión es el acto heterosexual. Freud coincide con la sexología de su época al definirla como una actividad sexual que no termina en cópula en un lugar y momento determinado. Sin embargo sus desarrollos sobre las características pulsionales del cuerpo humano desbordan esta concepción para dar cuenta que la sexualidad del sujeto no es natural. Los “desvíos” de los sujetos llamados perversos nos hablan de que la sexualidad es estructuralmente desviada. El comportamiento “perverso” en la vida sexual no permite sacar una conclusión de una organización estructurante estable ya que la vamos a encontrar en sujetos con diferentes estructuras psíquicas. Tampoco las características de sus fantasmas que acompañan las relaciones sexuales nos puede indicar algo acerca de la perversión ya que no existen fantasmas específicamente “perversos”. En este sentido estas particularidades las podemos encontrar en aquellos que tienen una organización “perversa” (paidofilia, zoofilia, exhibicionismo, fetichismo, etc.) como en algunos neuróticos que efímeramente realizan actuaciones sexuales de características compulsivas (histéricos que hacen episodios homosexuales, fóbicos con experiencias fetichistas, obsesivos con actuaciones eróticas anales, etc.). Las mismas llevan a un proceso de desestructuración propias de la pulsión de muerte aunque tienen una significación y una función cualitativamente diferente. Podemos agregar los sujetos psicóticos que para escapar de su angustia psicótica buscan relaciones “perversas”.

En este sentido es necesario señalar que las manifestaciones que conforman una perversión son parte de cualquier relación amorosa. Los factores que caracterizan lo que llamamos perversión están dados por la fijación en una etapa pregenital, la escisión del yo y fundamentalmente su sexualidad compulsiva. La particularidad compulsiva de la sexualidad en la perversión marca la relación donde el partenaire es un sujeto reducido a la condición de fetiche (paidofilia), el propio cuerpo (exhibicionismo), un animal (zoofilia) o un objeto (fetichismo). El yo deja de ser soporte de la pulsión de muerte para estar atravesado por procesos de desestructuración subjetiva donde la actividad erótica queda rebajada a actos compulsivos en la búsqueda de un más allá del principio de placer.

Luego de este recorrido vamos a hacer algunas puntualizaciones:

1°) En todo sujeto la sexualidad se expresa de manera diferente. Sus características dependen de un cuerpo pulsional donde encontramos una anatomía, diferentes procesos identificatorios y las particularidades en que cada sujeto atraviesa la castración edípica. De allí que es necesario hablar de sexualidad en plural.

2°) No es en relación a una norma lo que determina lo propio de las llamadas perversiones, sino una sexualidad al servicio de la muerte como pulsión. Una sexualidad que se expresa como renegación del corte y de la muerte. Una sexualidad que se le impone al sujeto como actos repetitivos. Una sexualidad que produce procesos de desestructuración subjetiva .

3°) Desde esta perspectiva, la homosexualidad que no se expresa compulsivamente podemos entenderla como una variación de la sexualidad, en tanto se constituye como una característica del sujeto.

4°) El término “perversión” deriva del latín pervertere (dar vuelta). Este fue empleado en los inicios de la sexología para designar las prácticas sexuales consideradas desviaciones de una norma social y sexual. Además existe una ambigüedad conceptual entre los términos “perversidad” y “perversión” ya que el adjetivo sustantivado “perverso” alude a ambos conceptos. Esto nos lleva a la necesidad de encontrar otros términos que pueda diferenciar las llamadas “perversiones sexuales” de las que se denominan “comportamientos perversos” o “perversiones sociales”. Pero fundamentalmente que pueda distinguir entre las variaciones propias de la sexualidad humana al servicio de la pulsión de vida, del Eros de aquella regida por la muerte como pulsión.

Para finalizar podemos decir que la singularidad de la sexualidad que se manifiesta en cada sujeto es debido a que, como dice G. Bataille, “el erotismo sustituye el instinto ciego de los órganos por el juego voluntario, por el cálculo del placer”. Por ello “el erotismo es una afirmación de la vida hasta en la muerte”.  

 

Bibliografía

 

Barande, Robert, “¿Podríamos no ser “perversos? ¡Psicoanalistas, un esfuerzo más!”

en La sexualidad perversa. Estudios psicoanalíticos. Granica editores, Buenos Aires, 1970.

Bataille, Georges, El erotismo , Editorial Tusquet, Barcelona, 1979.

Carpintero, Enrique, Registros de lo negativo. El cuerpo como lugar del inconsciente, la muerte como pulsión y los nuevos dispositivos psicoanalíticos . Editorial Topía, Buenos Aires, 1999.

Carpintero, Enrique, “El Eros o el deseo de la voluntad” en revista Topía , N° 42, noviembre de 2004.

Freud, Sigmund, Tres ensayos de teoría sexual (1905), tomo VII; Pulsiones y destinos de la pulsión (1915), tomo XIV y Más allá del principio de placer (1920), tomo XVIII, Amorrortu editores, Buenos Aires, 1979.

 

Mc Dougal, Joyce, “Escena primitiva y escenario perverso” en La sexualidad perversa. Estudios psicoanalíticos, Granica editores, Buenos Aires, 1975. Alegato por una cierta anormalidad , Editorial Paidós, Buenos Aires, 1993.

Mannoni, Octave, Freud. El descubrimiento del inconsciente , . Editorial Galerna, Buenos Aires, 1970.

Rodrigué, Emilio, Sigmund Freud. El siglo del psicoanálisis , Editorial Sudamericana, Buenos Aires, 1996.

Roudinesco, Elisabeth y Plon, Michel, Diccionario de psicoanálisis , Editorial Paidós, Buenos Aires, 1998.

 
Articulo publicado en
Agosto / 2005

Boletín Topía