Notas musicales | Topía

Top Menu

Notas musicales

La insoportable levedad del consumo musical

Los jóvenes de ayer discutíamos algunas cosas que hoy parecen insólitas. Una de ellas era la oposición entre la “música comercial” y la “música no comercial”. Por supuesto, quienes dividíamos de este modo las artes, descalificábamos todo lo que entrara en la primera y estábamos resueltamente a favor de la segunda. En el primer grupo entraba la música hecha con el lucro como principal propósito. Allí entraba desde cierta música “melódica”, la música hecha para bailar (pasaron algunos años hasta conocer los orígenes de la música disco como música de minorías), todo el “pop” diseñado para atraer a todos y todas (aunque entonces no hacíamos dichas distinciones). En fin, todo lo hecho sólo para “vender”. Del otro lado estaba el rock, el jazz, el jazz rock, nuevos aires de tango y folklore. En síntesis, todo lo que fuera búsqueda y experimentación. La discusión terminó en los 80. Algo había cambiado, pero no era la música solamente. Pero me llevó tiempo entenderlo.

No hay músicas por fuera de nuestros tiempos. Una obviedad, pero hay muchos que consideran que la música no sólo es inmaterial, sino atemporal. Las experiencias musicales siempre estuvieron determinadas por los tiempos económicos y políticos, tal como lo demuestra Jacques Attali en su libro de 1977, Ruidos. Ensayo sobre la economía política de la música. En el momento de publicación de dicho texto, se estaba produciendo la transmutación de la economía y la política mundial del capitalismo del llamado Estado de Bienestar al actual capitalismo financiero. Attali intuye los cambios al denunciar la repetición y la mercantilización de la música, pero se ilusionaba con la posibilidad del surgimiento de una sociedad y una música nueva, en lo que designa como “composición”, donde surgiría el acto libre y el “disfrute del ser en lugar del tener”: “la composición libera el tiempo para vivirlo y no ya para almacenarlo. Ella se mide, pues, según la amplitud del tiempo vivido por los hombres, viniendo a sustituir al tiempo almacenado en mercancías.”

Las 7 vidas del Gato Barbieri

Un registro en vivo en Nueva York de 1975 nos permite reconstruir las vidas y las obras de uno de los más importantes músicos de jazz argentinos. Dueño de un sonido único, sus vidas fueron tan cambiantes como apasionantes. Desde sus comienzos en Rosario, el free jazz, sus versiones de la música latinoamericana en clave de jazz hasta el día de hoy.

Audio de la columna de Alejandro Vainer en el programa Fe de Erratas, conducido por Mario Henandez en FM La Boca.

Almendra en Obras

7, 8 y 9 de diciembre de 1979.

Plena dictadura militar en la Argentina.

En ese momento, el rock de acá tuvo capacidad de cobijar a muchos jóvenes en ceremonias colectivas como los recitales, así como las escuchas grupales e individuales de esa música que permitía pensar en que había otras formas de vivir.

Almendra en Obras es un testimonio de recordar uno de los grupos pioneros del rock, pero también una ceremonia de libertad.

Audio de la columna de Alejandro Vainer en el programa Fe de Erratas, conducido por Mario Henandez en FM La Boca.

Mercedes Sosa en Argentina

La música que nos atraviesa es hija de los tiempos.

La serie de recitales de la Negra Sosa de vuelta en la Argentina en 1982, en el Teatro Opera fueron un hito en la música popular argentina. Fueron 13 recitales desde el 18 de febrero de 1982, donde tocó con todos, entre ellos con rockeros como Gieco y Charlie García, pero también con Ariel Ramírez, Antonio Tarragó Ros, Rodolfo Mederos, Raúl Barboza y otros invitados.

A la izquierda del jazz

Charlie Haden

El jazz nació rebelde. Aquellos esclavos negros liberados tomaron los instrumentos dejados en los campos de batalla de la guerra de secesión en EEUU. Allí combinaron en su música el dolor, la protesta y la lucha por las condiciones de humillación en la que vivían. El jazz y su hermano, el blues, combinaron las raíces africanas con lo surgido allí. Se convirtió en una música que le gritaba en la cara las injusticias, como Billie Holiday cantaba la oscura “Strange Fruit”, donde retrataba los cuerpos de negros asesinados colgando de los árboles.

Charlie Haden y la Liberation Music Orchestra

Charlie Haden (1937-2014) no sólo fue uno de los mejores contrabajistas de jazz, sino uno de los más comprometidos en las luchas sociales y políticas.

Su primer disco solista de 1969 se llamó “Liberation Music Orchestra”. Fue el nombre de su banda, pero también una declaración de principios frente a la guerra de Vietnam. En el mismo rescató canciones de la guerra civil española, incluyó un homenaje al Che Guevara y cierra con el himno de lucha “We shall overcome”. Haden reunió a este grupo periódicamente para editar discos para mostrar su oposición a las políticas de los EEUU.

Siete notas para el amor a la música

Nadie ama la música. Amamos músicas que nos marcaron, experiencias vitales intersubjetivas. Vivencias que nos atravesaron hasta los huesos. Este amor no surge de escuchar armónicas combinaciones de sonidos y silencios. Nace de experiencias que dejan huellas. Y queremos volver a encontrarlas. Una y otra vez. En distintas situaciones. Algunos enamoramientos caen en poco tiempo y otros se convierten en amores perdurables. Por eso tenemos diferentes relaciones con algunas músicas. El amor es singular y tan potente como complejo.

 

Suscribirse a Notas musicales