Blogs... | Topía

Top Menu

Blogs...

Este es el listado de notas de los blogs

El peligro acecha

Adela y Aurora, hermanas, ambas octogenarias, viven en un amplio departamento del segundo piso de uno de los antiguos edificios que quedan en el barrio del Abasto.

Lo estrenaron sus abuelos, allá por 1910, y ellas tienen como misión fundamental en la vida garantizar que la única descendiente directa herede los valores familiares representados por este hogar con todos sus objetos.

EL PUNGA

Juan, los 20 años, la barba candado, las zapatillas de marca, la gorrita con visera, el conurbano bonaerense, el mediodía, el barro, la feria, las baratijas, los puestos, la mercadería de segunda, la muchedumbre, el tumulto, la mujer morena, el hombre tatuado, los pibes, la pelota, los perros, la tierra, el barro, la mugre, el frío, el viento, la mano, la limosna, los vendedores, los panchos, la cerveza, el olor a frito, las palomas, las voces, los gritos, las risas, los altoparlantes, la cumbia, la sonrisa desdentada, el cartel, la virgen de Luján, el vendedor, el cliente, la charla, los s

LA BARRITA DE LA CUADRA

Hace ya muchos años, en el barrio de floresta, la barrita de la cuadra estaba integrada por Pancho, Vaguito, Tati, el mono, Roli y el gordo. Tenían entre 10 y 12 años y eran vecinos de toda la vida. Algunos compartían además los estudios primarios, y otros sólo las travesuras diarias en las calles del barrio. De vez en cuando se los veía trepar el muro que daba al patio de los Garrone, donde ya eran especialistas en robar ciruelas. Verlos a todos juntos con las gomeras cazando pajaritos, o en la canchita al lado de la plaza, jugando incansablemente a la pelota, era cosa de todos los días.

Lluvia

Se ha desatado esta lluvia.

Se desbarranca desde el fondo de la tarde, desde un teléfono con un anuncio, desde mi pecho con un ahogo, y por fin desde mis ojos, que ahora dejan caer lentas largas eles.

Hubo muchas lluvias, torrenciales o mansas, contundentes o imprecisas, pero ahora, esta tormenta que arrecia, me deja sin aliento y quiere hacer naufragar mis palabras.

El Familiar, los adolescentes y el suicidio

El Familiar es una leyenda creada por el patrón de un ingenio azucarero, la misma servía para aterrorizar a los obreros y justificar las reiteradas desapariciones de aquellos que intentaban defender sus derechos. El mito se ha reciclado y hoy aparece como una fuerza retrógrada que impide ver la verdad y sus consecuencias en el aumento de los suicidios de jóvenes en la provincia de Salta.

La Ganadora del Mundial

El campeonato mundial de Sudáfrica potencia un despliegue de apuestas mediáticas de las que quedará, a no dudarlo, una larga serie de  ganadores que disfrutarán por un largo tiempo de beneficios, mientras que los diversos perdedores penarán no sólo por las derrotas.

Desnudez en las calles

Susana Ragatke

 

Caminando por Corrientes, a unas cuadras del Abasto, en una de esas raras tardes en que había poca gente a mi alrededor, vi sorpresivamente a varios metros delante mío, y en el espacio entre dos autos estacionados, una masa de un tono blanco lechoso con limites oscuros superior e inferior, que parecía dotada de ciertos movimientos. Sentí curiosidad, me fui acercando con cautela, manteniendo distancia del cordón de la vereda.   Pude darme cuenta que se trataba de una persona, de espaldas, con las nalgas descubiertas. Parecía haber estado defecando y quizá orinando.

Tres Poetas

 
         ANTOLOGÍA 
 
LA POESÍA DEL SIGLO XX
         EN ARGENTINA
(COLECCIÓN VISOR DE POESÍA)

Lais de Corinto

César Hazaki

 

Un encuentro

Susana Ragatke

susana.ragatke [at] topia.com.ar

 

               Era una mañana del dos mil uno, en el conurbano, el gran supermercado y a pocas cuadras la villa de los pobres. Fue cuando una muchedumbre se avalanzó sobre las góndola, salteó cajas, molinetes y puertas, llevándose mercaderías para palear el frío y el hambre de familias sin trabajo. En el entorno, humo, golpes, tiros, forcejeos entre la policía y ellos, detenidos unos, huyendo otros, tratando de no perder lo poco logrado.

Al atardecer, todo era desolación vigilada por una guardia policial.

Páginas