Los Inicios en tratamientos de niños y adolescentes | Topía

Top Menu

Los Inicios en tratamientos de niños y adolescentes

 

Muy estimada Topia
Me pedís que escriba sobre técnica psicoanalítica en el tratamiento de niños.
¿ Cómo puedo escribir desde Suiza algo, en un momento en el que siento tanto lo que está pasando en Argentina?
Desde el extranjero me siento inhibido...Tengo la sensación de que del extranjero no se puede decir nada. Bueno, de mi "extrangero", hay otro extrangero que no dice, dicta.
Nuestras cosas tienen que seguir... también lo que se refiere a nuestra profesión. Hace un rarto no se me ocurría nada , ahora pienso un tema:

LA RESPONSABILIDAD.

Cuando nuestros pacientes son aun niños y durante la adolecencia, los responables por sus decisiones y también en lo que respecta un tratamiento psicoanalitico son adultos, por lo general los padres.
Puede suceder algo similar, cuando un adulto esta tan "fuera de sí" que otros tienen que tomar la responabilidad.

Respons-abilidad, es una palabra compuesta, cuya raiz "responder" implica que alguien ponga preguntas y otra de respuestas: Un díalogo.
Habría entonces siempre dos sujetos. Responsabilidad se referiría a
la habilidad de dar respuestas, a questionamientos y demandas.
Responsabilidad existe en variadisimos niveles de la vida.
El deber, la obligación, vistos como responsabildad, serián
solicitaciones a cumplir, insistentes requerencias a un individuo.

Adultos que toman la responsabilidad de ser padres, se exponen a diferentes fuentes de questionaminetos:
1. a los condicionamientos e incersiones sociales y políticas, que influyen constantemente en la aceptación o el rechazo de cada individuo.
2. al manejo de su psicología individual con sus caracteristicas de elementos concientes e inconcientes.
3..a su propia conciencia o Super-yo. Organizado y desarrollado según las caracteristicas de la vida individual, influenciada por su decendencia

Padres que aceptan que les hace falta la ayuda profesional, para los hijos, tienen una decisión muy dificil a tomar. Además de costos y esfuerzos, según las esferas sociales puede ser una ofensa, no poder educar la próxima generación en manera satisfaciente.

De estos pensamientos dervian muchas ideas que influencian la técnica del tratamiento con aquellos que no estan en condiciones de tomar decisiones.por si mismos

La persona presente como profesional debe estar en condiciones de tomar responsabilidad. No solo le hará falta tener conocimientos.
de la teoría psicoanalítica y de la teoría de la técnica . Sobre todo se espera que este en condiciones de manejar las determinates en los movimientos cognitivos y emocionales, la relación de transferencia y contratransferencia que suceden en una relación psicoanalítica.

Desde un principio se debera procupar de lo que puede significar la decisión de que persona va a llevar adelante el tratamiento. Por ejemplo podría ser de agrado para los adultos y no para la niña o el niño a tratar. O alrevez que guste al paciente pero no a uno o ambos de los adultos...etc, etc. La busqueda de una manera adecuada para el tratamiento de niños puede ser un tema en si mismo lleno de complicaciones.
Tomar la responsabilidad de un tratamiento significa exponerse a un sin número de interacciones, de una familia, que al principio para el profesional resulta intrincada cuanto más novedosa sea.
Al rededor de un síntoma infantil, puede existir todo un mundo de personas involucradas, padres, hermanos, tios, primos, abuelos, etc, etc.
Y las decisiones a tomar, solo en parte pueden ser compartidas por todos a los que les antañe.
Para adultos es un sobreentendido que simpatía y antipatía, reputación del profesional, lugar, pago etc, juegan un papel decisivo para decidir a quién confiarse. Cuando otros toman las decisiones por uno, como suele en la niñez, estas cuestiones se pueden volver muy delicadas. Justamente cuando se trata de una relación en la cual el desarrollo emocional va a jugar el papel predominante.

Muchos tratamientos se inician antes que todos los participantes esten de acuerdo. Esto tiene por lo general consecuencias. Los que no estan de acuerdo o no han sido bastante bien informados, no van a poder participar con la misma dedicación que los que decidieron.
Tratamientos que quedan interrumpidos, pueden provocar consecuencias muy dificiles de soportar. Por lo general es una grave desilusión, a quienes nutrieron una esperanza que las cosas podrían desarrollarse en buena manera.
Gente desilusionada o desfraudada tiene que superar luego dificiles barreras para de nuevo confiar, si sigue recurriendo a un psicoanalista..

Empezar un tratamiento psicoanalítico de niños significa iniciar un dificil proseso de comunicación. Todos los participantes, sobre todo el niño y sus padres tienen que poder comprender de que se va a tratar en el tratamiento.
Según las condiciones de la edad y del desarrollo el niño podrá compartir mas o menos el entendimiento.
¿ Quién va a informar al paciente, que va a pasar regularmente a ver esa persona que será su analista? En varias conversaciones preliminares suelo tratar con los padres su estilo de informar en la familia. Además les suelo invitar a que me cuenten como van a informar en sus familias.
Trato en lo posible, que la informacion que sera impartida, este de acuerdo con elementos que me resultan importantes: Espero que a los niños les digan la verdad. Por qué los traen, que esperan, como va a ser el camino, quién y cuando lo van a traer, etc. Sobre todo intento en lo posible que los padres se hagan entender y expliquen al niño cual es la preocupacion que los lleva a querer hacer una trerapía psicoanalítica.
Pienso que es muy importante hacer todo el esfuerzo posible por establecer que sean los padres a informar .Ellos egercen entonces su autoridad de padres, explicando en la manera habitual, en el lenguaje acostumbrado, de su familia lo que debe ser entendido. Al mismo tiempo que tomas las decisiones por sus hijos, delimitan las condiciones del tratamiento.
La técnica psicoanalítica aconseja que el psicoanalista haga lo menos posible uso de poder, para que este en condiciones de poder interpretar las mas variadas transferencias.
Son los padres quienes han solicitado la ayuda y en las conversaciones preliminares con el psicoanalista habrán encontrado la manera adecuada de informar y hacer posible que tenga lugar el tratamiento.

Muchas veces las conversaciones en las familias antes de pasar por primera vez por el consultorio, es olvidada por los niños. Esto no significa en absoluto que no haya sido útil la conversación en familia.

Suelo pedir a ambos padres que acompañen al paciente a la primer seción.
Poco después del saludo, pregunto a los niños si se acuerdan por que me vienen a ver...Si no se acuerdan estan en la sala de espera los padres, que tendrán quie repetir la información. A veces ayudo, sobre todo si me parece que los padres no están informando en forma tal que le de al tratamiento dos motivos fundamentales: El primero se orienta según el o los síntomas que los niños mismos conocen.
Y como son niños, y los adultos puieden egercer poder, me resulta muy importante que sepan que no se trata de castigo sino de la busqueda de sus verdades, que no pueden comunicar en otra manera que a travez de manifestaciones de algo que no va bien.
En segundo lugar pido que se ponga en claro, que los motivos del síntoma son desconocidos. El trabajo que se hace o sucede en las seciones, se referirá a la busqueda de respuestas.

Pedro Grosz
Psicoanalista argentino residente en Suiza
pgrosz [at] access.ch
 

 
Articulo publicado en
Octubre / 2002

Boletín Topía