La lengua materna en la clínica y en la cotidianeidad | Topía

Top Menu

La lengua materna en la clínica y en la cotidianeidad

 
Concurso 15 Años de Topía revista. 2do premio del Area Clínica Psicoanalítica

1) UN STAGE EN LA CLÍNICA DE LA BORDE-BLOIS-FRANCIA Y SU RELACIÓN CON LAS ASAMBLEAS TERAPÉUTICAS DEL HOSPITAL INTERDISCIPLINARIO JOSÉ T.BORDA

 

Trabajamos en el hospital Borda con los estudiantes de las materias Psicosemiología – Psicopatología; y   Psiquiatría, de la cátedra de Salud Mental de la Facultad de Medicina, de la Universidad de Buenos Aires, con el encuadre de   “asamblea terapéutica”, como estilo de transmisión de un saber sobre la locura y la psicosis, que incluya un dispositivo interdiscursivo de cura. Se trata de una clínica psicoanalítica ampliada que le sirva tanto a los pacientes como a los estudiantes para poder salir (despegarse) de la alienación en que están sumergidos. Estableciendo un entrecruzamiento entre los discursos institucional, universitario y psicoanalítico. Intentando transmitirles a los cursantes de estas materias, el campo de significaciones de la Salud Pública y Mental, en un marco que intente romper con la alienación, no sólo psicopatológica y existencial de los pacientes y la población en general, sino también universitaria en que los alumnos de medicina transitan y se forman como profesionales.

 

Mi stage en la Clínica de la Borde situada en las afueras de Blois-Francia

 

Mi interés de la posibilidad de llevar adelante dicho stage   surgió a partir de material del Dr. Oury, que trabajé previamente, acerca de cómo llevaban adelante con su equipo una conceptualización de la Psicoterapia Institucional (incluyendo el Psicoanálisis y la Psiquiatría), llevada a cabo con los pensionnaires de la Clínica, en su vida cotidiana, es decir como un análisis de los emergentes de la alienación social. Teniendo, además, en cuenta que la semiología de la vida cotidiana dentro del campo de la Salud Mental en Francia, debía ser diferente a la de la Argentina, y que esa misma diferencia fuera objeto de estudio e investigación, no quedando yo excluida de la incertidumbre que esto me generaba, al quedar incluida en esa convivencia cotidiana con todos, en un espacio no sólo psiquiátrico-psicoanalítico.

 

Tuve la experiencia de trabajar con los pensionnaires , en el vínculo de todos con todos, del "entre", reconstruido por mí al estilo de lo que en nuestra práctica en la cátedra en la UBA denominamos "asambleas terapéuticas". Sobre el encuadre establecido   me incluí   creando un nuevo “espacio institucional”, como un nuevo dispositivo a lo ya establecido en la clínica y como manera de adaptarme a la “nueva institución” a la que me acercaba. Espacio, un ”entre”, donde jugara la ficción y la realidad, como en las asambleas terapéuticas, en los mínimos elementos discursivos de la vida cotidiana en la interlocución con los pensionnaires.

  En ese punto las distintas “lenguas”, el pertenecer al "primer" mundo   el francés y al "tercer " mundo el castellano, quedan incluidas como algo a tener en cuenta como enigmático dentro de la transferencia, un Otro posible translingüístico entre las singularidades mutuas. Eso lleva a analizar las vicisitudes de la transferencia y de la interlocución con algún Otro, con el artefacto de una “otra” lengua. El interés que me ha despertado el uso de los significantes   en una lengua y en la otra, en los equívocos que terminan en “risa”, todo eso pensado, o produciendo efecto, como una posibilidad de salida de la alienación, y para desarrollar el tema de “la lengua materna”, puesta entre paréntesis.

El traducir de una lengua a otra en el habla y en el escrito, no da cuenta de una totalidad compartida y entendida, porque la traducción siempre traiciona. Y aparecía fuertemente en lo que yo quería decir y en lo que sentía. Ya que yo quedaba posicionada como sujeto-sujetado   en un lugar ínter-lingüístico, y al decir de Freud, al no ser de la parroquia, siempre estaba como “migrante”, en tela de juicio. L o que no fue sin consecuencias sobre mí y sobre los otros. Hay una inscripción para mí entre el antes y él después de mi   stage en la Clínica de la Borde.

Mi vida cotidiana en la clínica

Después de un largo viaje desde mi país, así lo sentí, cuando llegué al “ château ”-establecimiento donde funciona la Clínica- estaba iluminado, y al entrar yo no sabía   quién era quién, tampoco entendía demasiado el francés que hablaban. Me hicieron ”el accueil” (recibimiento).

  Al día siguiente me asignaron un sector, el coordinador general me explicó en francés los conceptos teóricos de la psicoterapia institucional. En el ir y venir, en el entender y no entender, en los malos entendidos, en el preguntarme qué hacía allí, donde algunos hablaban el francés de Francia, otros el francés de Bélgica, el francés que percibía como “abreviado”, donde los pacientes   trataban de explicarme cuando yo no entendía. Donde un psicoanalista me dice de pronto: «  Madame, est-ce que vous vous êtes perdue dans le bois ? Pregunta que entendí en textualidad como bois-bosque, pero que sonó también en mi oído como Blois. Como si se refiriera a si yo no estaba perdida en la ciudad cercana a la clínica, además de la metáfora, interpretativa, que me parecía estar dando, acerca   de mi situación.

Empecé a sentir cierta pasión por intentar descifrar las diferencias de códigos en las diferentes “lenguas” y “decires”, que enriquecían hipótesis posibles con las cuales yo ya había ido a la Borde. Ese primer día, momentos después, el Dr.Oury me pidió que diera una clase de cómo trabajamos en el Hospital Borda.

Comencé a circular por todas las actividades que se realizan desde las 9 de la mañana. Primero, la reunión de pase de actividades, después iba al sector que me asignaron donde todos, teniéndolos que despertar o no, se reúnen, toman los medicamentos, se   leen las actividades del día, se realiza la limpieza. Se trata de que todos se “responsabilicen”. Me doy cuenta   que algunas cosas que escuché la primera mañana las volvía a escuchar en otras reuniones. Y así voy comprendiendo la teoría del Dr. Oury de la circulación constante, no sólo por los espacios, sino también de la palabra como   forma de abordar la   psicosis y “conversación” cotidiana.

Alain, un paciente de origen marroquí, que está en otro sector, habla español y me busca para hablar, otra paciente me pregunta si me molesta el cigarrillo. Los monitores y los psiquiatras, en general no trabajan psicoanalíticamente. El psiquiatra   pregunta a cada uno de los presentes, pensionnaires , monitores, stagiaires , qué van a hacer en el día, yo le contesto que no sé. Se quedó sorprendido, pensé a posteriori que funcionó como   una interpretación psicoanalítica frente a tanto hacer.

Hay 40 atelieres, yo coordino el atelier de español.

Los únicos contratados en la Clínica son los cocineros y el personal de mantenimiento, después todo el mundo hace todo, inclusive la cocina. Algunos vienen con su perro, otras tejen todo el tiempo mientras coordinan reuniones de trabajo.

Exposición en la Borde sobre cómo trabajamos en el Borda

La reunión era después de la cena, había   pacientes, monitores, psiquiatras, stagiaires , el Dr.Oury. Los pacientes entraban y salían. Yo, para   tranquilizarme pensaba “no tengo que retroceder ante la psicosis”. Y decidí sostener lo que yo pienso aunque ahí no trabajen psicoanalíticamente. Sostener mi transferencia hacia el psicoanálisis, costara lo que costara ante ese público como en un   contrato de escritura ante los posibles lectores.

En ese momento recordé lo que dice Michel de Certeau en Historia y Psicoanálisis y me largué. Dice de Certeau: “…La experiencia de La Borde abre otra historia psicoanalítica. No se trata más de ‘aplicar' el psicoanálisis, sino de poner al día ‘una subjetividad revolucionaria' y de ‘comprender este punto de ruptura en el que precisamente, la economía política y la economía libidinal no son más que una'”.

Llamativamente los pacientes se tranquilizaron, dejaron de entrar y salir. Lo psicoanalítico funcionó como acto analítico y como un posible, necesario quizás, corte a la circulación de la palabra. Después entre muchas otras preguntas, un paciente preguntó por los desaparecidos.

  Al día siguiente un paciente de hospital de día, me dice: “Usted acá está siempre muy tranquila y suelta, pero cuando habló de su trabajo en la Argentina se le puso la cara rígida”. ¿Qué vida cotidiana es ésta, en La Borde para mí, que cuando yo hablo del Hospital Borda y de mi vida   en Buenos Aires, un paciente me dice eso? En el Borda la vida cotidiana es sobre los fantasmas, cierto mundo externo va aparte, en la Borde uno está ahí, forma parte intensamente de la   cotidianeidad de los pensionnaires . Como psicoanalista no puedo dejar de relacionar los significantes Borda, Clínica de la Borde y Clínica del borde. A partir de aquí se construyó un espacio transferencial para mí y comencé a pensar los conceptos de la Psicoterapia Institucional en la que estaba implicada.

Conceptos de la Psicoterapia Institucional sobre la que trabajan :

Existencia del Club como terceridad. No poner el acento en la patología, sino en el potencial de autonomía y creación de cada sujeto. Participar de todo, responsabilizarse. No “se es “ médico o psicólogo, sino que se opera desde las funciones de médico o psicólogo. Distinción entre alienación psicótica y alienación social. Diferencia con la antipsiquiatría. Monitores. Circulación institucional de las palabras y de los objetos. Investidura de las diferentes personas o diferentes objetos. Transferencia disociada. Colectivo. Romper con el centralismo y la alienación. Constelación terapéutica.

Algunos relatos sobre los pacientes

Jeanne, 25 años, con un padre que la abandonó y una madre que la interna, habla tan bajito que casi no la escucho. Camina despacio, mira en forma fija como si fuera una estatua. Es lenta. En la clase de yoga apenas puede mover el cuerpo. Arma una erotomanía con un stagiaire de la clínica, a quien persigue continuamente. Habla con un tono que me duermo. Le digo que hable más fuerte porque no comprendo nada. Empieza a hablarme en castellano, en un tono más alto y sus frases simples, están bien armadas. Yo no sabía que hablaba castellano. No es una lengua de sus padres, ella lo aprendió en el colegio.

Lengua “extraña-extranjera” y psicosis

  La psicosis como una lengua extraña-extranjera donde el psicótico es hablado, tal vez tenga que ver con la lengua materna en pérdida soportada o buscada. Por otro lado la frase de Lacan de no retroceder ante la psicosis, la recordé a posteriori, en el momento que ella me hablaba y a mí me agarró sueño. Le di el cuaderno para que me escriba.

Sandor Ferenczi, nos dice en su libro Problemas y Métodos del Psicoanálisis, en el capítulo llamado “La confusión de lenguajes entre los adultos y el niño”:“Nos conduciría demasiado lejos de nuestro tema inmediato el entrar en detalles acerca de las neurosis y de los desarrollos defectuosos del carácter que pueden seguir a una precoz súper imposición de amor, apasionado y cargado de culpa, a un niño inmaduro e inocente. La consecuencia de esto es forzosamente la confusión de lenguajes que destacamos en el título de la presente comunicación”.

•  La lengua materna en   Louis Wofson y su posicionamiento como autor   

 

Michel Foucault, en el Centro Universitario Experimental de Vincennes,   da una conferencia a los miembros de la Sociedad Francesa de Filosofía cuyo título   es “ Qué es   un autor”. Dice Foucault: “Quisiera encarar sólamente la relación del texto con el autor, la forma en que su texto apunta hacia esa figura que le es exterior y anterior, al menos en apariencia. En la escritura...se trata de la abertura de un espacio en el que el sujeto que escribe no cesa de desaparecer”...” Lo que sería necesario hacer, es marcar el espacio así dejado vacío por la desaparición del autor, seguir atentamente la repartición de las lagunas y de las fallas, y acechar los sitios, las funciones libres que esta desaparición hace surgir. Otro tema que plantea Foucault es el parentesco entre la escritura, la locura y la muerte. ¿Qué relación tiene lo que plantea Michel Foucault con Louis Wolfson? Lo pienso como otro espacio psiquiátrico y de escritura y vida cotidiana   acerca   del tema de las lenguas y   la lengua materna,   a partir de mi experiencia en la Clínica de la Borde.

Historia familiar de acuerdo al relato hecho por el “autor” Louis Wolfson

Sus padres se divorciaron desde su primera infancia. La madre, tuerta, le ocultó a su marido que usaba una prótesis. El padre huyó con el pretexto del engaño. Ella le prohibió a Louis que viera a su padre, exigiéndole que   le notificase por carta su negativa.

La madre se vuelve a casar con un hombre que abandonó el domicilio conyugal llevándose el anillo de diamantes de su esposa. Encarcelado le ruega a su nueva esposa (la madre de Louis) que lo haga soltar. Tanto los encuentros de   Wolfson con su padre como con este nuevo marido de la madre, eran “mortuorios”, como los califica en sus textos.

La renegación hecha por la madre de la castración de su cuerpo, implica para Wolfson una primera marca: renegación puesta en el cuerpo. ¿Vendría Wolfson a ocupar el lugar del ojo faltante?, un afuera del discurso del que el padre acusa a su madre al ocultárselo, al no ponerlo en palabras.

La motivación de Wolfson por el estudio de las lenguas, la decisión de hacer de su locura, de su síntoma, de su dolor, una obra, hace que   se convierta en autor como posibilidad de salida de la alienación. Escribe cuando puede liberarse de la violencia y violación que implicaba el exceso de significación   de las cosas y de las palabras dado por el deseo materno (tema planteado como posibilidad de salida de la alienación de los estudiantes de medicina, de los internados del Borda y de los pensionnaires de la Borde).

En l970, Gallimard   le publica a Wolfson su autohistorial “ Le schizo et les langues”. Ya en el título del libro el “le schizo” no es un pronombre personal, se llama a sí mismo “el estudiante de la lengua esquizofrénica”, “el estudiante enfermo mentalmente”, “el estudiante de idiomas demente”. O,   según su grafía reformada “el ombre joven esqizofrénico”. Louis conocía   muchas teorías. Y el autor se construye a partir del contrato de lectura. Es una escritura sobre su locura en una mezcla entre lo literario y lo científico, entre la lógica de sus síntomas y la lógica de la razón… ”

No hubo padre porque lo compactó en la lengua materna, no recibió corte por parte de la función paterna, entonces él desea destruir la lengua materna, el inglés que hablaba la madre, el inglés de la llamada de la madre al hospital para que lo encierren, donde la madre había arreglado una admisión automática. Lo escribe en francés, en una lengua extranjera. Se ubica como héroe rescatado de   la lengua materna y termina haciéndole recuperar a su madre su lengua materna, el yiddish. A partir de allí y cuando él logra instalar un No del padre, él podrá recuperar el inglés. Lacan dice sólo podemos hablar de Psicosis cuando hay trastornos en el lenguaje. Dice Deleuze: “La psicosis es inseparable de un procedimiento lingüístico variable. El procedimiento constituye el propio proceso de la psicosis.

Por su parte cuando Wolfson terminaba su cuarto año de la universidad donde era estudiante de lenguas extranjeras(una lengua romance y una lengua germánica),sufre su primera internación. Diez años mas tarde decidió consagrarse al estudio de la fonética y se volvió un experto en deletreo de palabras extranjeras y   puede reapropiarse de sonidos, cada vez que logra reinsertarlos en alguna otra lengua.

¿Cómo traduce el estudiante de lenguas? Una palabra en lengua materna será convertida en varias lenguas extranjeras que se le parezca en sonido y en significación. Este procedimiento debe ser rápido, pero a la vez le lleva mucho tiempo dada la resistencia propia de la palabra.

«El estudiante de lingüística alienado tomaría una E del inglés tree y la intercalaría mentalmente entre la T y la R, si no hubiera pensado que cuando se coloca una vocal detrás de una T, la T se vuelve D …¡qué agradable era estudiar lenguas, incluso a su alocada manera, cuando no imbecílica !…de modo frecuente las cosas en la vida van así :cuando menos un poco irónicamente ». Cómo luchar contra la voz de la madre « muy alta y aguda y tal vez triunfal ».El estudiante tiene, para cuando la madre se acerca,un libro extanjero;una radio de onda corta cuyo auricular tiene metido en un oído y la otra mano libre para hojear el libro. Es una combinatoria de todas las disyunciones posibles que pertenecen a la esquizofrenia y que completan el esquema de impersonal que ya está puesto en el título del libro «Le schizo et les langues».

Hace una combinación de la fuerza de las estructuras químicas con la de las palabras extranjeras haciendo corresponder una repetición de palabras a una absorción de calorías, « repetiría las mismas cuatro   o cinco palabras unas veinte o treinta veces mientras ingeriría con avidez una suma de calorías igual en centenas al segundo par de números o igual en millares al primer par de números ». Podríamos pensar este texto como un ejemplo de concretización de la palabra en la psicosis.

“Pero las nuevas figuras de la vida y del saber…, comenta Deleuze,   siguen todavía prisioneras en el procedimiento psicótico de Wolfson. Su procedimiento permanece improductivo en cierto modo…”.

 

CONCLUSIONES

 

En el Hospital Borda los pacientes están encerrados en su cotidianeidad, psiquiatrizados, pero abiertos en sus delirios e interesados en el entrecruzamiento entre los discursos psicoanalítico, institucional y universitario, que se establece en las asambleas terapéuticas. ¿Tendrá que ver este interés o transferencia con la posibilidad de salida o elaboración o posible simbolización de la lengua materna como posibilidad de cura? En la interlocución con otros discursos de la transmisión del saber sobre la locura y su relación con la lengua inaugural de internos, alumnos y docentes.

  En la Clínica de la Borde la estructura de pasantes de diferentes países con sus diferentes lenguas habladas, también tiene que ver con el sustento teórico de la circulación de la palabra, es decir, es una forma más en que la palabra circula en otro orden discursivo de lengua materna.

Además, si el discurso psicótico funciona como una lengua extraña-extranjera donde el psicótico es hablado, paradójicamente el alejamiento de la lengua materna lo alejaría de la psicosis, y la real lengua extranjera sería una posibilidad   para poder salir de la alienación, como en el relato acerca de Jeanne en la clínica de La Borde.

Y, por último, Louis Wolfson con su estilo costosamente creativo y transgresor, con transliteración de significantes y significados de la lengua   de su madre y el doloroso recorrido   en el que insiste Deleuze como configuración de subjetividad: « Pero las nuevas figuras de la vida y del saber siguen todavía prisioneras en el procedimiento psicótico de Wolfson. Su procedimiento permanece improductivo en cierto modo. Y es sin embargo una de las mayores experimentaciones llevadas a cabo en este campo. Debido a ello Wolfson se empeña en decir, ‘ paradójicamente ‘, que resulta a veces más difícil permanecer postrado, parado, que incorporarse para ir más lejos… »

 

 

BIBLIOGRAFÍA

 

Aulagnier Piera- Un intérprete en busca de sentido.Siglo veintiuno editores 1994.México

Certeau Michel de- Historia y Psicoanálisis. Universidad Iberoamericana.1995.México

Deleuze Gilles   - Crítica y clínica. Editorial Anagrama.l996.España

Ferenczi Sandor - Problemas y Métodos del Psicoanálisis.Horme. 1966. Buenos Aires.

Foucault Michel - ¿Qué es un autor? Conjetural. Revista Psicoanalítica 30.Sitio Buenos Aires

Repetto Carlos -   La lógica de los fantasmas. Actualidad Psicológica 245. Año 22. Tema: El Odio.   Agosto l997. Buenos Aires.

Wolfson Louis   -   Le schizo et les langues. Gallimard. 1970. París, Francia

 

 

 

Noemí Focsaner
Nacionalidad: Argentina
Psicologa
Seudónimo:Antígona
noemifoc [at] tutopia.com

 
Articulo publicado en
Noviembre / 2005

Boletín Topía