Un escritor nunca es neutral. | Topía

Top Menu

Un escritor nunca es neutral.

 
Charla de Andrés Rivera

El pasado 13 de agosto se presentó el escritor Andrés Rivera en la Biblioteca Popular “Eduardo Martedí” del barrio porteño de Balvanera (Pasco 555).

Fundada por un grupo de jóvenes discípulos, lleva su nombre en homenaje al historiador, docente y militante socialista fallecido en 2003. Allí se desarrollan variadas actividades: presentaciones de libros, videos, charlas, encuentros de poesía, peñas, etc.

Fue inaugurada en marzo de 2010 y pasaron por su amplio salón de fiestas, entre otros: Alfredo Grande, Juan Carlos Cena, Ricardo Napurí, Daniel Omar de Lucía, Luis Mattini, Mariano Pacheco, Alejandro Lipcovich, Henry Boisrolin y Vicente Zito Lema. Cuenta con un patrimonio de 3000 libros, habitualmente frecuentados por vecinos y estudiantes del barrio.

En la oportunidad, Mario Hernandez, habitual presentador de las charlas, grabó la conferencia de Andrés Rivera que luego de una breve presentación respondió a las preguntas de un público que alcanzó el centenar de personas.

Este material es entregado a nuestros lectores con una introducción a cargo de nuestro habitual crítico de arte, Héctor Freire

 

 

A modo de introducción

Héctor Freire

Escritor y crítico de arte

hector.freiretopia.com.ar

                                                               

                               ¿Escribo lo que temo olvidar? Sí.

                              ¿Temo descubrir, ante mí, lo que oculto a los demás? Sí.

                              ¿Escribo lo que deseo olvidar? Sí.

 

                                                      Andrés Rivera (El amigo de Baudelaire)

 

 

 

Andrés Rivera (Marcos Ribak, su nombre original), uno de los más destacados e importantes narradores argentinos de los últimos 50 años, nació en el barrio de Villa Crespo en 1928. Hijo de un inmigrante judío oriundo de Polonia, quien fuera, allá por finales de la década del 30, Secretario de la FOV (Federación Obrera del Vestido).

Antes de dedicarse a la literatura, Rivera fue obrero textil, militante del Partido Comunista (se afilió en 1945 y fue expulsado en 1964) y periodista.

Empezó a escribir a finales de los 50, y su extensa producción literaria la podemos dividir en tres etapas. La primera comprende las novelas: El precio (1957) y Los que no mueren (1959). Y los libros de cuentos Sol de sábado (1962) y Cita (1965), enmarcados dentro de su compromiso militante. En 1972 publica Ajuste de cuentas, colección de textos marcados por la influencia de la narrativa negra norteamericana, al estilo Hammet o Chandler. Luego viene un “largo exilio interior” de 10 años, donde el propio Rivera reconoce, que “ese silencio voluntario”, le sirvió para leer a grandes escritores que no había leído antes por prejuicios.

A partir de ahí, empieza su segunda etapa: en 1982 se editan una serie de cuentos bajo el título Una lectura de la historia. Con un estilo si se quiere más renovador, más “lacónico”, pero al mismo tiempo eficaz y potente. Siguiendo la “teoría del iceberg”, de su admirado Hemingway, donde lo que no se dice, suele ser más importante de lo que se dice.

El reconocimiento le llega en 1985 con En esta dulce tierra, que obtiene el Segundo Premio Municipal de Novela. Y en 1992 con el Premio Nacional de Literatura por su novela La revolución es un sueño eterno, protagonizada por Juan José Castelli, el mejor y más apasionado orador de la revolución de 1810, pero que “un tumor le pudrió la lengua”, y le impidió seguir hablando, y por lo tanto nadie lo siguió escuchando (recordemos que Castelli murió solo y empobrecido dos años después de la Revolución de Mayo). ¿Paradoja y trágica metáfora de lo que le espera al futuro país? Sin embargo, Rivera a partir del género autobiográfico, hace que Castelli medite, por ejemplo, sobre el continuo aprendizaje de todo revolucionario: “Perder, resistir. Y resistir. Y no confundir lo real con la verdad”. Y se pregunta, y nos pregunta: “¿Qué revolución compensará las penas de los hombres?”. Novela que reflexiona sobre la Historia, y sobre la misma “genealogía del poder”. Una lectura del presente desde el pasado, que “narra la pobreza social y la sed por la utopía sin la cual la vida no tiene sentido”.

En 1993, la Fundación El Libro distinguió la novela La sierva como el mejor libro publicado en 1992, y tres años más tarde El verdugo en el umbral, obtiene el Premio Club de los XIII (1995).

En la novela El farmer, publicada en 1996, el autor da voz a Juan Manuel de Rosas, un personaje contemporáneo de Castelli, pero ubicado en las antípodas del mismo. Exiliado en Inglaterra, el mismo hombre que dominó los destinos del país por más de veinte años, se ha convertido en un modesto farmer, un granjero en las afueras de Southampton: “Está solo, se siente vencido, viejo y olvidado por todos. Pero no olvida: a lo largo del 27 de diciembre de 1871, acurrucado junto a un brasero y con la sola compañía de una perra en celo, Rosas repasa con minucioso rencor los esplendores y miserias que marcaron sus días”. Por su largo y despiadado monólogo, desfilan como fantasmas Lavalle, Sarmiento, Camila O´Gorman, Urquiza, federales y unitarios, y los inconfesables secretos de la burguesía, de los militares, y de los ganaderos argentinos. El farmer, colocó a Rivera entre los escritores argentinos más reconocidos no sólo por la crítica especializada, sino por el público en general. Novela que a su vez, abre la tercera etapa (hasta ahora) de su obra publicada:

El volumen de cuentos La lenta velocidad del coraje (1998) y la novela El profundo sur (1999). Entre sus últimos libros, encontramos la intensamente autobiográfica Tierra de exilio, Cuentos escogidos (2000), Hay que matar (2001), Ese manco Paz (2003), Cría de asesinos (2004), Esto por ahora (2005) y Guardia blanca (2010), una profunda reflexión sobre la violencia y la vejez, compuesto por dos textos: una novela corta Despeñaderos (protagonizada por Pablo Fontán, su alter ego). Y un cuento largo Guardia blanca, sobre la historia del “frío asesino ideológico” Galimba (Rodolfo Galimberti).

 

Dentro de esta extensa lista de libros, merece una especial atención la novela corta El amigo de Baudelaire(1991), que conformaría un díptico con La sierva (1992), al igual que La revolución es un sueño eterno con El farmer. Tómese esta sugerencia como una propuesta o modo de lectura comparativa, y al mismo tiempo complementaria, de uno de los núcleos más interesentes y problemáticos de la obra del autor.

Con frecuencia, se ha dicho que a cada época la domina o representa una forma privilegiada, que parece por su estructura la más apropiada para expresar sus verdades y mentiras, o los síntomas más significativos de ese momento histórico: neurosis objetiva, al decir del viejo Sartre.

Creo que en la novela El amigo de Baudelaire, Rivera ensaya esta cuestión, la de una “teoría de la ficción moderna”.

Historia-Ficción/ Biografía-Autobiografía/El tema de la verdad. La Moral Pública-La Moral Privada/ Baudelaire (intelectual maldito) – Sarmiento (intelectual iluminado). El juez Saúl Bedoya -protagonista en la novela- (¿amo?). La sierva (¿esclava?). Se despliegan a la manera de escritura fragmentaria, de videoclip, liberado de las limitaciones convencionales (lectura lineal). La novela de Rivera nos permite asistir a todo un abanico de posibilidades que ilumina sus usos más restringidos. El texto bloquea su propia teorización y se convierte en una teoría por derecho propio. Fragmentación del discurso y cronotopía, hacen del texto una lectura del presente desde la historia del pasado. Y a pesar que estas novelas se definen por sí mismas, y que el propio Rivera rechaza la clasificación de “novelas históricas”, sus textos intentan mostrar y replantear cómo se cuenta la historia. Sus consecuencias y ritmos temporales diversos. Cómo dar cuenta a través del lenguaje que es sucesivo, la simultaneidad de hechos que se cruzan en un acontecimiento determinado de la historia. También tenemos la cuestión del erotismo y el poder que se trenzan en sus textos ¿Son realmente géneros tan diferentes la historia y la ficción literaria? Al leer la novela, tenemos la sensación de haber entrado y salido de la historia por la historia misma. Ya que la supuesta oposición entre Historia-Ficción, no es tal, sino que se yuxtaponen.

El sentido, es siempre muchos sentidos. Y la interpretación, en estos textos, no es develamiento de una única verdad oculta en el discurso de la Historia, sino la lectura de un texto-tejido que tiene varios hilos, varios sentidos, y que no tiene ningún otro sentido que el “del proceso, el devenir” del tiempo, “que vuelve trivial hasta al destino”, al decir del propio autor. De ahí, que para Rivera, toda escritura es provisional. Y la ficción, las distintas posibilidades de relatar los hechos. Recordemos, que la Historia no solo son los hechos, sino también, las narraciones de los mismos. Es más, no habría historias, sin narradores que las cuenten.

Hay también en las novelas El amigo de Baudelaire, y su continuidad en voz femenina, La sierva, la puesta en escena de la dialéctica del amo y el esclavo, la cuestión del poder. Una efectiva interrelación que une, no sólo Historia-Ficción, sino además las consideraciones económicas que a cada momento abrazan, las particulares condiciones políticas, las estrategias e intereses coyunturales. Cada relación tiene su propia y particular historia, sus condicionamientos únicos y sus intereses propios que se defienden y negocian.

La memoria no es ya una biblioteca de conceptos o lugares comunes, sino un “flujo”, un montaje viviente y complejo. Y que gracias al arte narrativo de Rivera, se transforma en una herramienta auxiliar más que indispensable para profundizar en el estudio de la Historia de nuestro país.

 

En la actualidad, Andrés Rivera vive en el barrio de Bella Vista, Córdoba, junto a su compañera Susana Fiorito. Los viernes coordina un ciclo de cine-debate, al que asisten los vecinos del barrio, en la Biblioteca Popular gestionada por su mujer.

 

 

Fragmentos de la charla ofrecida por el escritor Andrés Rivera el pasado 13 de agosto en la Biblioteca Popular “Eduardo Martedí” (Pasco 555) del barrio de Balvanera (CABA)

 

Desgrabación y edición: Mario Hernandez 

 

Literatura comprometida

 

“Uds. saben que se habla de literatura comprometida. Esa expresión se acuñó -a mi juicio- cuando Jean Paul Sartre entró decididamente en el campo político e ideológico. El dio pie a este término: literatura comprometida, expresión a la que algunos hemos y seguimos adhiriendo.

La literatura argentina, la narrativa siempre estuvo comprometida. Les voy a leer dos o tres títulos como ejemplo: El Matadero de Esteban Echeverría, Amalia de José Mármol y “Emma Zunz” (cuento incluido en El Aleph) de Jorge Luis Borges.

Ahí está parte de nuestro pasado y el Borges que nos quieren vender. El mismo que  escribió “Emma Zunz”, que es un cuento comprometido política e ideológicamente.

Amalia de José Mármol está escrita por un unitario. Un enemigo declarado de Juan Manuel de Rosas, a quien no se trata de reivindicar, porque a mi juicio fue el mayordomo de los grandes hacendados y terratenientes bonaerenses que siguen hoy. Basta asomarse a la Sociedad Rural y ahí están, formando parte de la Mesa de Enlace cuatro o cinco apellidos de origen italiano. Pero detrás están esos grandes hacendados que vienen desde la inconclusa Revolución de Mayo. Son los que intentó combatir Moreno, los que enfrentó Castelli y los que erigieron a Rosas como su representante político e ideológico, al punto que no es osado afirmar que La Mazorca fue el primer Grupo de Tareas que conoció el país. 

Las organizaciones de Derechos Humanos contabilizan 30.000 desaparecidos, y hablan de los Grupos de tareas. La Mazorca fue un Grupo de tareas. Inauguró el universo de los Grupos de Tareas que tienen nombre y apellido, varios, voy a dar solamente dos: Emilio Eduardo Massera y Ramón Camps, que fue Jefe de la Policía de la Provincia de Buenos Aires. Para no hablar de todos aquéllos que mandaron al exilio o a la muerte, a miles y miles de argentinos. Esto habla también de cuán fuerte es la tradición de la literatura comprometida argentina con los títulos que acabo de leerles.

No hay otra para los intelectuales argentinos. No hay posibilidades de evadirnos del mundo en el que vivimos”.

 

El panorama editorial actual

 

“Personalmente soy un privilegiado. ¿Solo porque no vivo miserablemente? No, vivo muy bien. El Premio Nacional de Literatura me proporciona una cantidad respetable de dinero mes a mes. Creo que se equivocaron cuando me dieron el premio, no se dieron cuenta y ahí está.

Entonces, pienso qué ocurre hoy, después de esta breve enunciación de nuestro pasado, en la literatura de ficción. En primer lugar hay que destacar un hecho: hace décadas que desaparecieron esas editoriales argentinas que fomentaban el libro y daban pie para que los jóvenes escritores, que por primera vez debutaban con sus inéditos en el mundo real de la ficción, pudieran hacerse conocer. Hoy eso ha desaparecido. Hoy los escritores e intelectuales argentinos enfrentan o tocan el timbre en grandes editoriales españolas, que se han expandido por todo el país. Hoy es muy difícil encontrar sellos jóvenes, llevados adelante por argentinos -y no pretendo hacer reivindicaciones criollas- y con la mira puesta en expandir los libros de autores argentinos.

Por cierto, los representantes políticos del Estado Nacional se preocupan de otros asuntos, menos de la cultura. No hay una editorial que esté sostenida por los representantes políticos del Estado, que con participación de escritores argentinos, pueda abrirles las puertas a aquéllos que por primera vez incursionan en el mundo de las letras. Este es un panorama, me animo a decir, desolador.

Décadas atrás, se dio el fenómeno, que escritores jóvenes armábamos editoriales. Yo participé de una de ellas junto al poeta Juan Gelman y algunos otros. La llevamos adelante yendo por las librerías de la calle Corrientes, distribuyendo nosotros los libros, llevándolos a los diarios para que hicieran alguna nota y vendiéndolos a nuestros amigos, a conocidos, al médico que nos atendía. Eso ha desaparecido. Hoy las librerías de la calle Corrientes también son grandes centros de venta de libros. Es difícil encontrar libreros que tengan opinión propia sobre los libros que venden. Están exhibidos en mesas que dicen ‘novedades’, otras aluden a los libros argentinos recién aparecidos y luego la literatura norteamericana y alguna como la francesa que llega poco. Acá todavía se siguen vendiendo a los escritores norteamericanos, cosa que no me parece nada mal. Debo decir que si hubo una literatura que me influenció, que pesó en mi trabajo de autor de narrativa, fue la norteamericana. Puedo citar dos nombres, que a ustedes no les van a resultar ajenos: William Faulkner, el autor de El sonido y la furia y Ernest Hemingway, autor de algunos cuentos realmente notables y de novelas muy flojas como Por quien doblan las campanas, donde puso en juego su compromiso con la República Española y su liberalismo avanzado. Recuerden que Hemingway se suicidó y hay fotos que lo muestran abrazándose con Fidel Castro. Creo que su último libro, El viejo y el mar, lo escribió en Cuba donde tenía una vivienda que había comprado con los ingresos que le reportaban la venta de sus libros.

Hay desatención del Estado, las grandes editoriales son de origen español y no hay movimientos de escritores jóvenes, que lleven una tarea de difusión de su propia obra o la creación de sellos editoriales. Un trabajo que realmente significa mucho esfuerzo para colocar lo que producen. Este es el panorama que les puedo ofrecer, de hecho es lo que a mi juicio existe y forma parte de la realidad argentina”.

 

La literatura argentina cuenta con buenos narradores

 

“Voy dar dos nombres: Juan José Saer y Ricardo Piglia. Sobre la obra de Eduardo Belgrano Rawson, creo que es muy buen escritor, que parece sentirse cómodo en San Luis y ha producido poco, pero insisto, se encuentra entre los mejores narradores de la actual literatura argentina.

En cuanto a mis libros, particularmente puedo reivindicar La revolución es un sueño eterno y El farmer, porque implicaron para mí una tarea singular que requirió un gran esfuerzo.

No soy para nada un admirador de Rosas, pero me tuve que poner en su piel cuando escribí El farmer, no traicionarme, es decir, que aquello que representó Rosas en su tiempo no me inhibiera de ponerme en su piel y hablar como si fuera él. Creo que lo logré. Esos dos libros son los que puedo defender y de los que mi memoria conserva una impresión gratificante”.

 

“Escritores como Belgrano Rawson, como yo, como Saer en su momento, no pueden esperar otra cosa que reuniones como éstas, en que de pronto se pone de pie un lector y te habla de algo que a uno le es familiar, menciona un título que también lo es, y entonces  la memoria te golpea como una campana diciéndote: ‘acordate que esto lo escribiste vos’. Realmente es para agradecer que haya lectores que digan que un título o un libro que uno ha escrito le ha enseñado mucho. Yo nombré a Faulkner, a Hemingway, porque la primera versión de El precio (1957), diría que tenía una impronta faulkneriana abusiva, abundante, excesiva. La nueva versión que corregí es otra cosa, forma parte de este interminable aprendizaje de la escritura, que termina con uno mismo.

Ahora, estoy en un momento que puedo decir con Borges, que no leo, releo. Eso es lo que hago, releo textos que ya he leído, vuelvo a poner los ojos sobre algunos cuentos de Hemingway, sobre algunas páginas de Faulkner, sobre algunos textos que aparecen en los diarios, y por los cuales me entero qué opinan ciertos escritores argentinos o no. Y dónde están parados en este mundo, dónde se ubican, con quiénes o contra quiénes están, porque siempre se está contra algo. Un escritor nunca es neutral”.

 

“Cuando me animo a recorrer desde Callao hasta el Obelisco las librerías de la calle Corrientes, y me paro en el umbral de algunas de ellas y miro a su interior, a ojo de buen cubero, digo: ‘Hay como 5000 libros que no voy a leer nunca’. Alguna vez esa reflexión me resultó casi aterradora. Hoy la mía no es la resignación de aquél que pone la otra mejilla para la otra bofetada, pero es realmente imposible”.

 

No vivo de los talleres de escritura

 

“Tengo mi puerta abierta para aquéllos que me traen sus textos y yo respondo, pero no vivo de los talleres de escritura. No quiero que mis ingresos vengan de ese mundo, es decir, de un mundo cruzado por la ansiedad, por el deseo de saber, de aprender, pero con una necesidad muy intensa de salir a la luz. Yo no comulgo con eso. Mis ingresos provienen de mis derechos de autor, del Premio Nacional de Literatura y de los anticipos de la Editorial Planeta, uno de los grandes sellos de origen hispánico”.

 

Tacho lo que he escrito porque releo al día siguiente

 

“La mañana me concede toda la frescura que dan 5 o 6 horas de sueño, un buen desayuno y me pongo a escribir. A veces escribo 5 o 6 páginas de un cuaderno, porque escribo a mano, y otras, cero. Tacho lo que he escrito porque releo al día siguiente. Son recomendaciones de escritores como Faulkner y Hemingway; que uno no termine un capítulo, sino que lo deje a terminar, para poder retomarlo bien al día siguiente. Leo lo que escribí el día anterior y puedo tacharlo o no, puedo limpiar, a esa tarea me someto con muchísimo placer”.

 

Yo no leía a Borges

 

“Por azar conocí a la novia de Borges, Estela Canto, no María Kodama. Estela tiene un libro que se titula Borges a contraluz. Estela Canto fue una novelista exquisita y su hermano, Patricio, fue el traductor de la novela de Norman Mailer que lo llevó al éxito editorial: Los desnudos y los muertos. Patricio Canto era tan buen traductor que se hizo cargo del slang, del lunfardo de los afroamericanos. Estela y su hermano Patricio, venían de una familia uruguaya que había perdido su fortuna. Vivían juntos en un departamento de la calle Tacuarí. Un día, Estela perpetró una de esas audacias que siempre se le reprochó en la Revista Sur, que dirigía y fundó Victoria Ocampo; ingresó a La Hora, un matutino editado por el Partido Comunista. Ahí la conocí a Estela, a quien interpelé de un modo muy brusco: -‘Y vos, ¿quién sos?’.

Estela que tenía un cuello muy grácil, giró la cabeza hacia mí y me dijo con una dulzura que bordeaba el desprecio: -‘Yo soy Estela Canto’.

Nos hicimos muy amigos y ella rompió con uno de mis prejuicios, me incitó a que leyera a Borges a quien yo no leía por una razón ideológica, ya que el Partido Comunista lo había puesto, digamos, en penitencia, en un cono de sombra. Estelita me convocó a que lo leyera, luego me dio su libro que son cartas que se enviaban y espléndidas fotografías de ambos. Ahí descubrí a Borges. Voy a decir una sola de las cosas que Borges me entregó generosamente con sus libros: me enseñó a adjetivar.

A Borges hay que leerlo todo. Cuando lo releo siempre descubro algo distinto y puedo incorporarlo a mi propia mochila”.

 

¿Qué me quiere decir con referentes ideológicos?

 

“Leí con mucho placer a Marx y Engels. Para aquéllos que quieran llevar adelante un ensayo que se respete a sí mismo, basta con leer La situación de la clase obrera en Inglaterra, uno de los primeros libros de Engels. Cualquiera de nosotros lo puede leer. Ud. lee el Manifiesto Comunista, está escrito bellamente. Deje de costado la ideología. Son datos de la realidad. He leído a Gramsci, sus Cartas desde la cárcel, y son realmente notables. Mussolini supo lo que hacía cuando lo encerró y lo dejó morir en la cárcel”.

 

“A Isaac Babel (1894-1941) lo liquidó la burocracia estalinista. Era un escritor realmente notable. El mundo estalinista ahogó todas las expresiones de una literatura que debería haber sido heredera de los grandes escritores rusos del siglo XIX, comenzando por Chéjov”.

 

No suena la Marcha Peronista con la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner

 

“Hoy es difícil localizar en eso que se llama clase obrera, un mundo que enfrente a la estancia, a lo que simboliza la Sociedad Rural. ¿Qué es hoy la clase obrera? ¿Quiénes se identifican como sus representantes políticos e ideológicos en este país? El peronismo ya no, porque ni siquiera la Presidenta de la Nación habla del peronismo. Por cierto, en la Casa Rosada tienen un salón donde hay un retrato de Perón y Eva Perón, ineludibles, pero no suena la Marcha Peronista con la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Es un Poder Ejecutivo, comenzando por la Presidenta, “muy diplomático”. Ingresan todos, los torturadores y los torturados. También he visto en la TV el retrato de la dirigente socialista Alicia Moreau de Justo”.

 

Personales

 

“Yo conocí a Pirí Lugones. Ella tiene, a mi juicio, una frase inmejorable: ‘Soy la nieta de un poeta y la hija de un torturador’. Su padre que también se llamaba Leopoldo. Pirí era la responsable de la desaparecida librería de Jorge Alvarez que estaba en la calle Talcahuano. Hace décadas, caminando, me la encontré en Talcahuano y Corrientes. Pirí era una mujer de una notable belleza y muy imperativa. Me dijo: ‘¿Qué hacés vos por acá? Y le respondí: ‘Camino, Pirí’. Entonces me dijo: ‘Vení’ y paró un taxi para llevarme a su departamento de la calle Rivadavia. […] realmente era un placer estar con Pirí. Después la mató la dictadura. Era realmente muy coqueta, demoraba dos horas para arreglar su pelo, los colores de su cara. Cuando ingresa a Montoneros -yo alcancé a verla una sola vez-, tenía la cara de una monja, limpia, pálida, desprovista de todo maquillaje y se manejaba con un tono enfático, de dogma. Pirí estaba comprometida hasta la muerte con la propuesta de Montoneros. Y la mataron”.

 

“Yo no he sido torturado. Vivía en Córdoba y salvé mi vida cuando un “señor” que se llama Luciano Benjamín Menéndez, apuntaba sus fierros para hacer de Córdoba un mundo feudal y silencioso. Salí de Córdoba para Buenos Aires porque mi hijo mayor enfermó. Embarqué para Buenos Aires. El muchacho murió y yo salvé mi vida”.

 

“Yo tengo mucha cautela cuando aludo a la ternura, porque es una expresión, como cariño u otro sinónimo, que se expresa muy poco en la vida cotidiana. Ud. sale al umbral de su casa y con la persona que transita por la vereda solo habla de sus relaciones con el dinero. Que necesita dinero para esto y aquello, un préstamo y así. La ternura se refugia en consecuencia en los ámbitos privados donde puede desplegarse o no”.

 

“La pereza yo no la veo. Es una elección de cómo escribir, de la que me hago cargo y trato de mejorar en la medida que escribo. Mi último libro es Kadish y habrán advertido que no llega a las 70 páginas. Tengo que agradecer al editor de Planeta que me la publique”.

 

“A David Viñas le debe haber estallado el corazón porque la dictadura le mató dos hijos cuando estaba en el exilio. Sin embargo, retornó y escribió. Hay que ubicarlo entre esa reducida falange de escritores argentinos que todavía el mundo puede reivindicar”.

 
Articulo publicado en
Noviembre / 2011

Boletín Topía

Artículos recientes

Ultimas Revistas

Ediciones recientes

Tapa del libro "Psicoanálisis en la revolución de octubre"
Enrique Carpintero (Compilador), Eduardo Grüner, Alejandro Vainer, Hernán Scorofitz, Juan Carlos Volnovich, Juan Duarte, Lev Vygotski, Alexander Luria