Dos poemas de Vicente Zito Lema | Topía

Top Menu

Dos poemas de Vicente Zito Lema

 

DESAPARECIDOS

 

Ese   hombre esa mujer no tienen rostro

No tienen nombre (no son más que la cresta

de una mar de ventura y nueva

que penetra en la frontera de piedra

apenas espuma

que con los vientos regios

siempre vuelve)

Un grito se alza en la noche brilla

en la espesura del silencio decae

fugaz

Después la sorpresa que abate la resistencia

sin milagro el tamaño

de la herida

por el suelo ropas / fotos / libros rotos

una cartera vacía

El coche avanza por la calle impune

nadie lo detiene

todos saben

Ese hombre esa mujer atados traspiran mucho

respiran mal

la pesadumbre el miedo

se ahogan

tiemblan

En ese mismo momento sucede

en el mundo la belleza

encuentros fortuitos / deseados / los instante

perpetuos de la vida

Una niña en la puerta de su casa dice adiós

la gota de lluvia choca contra sus labios

hay un estallido de luciérnagas salvajes

hay un desierto de esmeraldas fundidas

Y de pronto la gran estrella polar la cruz del sur  

al oeste la vía láctea

toneladas de arena incandescente

el pequeño universo que un rayo de luz

recorre en 300.000 años

Todo el cielo es una sinfonía de promesas

Pero ese hombre esa mujer no tienen rostro

ni ojos ni oídos para las glorias

Se abre una puerta

A sus espaldas queda la ciudad del corazón dormido

Una ciudad vencida

Los secretos del crimen del

horror se repiten en voz muy baja

Pero ellos

ese hombre esa mujer ya desnudos

los escuchan

vienen del techo del piso de las

paredes

están a su lado

crecen como flores negras malditas

como hongos pestilentes crecen

Los escuchan ¿son humanos?

¿Son humanos esos juramentos fieles de más dolor y

esas risas que les responden? (¿qué perversa alegría

qué perturbada detención de la historia

ocurre tras esas risas?)

Y ahora el frío y ahora la ebriedad

de una mala sentencia cumplida lentamente

día a día

sobre sus carnes abiertas (¡Y qué del alma! ¡Qué

de esa inocencia primera que fue quebrada!)

Ese hombre esa mujer sin fuerzas sin aliento casi

la venda que los cubre el piso que los recoge

su orín su fecalidad la oscuridad tremenda

ellos sueñan

Ese hombre esa mujer cualquiera de nosotros

ni vivos ni muertos

ni cielo ni tierra

ni siquiera oasis

apenas la precariedad del recuerdo

Una gaviota levanta vuelo en alba brumosa

El aire se agita pero vuelve a ser eterno

Ese hombre esa mujer esperan.

 

Vicente Zito Lema

Escrito en el exilio en 1978

 

 

A 30 años del horror

del Terror del Estado

 

El arte no olvida, tampoco perdona: crea la mañana.

 

I            El arte frente a la muerte

 

La materia del arte es el recuerdo...

El destino del arte es nombrar con belleza

            lo que vivirá mañana sin olvidos...

 

El principio de la muerte

es el olvido de la vida...

El arte trae el mañana, crea con el sueño

            la materia...

La muerte no sirve para la vida,

            la muerte es apenas muerte...

Pobrecita la vida ante tanta muerte...

¡Que el arte no cubra con belleza

            el olvido de la vida...!

...La materia del arte es el recuerdo...

El sentido del recuerdo

            es provocar la belleza de la vida...

 

II          El arte frente al olvido

 

El horror del Terror.

La noche sin estrellas en el llanto del niño...

El silencio de Dios es un principio

            para el lenguaje del arte...

...El grito de la muerte ante el silencio de Dios

            en la noche sin estrellas

en el llanto del niño

            es el principio del arte

            es la necesidad de la creación

            frente al horror del Terror

            en la noche sin estrellas...

            en la mañana sin olvidos...

 

III         El arte frente al horror

 

Para que haya horror, antes estuvo el Terror...

El Terror retorna cuando se entierran

            los recuerdos del horror...

(Es un entierro sin piedad / es un entierro sin entierro...)

El horror padecido vive en las huellas del dolor...

El Terror cometido resucita en el silencio

            con que se entierra el grito...

La materia del arte es el recuerdo...

La materia del horror es el miedo

            para vivir la vida...

 

...La vida se merece vivida en la Justicia

La Justicia no es la ley sin pasiones

Es la pasión por la Justicia que vive la vida

            sin terror / ni horror

Son las pasiones felices alejando las nubes oscuras

            en los cielos de los olvidos

Mientras la belleza nos abre

            las puertas del mundo...

 

IV         El arte frente a la humillación de la vida

 

El arte no detiene la mano

            de quien humilla la vida...

Pero sí impide que la humillación de la vida

            se convierta en la misma vida...

En un puerto de pesadilla

            para el viaje por el río de las pesadillas...

 

El arte no detiene la mano

            de quien humilla la vida...

Pero sí impide que el rostro sin rostro

            de la muerte que nos humilla

Sea nuestro rostro en un espejo de profecías

            tan natural como eterno...

 

El arte no detiene la mano

            de quien humilla la vida...

Pero sí da conciencia del tamaño de la herida

            y del porqué de semejante herida...

El arte nos recuerda la humillación y la herida

El arte es un lenguaje para el anuncio

            de la vida

            sin herida y sin humillación...

 

Así como el arte no detiene la mano

Del Terror en el Poder que corta con Horror

            el hilo de la vida...

Así tampoco el arte esconde con lágrimas de belleza

su impotencia...

Ni exalta la muerte con belleza...

Ni perdona con belleza al asesino...

La materia del arte es el recuerdo...

El principio de la vida es el castigo de la muerte...

La muerte no es belleza...

La muerte no es amor...

La muerte es sólo muerte en el camino de la vida...

 

V          El arte frente a la conciencia de la vida

 

Cuando el Poder provoca el Terror...

Entra en acción la conciencia del mal...

La conciencia del mal desnuda su llanto frente a un olvido sin belleza...

Donde los muertos miran la muerte con sus ojos

            bien secos...

 

El arte despierta en el ser la conciencia de la belleza...

La belleza tiene conciencia de cuando no hay belleza...

Como los niños toman conciencia de los sueños

            en la cruel realidad...

La belleza que abre sus ojos ante el rostro del horror...

La conciencia de la belleza es la resistencia

            ante el Terror...

El arte es el sueño hecho materia...

Mientras el horror toma conciencia del Terror...
Tanto oscuridad nos provoca el deseo de la luz...

La luz en la no luz es más luz...

 

VI         El arte frente al deseo del mañana

 

La conciencia del bien funda la vida como humanidad...

La necesidad de la belleza funda la vida como deseo...

El deseo funda la conciencia como belleza...

La materia del arte es el recuerdo...

La esencia del recuerdo da nacimiento al devenir...

 

La vida es el principio de la vida...

La belleza es el fin de la belleza...

En los escondrijos de la belleza anida la verdad...

La verdad de la belleza brilla en la vida sin olvidos...

 

De la necesidad de los artistas nace el arte...

De la necesidad de los recuerdos nace la mañana...

He aquí el sentido de lo escrito:

            Que una muchedumbre de gozo, alzada,

            entierre el horror en soledad

            que fue el ayer...

 

Vicente Zito Lema / marzo de 2006

Temas: 
 
Articulo publicado en
Abril / 2006

Boletín Topía

Ultimas Revistas

Ediciones recientes

Tapa del libro "Psicoanálisis en la revolución de octubre"
Enrique Carpintero (Compilador), Eduardo Grüner, Alejandro Vainer, Hernán Scorofitz, Juan Carlos Volnovich, Juan Duarte, Lev Vygotski, Alexander Luria