Consideraciones jocosas sobre “el génesis” de la biblia | Topía

Top Menu

Consideraciones jocosas sobre “el génesis” de la biblia

 

Cuando no tengo nada que hacer me divierto leyendo la Biblia y la diversión me lleva a tener en cuenta la cantidad de contradicciones y disparates que en ella aparecen y sobre las que algunas personas creen a pies juntillas. Empezaremos por “El Génesis” que, como su nombre lo indica, sería el principio, el origen, el punto de largada de todos los dasaguisados que siguieron.

No se me escapa que algunos me calificaran de hereje ¡Y a mí que me importa! Hace tiempo que tengo bien ganado el infierno.

Con la Biblia comienza la era de los mitos que, en otras palabras, no son otra cosa que mentiras, las mentiras con que se nos ha engañado por milenios a quienes hemos crecido en culturas en las que ha predominado la tradición religiosa judeocristiana.

Para el análisis de El Génesis he trabajado con el texto bíblico que ha  sido tomado de la versión Reina-Valera, de 1960.

Pero vamos a ver cómo se desarrolla el mito del principio de todo.

Y de movida dice el “libro sagrado” lo siguiente:

1 En el principio creó Dios los cielos y la tierra.

Vale decir que dios estaba antes que el “principio”, eso puede leerse como que él estaba en medio de la nada, es decir, que era la nada. O también puede interpretarse como que cuando no tuvo algo que hacer y estaba aburrido, inventó al principio de algo.

Pero aquí cabe un faltante, como que el  señor dios se olvidó de crear las otras galaxias que a la fecha se han descubierto. Pero valga como excusa que el tipo que escribió el texto no conocía un pomo de lo que descubren cotidianamente las modernas técnicas  astronómicas en el espacio.

2 Y la tierra estaba sin orden y vacía. Había tinieblas sobre la faz del océano, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.”.

Y aquí la cosa se me complica bastante.  ¿Cómo es posible que si la tierra estaba vacía ella estuviese sin orden? El vacío no tiene orden alguno, es como el vacío de una habitación que no puede estar desordenado porque no existe cosa alguna adentro de ella. En fin, tendremos que terminar creyendo que fue un milagro divino.

Continuando con el mismo punto no alcanzo a explicarme lo de las tinieblas sobre el océano y dios sobre las aguas. ¿De qué estaba hecho el océano sino de agua? Y si dios estaba sobre la faz de las aguas cabe preguntarse ¿Acaso sólo la de los arroyos o los ríos y el demonio no lo dejaba acercarse al océano? Otro misterio que únicamente puede resolverse con la fe.

3 Entonces dijo Dios: ‘Sea la luz’, y fue la luz”.

No se sabe como hizo la luz si todavía no había inventado al sol, pero se me ocurre que fue que ahí que tuvo la idea de inventar al negocio de EDENOR y EDESUR, imitando el negociado de las privatizaciones que el sempiterno ex presidente Carlos S. Menem hiciera algunos años más tarde.

4 Dios vio que la luz era buena, y separó Dios la luz de las tinieblas”.

Tampoco entiendo cómo hizo dios para separar la luz de las tinieblas si cuando hay luz no hay tinieblas y cuando se está en las tinieblas no se ve un pepino. Esta parte se me aparece muy nublada, casi tormentosa.

5 Dios llamó a la luz Día, y a las  tinieblas llamó Noche. Y fue la tarde y fue la mañana del primer día”.

¿Así que el primer día comenzó a la tarde y siguió después la mañana? Da la impresión que el tipo que escribió esto estaba un tanto mamado, borrachito el hombre.

6 Entonces dijo Dios: ‘Haya una bóveda en medio de las aguas, para que separe las aguas de las aguas’.”

¡Vaya! No se entiende a cuales aguas separó.

7 E hizo Dios la bóveda, y separó las aguas que están debajo de la bóveda, de las aguas  que están sobre la bóveda. Y fue así”.

¿Cuáles son unas aguas y cuáles las otras? Seguimos confundidos.

8 Dios llamó a la bóveda Cielos. Y fue la tarde y fue la mañana del segundo día”.

También el autor del libro sigue con la confusión de la hora (¡no tenía reloj!), empieza los días con la tarde y los termina a la mañana.

9 Entonces dijo Dios: ‘Reúnanse las aguas que están debajo del cielo en un solo lugar, de modo que aparezca la parte seca.’ Y fue  así”.

10 Llamó Dios a la parte seca Tierra, y a la reunión de las aguas llamó Mares; y vio Dios que esto era bueno”.

Dios vio que eso era bueno, igualito a lo que dice un tipo que prueba una raya de la blanca.

11 Después dijo Dios: ‘Produzca la tierra hierba, plantas que den semilla y árboles frutales que den fruto, según su especie, cuya semilla esté en él, sobre la tierra.’ Y fue  así”.

Tuve razón en el punto anterior, lo primero que quiere es la “yerba”. Llama la atención que haya creído que los árboles frutales pudieran dar vacas, por eso, para evitar errores les ordenó que den frutos.

12 La tierra produjo hierba, plantas que dan semilla según su especie, árboles frutales cuya semilla está en su fruto, según su especie. Y vio Dios que esto era bueno”.

El punto 12 veo que “está bueno”.

13 Y fue la tarde y fue la mañana del tercer día”.

Me aburrí en insistir sobre confusión entre la tarde y la mañana. Es al revés, pero insiste. Hasta a mí me han confundido con los horarios.

14 Entonces dijo Dios: ‘Haya lumbreras en la bóveda del cielo para distinguir el día de la noche, para servir de señales, para las estaciones y para los días y los años.

Me parece que el que escribió esto no tenía mucha idea de lo que ponía sobre el papiro. Lumbreras son claraboyas o ventanas y no creo que una claraboya sirva para distinguir los días ni para dar señales. En verdad, prefiero el calendario.

15 Así sirvan de lumbreras para que alumbren la tierra desde la bóveda del cielo. Y fue así”.

16 E hizo Dios las dos grandes lumbreras: la lumbrera mayor para dominar en el día, y la lumbrera menor para dominar en la noche. Hizo también las estrellas”.

17 Dios las puso en la bóveda del cielo para alumbrar sobre la tierra,

18 para dominar en el día y en la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios que esto era bueno”.

19 Y fue la tarde y fue la mañana del cuarto día”.

De 16 a 19 viene lo lindo. En el cuarto día creó al sol y a la luna. El absurdo es flagrante: en la tarde y la mañana del primer día hizo la luz, pero en el cuarto puso al astro sol. ¿Cómo carajo había luz en el primer día si no tenía al sol? Quizás la hipótesis que lancé como un brulote que dios instaló empresas eléctricas no sea tan descabellada.

Además, otra perlita para el gran collar de contradicciones fue que puso la luna para iluminar la noche. Pero se olvidó que la luna es caprichosa y no todas las noches alumbra. Una cuarta parte del mes lunar la luz que irradia la luna ilumina menos que un sacacorchos ya que está escondida y -entonces-  las noches son cerradas como boca de lobo (o como culo de muñeca).

20 Entonces dijo Dios: Produzcan las aguas innumerables seres vivientes, y haya aves que vuelen sobre la tierra, en la bóveda del cielo”.

Esto es interesante, ya que desde los por demás atractivos estudios hechos por la abiogénesis nos demuestran que el origen de la vida sobre la tierra se encuentra en el agua. Es decir, que aquí el autor del cuento no erró el tiro.

21 Y creó Dios los grandes animales acuáticos, todos los seres vivientes que se desplazan y que las aguas  produjeron, según su especie, y toda ave alada según su especie. Vio Dios que esto era bueno”.

Lo de las “aves aladas” está buenísimo, es como lo de los cuadrúpedos con patas.

22 y los bendijo Dios diciendo: “Sed  fecundos y multiplicaos. Llenad las aguas de los mares; y multiplíquense las aves en la tierra.

23 Y fue la tarde y fue la mañana del quinto día”.

Llama la atención que dios le permitiera a los bichos de agua -como así también a las aves- que se multipliquen, es decir, que cojan todo lo que tengan ganas sin temor a la ira divina, como se verá con el cuentito de la manzana que se comió Eva.

24 Entonces dijo Dios: “Produzca la tierra seres vivientes según su especie: ganado, reptiles y animales de la tierra, según su especie.” Y fue así.”.

Y no fue así. La tierra no produjo ni ganado ni reptiles, la tierra produce solamente microorganismos, de los cuales evolutivamente se han ido desprendiendo los otros bichos existentes, entre ellos nosotros. Además no todos se reproducen según su especie, sino véase el caso del cruce del burro con la yegua y aparece el asno.

25 Hizo Dios los animales de la tierra según su especie, el ganado según su especie y los reptiles de la tierra según su especie. Y vio Dios que esto era bueno”.

26 Entonces dijo Dios: ‘Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza, y tenga dominio sobre los peces del mar, las aves del cielo, el ganado, y en toda la tierra, y sobre todo animal que se desplaza sobre la tierra’.”.

Bueno, aquí la cosa se pone por demás muy pero muy interesante. Si dios hizo al hombre a su semejanza, le erró fiero al poner a los estadounidenses sobre el planeta. Ellos no sólo tienen dominio absoluto sobre los mares y el aire, sino que también se han hecho los dominadores de todos los animales, en especial los hombres que habitan otros territorios merced a su política imperialista. Si dios creó a los yankees ¡Qué dios nos libre de ellos! Caso contrario los hombres -que no fuimos creados por él- del resto del planeta enfrentaremos a los monstruos que hizo a su imagen y semejanza.

Por otra parte, recientemente se descubrió en una cueva de Siberia unos restos fósiles que permitieron tomar conocimiento de la existencia de otra especie humana -una más-  que convivía y se cruzaba con los neandertales, denisovanos y los Homo sapiens. Vale decir, la semejanza del hombre con dios es de un primitivismo propio de una película de terror.

Algo más. El Génesis dice creó al hombre sobre la tierra. Parece que el hombre ignoraba que existen otras galaxias y que en abril de 2014 los astrónomos han encontrado un planeta a 500 años luz del nuestro -en otra galaxia lejana- que tendría una composición química que contiene agua, es decir, semejante a la de la Tierra y que -en consecuencia- también tendría vida.

27 Creó, pues, Dios al hombre a su imagen; a imagen de Dios lo creó; hombre y mujer los creó.”.

En este punto la cosa se pone ridícula si se lee atentamente lo de “hombre y mujer los creó.”. Textualmente quiere decir que los creó hermafroditas, por lo cual no se entiende cómo se reprodujeron.

En realidad, creo que el problema estuvo en que quién escribió El Génesis nada sabía de redacción… igual que yo.

28 Dios los bendijo y les dijo: ‘Sed fecundos y multiplicaos. Llenad la tierra; sojuzgadla y tened dominio sobre los peces del mar, las aves del cielo y todos los animales que se desplazan sobre la tierra’.”.

Aquí queda clara la vocación imperialista, propia de capangas, que tuvo dios y entonces se explica que haya puesto a los yankees sobre la Tierra.

29 Dios dijo además: ‘He aquí que os he dado toda planta que da semilla que está sobre la superficie de toda la tierra, y todo árbol cuyo fruto lleva semilla; ellos os servirán de alimento’.”

Y así fue nomás. Nos dio todas las plantas que dan semilla y, para hacerlas rendir más, se inventaron los transgénicos -que son organismos genéticamente modificados- y con ellos se ha logrado afectar a las poblaciones cercanas que se ven afectadas por el intenso uso de insecticidas -a los que resisten las plantas transgénicas- pero que afecta a otros organismos, entre ellos a los humanos.

Además debe tenerse en cuenta que los frutos de la tierra y de los árboles no sirven de alimento para todos los hombres. Dios se olvidó que iba a aparecer el capitalismo nacido de su creación humana y, entonces, algunos pocos hombres se quedarían con la mayor parte de los frutos, mientras que la mayoría se cagaría de hambre y tendrían que vivir de la caridad. No fue tonto dios, se anticipó a lo que más tarde sería una de las virtudes teologales en el cristianismo.

30 Y a todo animal de la tierra, a toda ave del cielo, y a todo animal que se desplaza sobre la tierra, en que hay vida, toda planta les servirá de alimento.’ ¡Y fue así!”.

Y así no fue, como acabamos de ver en el punto 29.

31 Dios vio todo lo que había hecho, y he aquí que era muy bueno. Y fue la tarde y fue la mañana del sexto día.

Y en el séptimo día a dios le recetaron unos anteojos con mucho aumento. Lo que había hecho no era tan bueno como él creía.

Y aprovechemos que estamos en domingo y me voy a descansar, ¡me lo merezco!

Pero volveremos con más, la Biblia es larga como esperanza de pobre.

Temas: 
 
Articulo publicado en
Julio / 2014

Boletín Topía

Artículos recientes