La infancia en los tiempos que corren | Topía

Top Menu

La infancia en los tiempos que corren

 

Los niños son notablemente permeables a lo que se espera de ellos. Se forman y conforman de acuerdo al concepto de infancia imperante en cada época y en cada sociedad. Infancia nomina al conjunto de intervenciones institucionales que, actuando sobre la materialidad biológica del hijo y su familia, producen lo que cada sociedad llama “niño”. Los niños producidos bajo diferentes conceptos de infancia, difieren: los de hoy son diferentes de los de principios del siglo XX, y éstos de los de la Edad Media. En realidad, el “progreso” de la humanidad (entiendan la suspicacia de las comillas) depende ante todo del eslabón “niño” de la cadena biológica adultos →niños→ adultos. Es en dicho eslabón donde se forja la subjetividad de los habitantes de las situaciones por venir, inclusive donde se conforma su cerebro que, como se sabe, en el humano modifica su cableado, sobre todo, en los primeros años de vida.
Aunque nunca lo fue, hasta hace poco, la creencia “infancia” podía ser tomada como una invariante porque sus alteraciones tardaban muchas generaciones en evidenciarse. En la actualidad, en cambio, las prácticas relacionadas con lo infantil están variando a una velocidad sin precedentes: la nuestra sería la primera generación atravesada por más de un concepto “infancia”, lo cual, acarrea importantes consecuencias. En las experiencias (clínicas y educacionales) se hace difícil -e imprescindible- diferenciar lo que son presentaciones sintomáticas de variaciones sociales. Comparemos ahora el concepto “infancia” en la época en que nació el psicoanálisis con el vigente en estos tiempos.
El niño moderno -el de la época de Freud- fue concebido inocente, frágil, indefenso, sin maldad, pecado ni sexualidad. Por ello era protegido de los desvíos que podrían producirle los adultos.
El hecho de que recibiera tantos “cuidados” no implicaba que se lo considerara a él en sí, importante. Su vida se organizó alrededor de lo que se creyó realmente sustancial: su futuro. La familia y la escuela lo disciplinaban para que llegue a ser un “buen adulto”. La literatura (“libros para niños”) y los juguetes (“didácticos”) fueron especialmente diseñados con la idea de que contribuyan a su “buena formación”, respetando una estricta división en edades de la vida que dominó todas las prácticas modernas. La separación entre niño y adulto -inexistente en el Medioevo y que tiende a borrarse en la actualidad- fue, en la modernidad, tajante. Ante todo eso, el niño se mostró dócil y maleable.
Esto ocurría en un ámbito familiar particularmente cerrado: la familia convencional cuidaba a sus hijos con una amorosa devoción aislándolos del medio externo. Así el niño asistía a una suerte de paradoja: ese estilo de crianza exacerbó el erotismo edípico, cuyas consecuencias la misma familia debió prohibir. Lo cual fomentó que los conflictos propios de la modernidad se expresaran a través de neurosis y síntomas floridos.
¿Qué ocurre en nuestros días?, pregunta que, por estar en plena transición, no es fácil responder. Lo cierto es que los niños actuales se apartan cada vez más de la concepción moderna; pero ésta aún sigue -quizás por inercia- de algún modo vigente en la mente de los padres y en la ideología de las instituciones. Contraste que forma la matriz de numerosas conflictivas.
Nuestra época está decididamente marcada por la llamada revolución informática, la caída del ideal de “progreso”, y una particular desvalorización del esfuerzo como ideal y meta del aprendizaje. Tampoco se puede ya afirmar que el niño sea completamente inocente, carente de sexualidad, dócil o maleable: más bien se resiste a ser considerado como un “vacío a llenar por contenidos adultos”. La categorización de frágil e indefenso, como su inimputabilidad, está siendo hoy objeto de revisión desde todos los frentes. El niño-héroe típico de los filmes contemporáneos no es el niño obediente que sostiene los ideales abandonados por adultos malvados como en El Pibe, de Chaplín (1921); sino que se libera de las ataduras que le pretende imponer la sociedad “tradicional”, como en Mi pobre Angelito de Columbus (1990). Las prácticas y los juegos predilectos de los niños actuales, más allá de cualquier indicación del adulto, son conectivos y no asociativos. Las promociones publicitadas de esos juegos llegan directo a ellos, eludiendo los filtros que antes imponían las instituciones. La división por edades que sancionaban qué es permitido, qué no y a qué edad; tampoco rige como antes: prevalece ahora la idea de que hay una edad privilegiada para todos: la del joven adolescente.
Una razón crucial de todo esto es que la familia actual es atravesada desde todos sus frentes por los massmedia, aliados al impresionante desarrollo de la tecnología informática. Éstos ocupan las vacantes que van dejando las instituciones que solían dirigir la educación y la crianza, hoy caducas. La escuela tradicional, de recursos obsoletos, no logra competir con lo que “ofrecen” los medios; su enseñanza -que sigue siendo clásica- es tremendamente aburrida para el niño contemporáneo. Esto suele alterar la “capacidad de atender” lo monótono, lineal y cronológico remanente de la pedagogía moderna. Lo cual genera dificultades a la implementación de los sistemas educativos clásicos, y ha contribuido a inaugurar “el ADD”, un novedoso casillero diagnóstico.
Es como si se supiera que el desafío actual para conformar al eslabón “niño” en la cadena que mencioné más arriba, consiste mucho más en prepararse para enfrentar un futuro incierto, líquido, novedoso y variable; que de confirmar un pasado sólido en el que se consolide el supuesto “ser” de cada quién. Ser que -de existir- ya casi no entra en consideración. Por ello, por ejemplo, los juguetes que otrora miniaturizaban un pasado estable, hoy anticipan un futuro que no cesa de mostrarse cambiante, transformándose en obsoleto en pocos años.
Aún así, el discurso infantil que posiciona a los niños suponiendo en sus padres las respuestas a sus interrogantes, se sigue sosteniendo, aunque los padres ya no sean los detentores de todo el saber y se muestran pronto anticuados (son los niños los que suelen enseñar a los adultos “cómo son en verdad las cosas” dominadas por esa tecnología). De todas formas, los niños siguen siendo niños: juegan creativamente aunque accedan con extraordinaria presteza, precisión e inventiva las herramientas conectivas, e incorporen -como siempre lo han hecho- con gran habilidad las coordenadas del medio que habitan. Pero, llegado el caso, también juegan con objetos mucho más simples, como siempre jugaron los niños.
Tres características cruciales de la denominada web 2.0 (el formato de Internet 2007), manifiestan con claridad el dramático cambio entre las producciones modernas -incluso la de sus héroes solitarios más emulados- y las de la realidad informática actual: a) el crecimiento, la efectividad y el mejoramiento de sus productos es función homogénea y creciente del número de sus participantes que interactúan en las novedosas redes sociales informáticas (las páginas wiki, los blogs, Myspace, fotologs, You Tube) y en la popular y expandida invasión de graffitis callejeros; b) una suerte de requerimiento ya implícito desde el origen de una producción informática, es la obsolitud preanunciada de la misma; y, por último, c) se presenta hoy la posibilidad de vivir múltiples realidades no contradictorias sino superpuestas que los medios y ofrecen (second life, el chat, etc.) y que facilitan y/o promueven el “ser otro”. Esto último ya se venía anunciando a través de los juegos que cunden entre los niños de hoy con “transformaciones” (el personaje se transforma en otro, como Ben 10, Pockémones, Ranma ½) en lugar de “disfraces” (el personaje es siempre el mismo, pero se disfraza de otro, como Batman, El Zorro, Superman).
Frente a contrariedades, así como el niño moderno producía síntomas y neurosis, el niño actual apela cada vez más a escindir en lugar de reprimir, a actuar más que a representar, y prefiere definitivamente los flashes de presentaciones instantáneas y alternantes a las narrativas lineales.
Ahora bien, ¿deberíamos sancionar esto como el fin de la infancia? ¿O, más bien como la emergencia de otro tipo de infancia? No conviene caer en una tecnofilia o una tecnofobia inaprensiva. Tal vez no estemos en condiciones de discernir costos y beneficios en lo que está pasando. Los cambios asociados a esta revolución informática recién comienzan, y en los aprontes no es fácil diferenciar un acontecimiento transformador de la inminencia de una catástrofe. Quizás, para el mundo del 2040 las producciones de significados subjetivos no sean tan útiles como lo son en un consultorio o un atelier de hoy. Tal vez, en esa fecha ya haya caído el ideal moderno de “ser uno”: los modos de ser, la subjetividad y el yo, tal vez estén más asociados a lo múltiple. Podría ser que pronto suceda en todo quehacer lo que acontece ya en las áreas de producción tecnológica, donde se intenta eliminar el error producido por lo que irónicamente se ha llamado factor humano.
Nuestros esfuerzos deberían estar dirigidos, confiando en los niños, no a instigarlos a que vivan su infancia como creemos que se debe vivir, sino a adelantarnos cuanto podamos para entender la realidad en que ellos y nosotros vivimos. Como alguna vez dijo Witgenstein, “el mundo es lo que ocurre, y lo peor sería considerar que lo que ocurre es un error”.

Julio Moreno
Psicoanalista
julmoreno [at] fibertel.com.ar
 

Temas: 
 
Articulo publicado en
Julio / 2008

Boletín Topía

Artículos recientes

Ultimas Revistas

Ediciones recientes

Tapa del libro "Psicoanálisis en la revolución de octubre"
Enrique Carpintero (Compilador), Eduardo Grüner, Alejandro Vainer, Hernán Scorofitz, Juan Carlos Volnovich, Juan Duarte, Lev Vygotski, Alexander Luria