El origen socialista del 8 de marzo | Topía

Top Menu

El origen socialista del 8 de marzo

 

Reproducimos el artículo publicado en 2017 en el sitio Prensa Obrera sobre los orígenes del 8 de Marzo como día internacional de la Mujer Trabajadora.

El Día Internacional de la Mujer Trabajadora tiene sus orígenes en el movimiento internacional de mujeres socialistas de finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX, que intervino en la construcción de los primeros partidos socialistas, en las fábricas textiles y en los movimientos de mujeres sufragistas.

Las socialdemócratas norteamericanas e inglesas fueron las que intervinieron en mayor medida en el movimiento sufragista. Este movimiento de mujeres, luchaba por el voto femenino desde mediados del siglo XIX. El movimiento sufragista es considerado por muchos historiadores como la Primera Oleada de lucha por derechos civiles femeninos. En Estados Unidos el movimiento surgió en el proceso de lucha contra la esclavitud y la instalación de la República. En Europa nace también como una expresión de burguesía femenina que reclamaba ser incorporada a la democracia.

En general las sufragistas burguesas, no exigían más que derechos igualitarios en relación al voto. Con la convicción de que si votaban podían cambiar las leyes e incluso las instituciones. Las revolucionarias, por el contrario sostenían, que solo cambiando el orden social y aboliendo al capitalismo como relación social, la mujer trabajadora podría liberarse de la opresión que sufre en el régimen capitalista. El problema de la mujer se planteo para muchos como un problema clasista, para los trabajadores se trataba de ampliar los derechos civiles de la clase obrera y para la burguesía esto era algo que no se iba a aceptar fácilmente, en palabras de Alexandra Kollontai en 1920: “La cuestión de la igualdad de la mujer, y la cuestión de si las mujeres tomarán parte en el gobierno al lado de los hombres estaba siendo objeto de acalorados debates. La clase obrera en todos los países capitalistas luchó por los derechos de las mujeres trabajadoras: la burguesía no quiso aceptar esos derechos. No estaba en el interés de la burguesía fortalecer el voto de la clase obrera en el parlamento; y en todos los países impidieron  la aprobación de leyes que daban derechos a las obreras.” (El día Internacional de la Mujer, 1920).

La Primera Conferencia Internacional de Mujeres

En el año 1907 se realiza la Primera Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, en Stuttgart, Alemania, con la presencia de destacadas socialistas como Clara Zetnik, Rosa Luxemburgo y Alexandra Kollontai. La conferencia aprobó entre sus principales resoluciones que “Todos los partidos socialistas del mundo deben luchar por el sufragio femenino” y elaboró una estrategia política para acercar a las obreras al Partido Socialista, en una etapa de enorme agitación por la reducción de la jornada laboral y por el derecho a la sindicalización.

“En 1908, La Federación de los Clubes de Mujeres de Chicago toma la iniciativa, autónoma, no conectada oficialmente al Partido Socialista, de organizar un Woman´s Day, en un teatro de la ciudad. Fue el domingo, 3 de mayo de 1908. Los debates tenían dos puntos del orden del día: 1. La educación de la clase trabajadora. 2. La mujer y el Partido Socialista.” (Gianotti: 2004).

El primer día de la Mujer en ser asumido por el Partido Socialista de Estados Unidos fue el 28 de febrero del año siguiente, en Nueva York. Ese 28 de febrero de 1909, fue para las socialistas, el primer Día de la Mujer, en el que se organizaron importantes manifestaciones y mítines para demandar por las reivindicaciones de las mujeres trabajadoras. La iniciativa de organizar un día para las manifestaciones y debates sobre los reclamos de las trabajadoras, les corresponde entonces a las obreras norteamericanas. En otras ciudades como Chicago, el día fue celebrado en otra fecha.

El objetivo del Woman´s day convocado por el Comité Nacional de la Mujer del Partido Socialista Americano “era obtener el derecho de voto y abolir la esclavitud sexual.” (Gianotti, ídem). 

La Segunda Conferencia Internacional de Mujeres

La iniciativa de fijar un día de lucha por los derechos de la Mujer Trabajadora de todos los partidos socialdemócratas, partió sin dudas de las obreras del Partido Socialista de Estados Unidos (SWP), sus delegadas llevaron esta propuesta a la 2da Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, que se celebró el 25 y 26 de Agosto de 1910 en Copenhague, Dinamarca. Clara Zetkin, fue quien propuso finalmente tomar la iniciativa de las obreras americanas y desarrollarla en todo el mundo.

El Partido Socialista Americano venía de organizar el Woman´s Day (en el que participaron de su organización las obreras textiles de la huelga que se desarrolló a comienzos de ese año, por la reducción de la jornada laboral y mejoras en las condiciones de trabajo), que quedó en la historia con el nombre de "La Insurrección de las 20 mil".

“Los trabajadores estaban conmocionados por los dos meses de huelga de las costureras de la textil Triangle de Nueva York, porque a pesar de los carneros armados y la represión –600 detenidos–, miles de obreras de otras fábricas y hasta un sector de las sufragistas fortalecieron los piquetes. Movilizaciones de más de 10.000 mujeres sacudían Nueva York.” (Olga Cristóbal: 2010). La huelga se levantó el 15 de febrero de 1910 con un triunfo parcial, y muchas costureras se sumaron a la organización del Woman´s day junto con el Partido Socialista Americano.

La 2da Conferencia discutió la cuestión de la guerra y llamó a las obreras a luchar contra el militarismo y el chauvinismo. Consolidó un programa integral de defensa de la trabajadora embarazada y madre, “sean sus hijos legítimos o naturales”. Señaló que “la maternidad debe ser reconocida como una función social, con independencia del Estado civil y las formas que asume la familia”. Exigió la revisión de las leyes sobre el infanticidio, “cometido principalmente por madres que han sido abandonados a su suerte”.

Declaró la guerra contra la influencia religiosa y contra “las mafias que trafican con carne humana”, las redes de explotación sexual.  La lucha por la igualdad política –el derecho al voto–, considerada como parte de la lucha global de la clase obrera, fue el punto clave de delimitación del sufragismo burgués.

Zetkin cuestionó la cooperación entre el socialismo inglés con las sufragistas burguesas -quienes defendían el voto calificado-; la Conferencia votó: “El movimiento de las mujeres socialistas rechaza el voto calificado y lo considera una falsificación y un insulto a cualquier principio de igualdad política. Luchamos por la única expresión admisible de este principio: sufragio universal para todas las mayores de edad sin títulos de propiedad, impuestos, educación o cualquier otra cuestión que impida a las integrantes de la clase obrera hacer uso de sus derechos civiles. El movimiento socialista de la mujer no encara su lucha junto con los movimientos burgueses de la mujer sino en estrecha colaboración con los partidos socialistas, que defienden los derechos electorales sin distinción de sexo”. (Kollontai, en Cristóbal: 2010).

Las sufragistas por su parte, en el comienzo de la primera Guerra Mundial entraron en una tregua con los Estados en guerra, volcándose a favor de las burguesías nacionales, entregándose al chovinismo que criticó la 2da Conferencia de Mujeres Socialistas en Copenhague. Olga Cristóbal sostiene que las sufragistas burguesas pensaban en ese momento que si demostraban su “utilidad” al Estado, podían conseguir el derecho al voto. Decidieron oponerse como enemigas a las  mujeres de los estados enfrentados en la guerra.

Las primeras celebraciones internacionales

El primer Día Internacional de la Mujer Trabajadora se celebró el 19 de marzo de 1911, y fue seguido en Austria, Alemania, Dinamarca y gran parte de Europa. En Italia y otros países europeos se realizó otros días ya que la Conferencia no fijó una fecha en particular, cada país o mejor dicho, cada sección de la social democracia afectó un día particular para ello. En los Estados Unidos, la tradición de realizar el Día de la Mujer en el último domingo de febrero se repitió durante varios años más.

Según Kollontai, la elección del 19 de marzo no fue casual: “Nuestras camaradas alemanas escogieron el día debido a la importancia histórica para el proletariado alemán. El 19 de marzo en el año de la revolución de 1848, el rey de Prusia reconoció por primera vez la fuerza del pueblo armado y cedió ante la amenaza de una insurrección proletaria. Entre las muchas promesas que hizo, que luego no cumplió, fue la introducción del voto de la mujer.” (En El Día Internacional de la Mujer).

En Europa y los Estados Unidos, el éxito de la jornada colmó todas las expectativas. En Alemania más de 30 mil mujeres se manifestaron, la policía intentaría dispersar las manifestaciones retirando las pancartas de las manifestantes, quienes según relata Kollontai, se mantuvieron firmes en la decisión de manifestarse. La refriega y la represión fueron evitadas gracias a la intervención de los diputados obreros presentes en las manifestaciones.

En las ciudades más pequeñas se realizaron mítines y debates, “después de cada Día de la Mujer Proletaria, muchas mujeres se unieron a los partidos socialistas y los sindicatos crecieron. Las organizaciones mejoraron y la consciencia política se desarrolló” (Kollontai: 1920). Pero además la organización del Día Internacional de la Mujer Trabajadora fortaleció la unidad internacional de la clase obrera. En Europa se intercambiaban oradoras entre los secciones del partido que participaban, luchando fundamentalmente contra la guerra y el chovinismo.

En los Estados Unidos, mientras tanto, el 25 de marzo de 1911, un incendio destruyó gran parte de la fábrica textil Triangle. No había salidas de emergencia. Los bomberos encontraron varias puertas con candados y rejas. Murieron 146 trabajadoras; la mayoría, inmigrantes de origen judío e italianas.

Cientos de miles acompañaron el imponente funeral. El periódico América dijo: “Cuando la manifestación llegó a Washington Square, a la vista del edificio Asch (sede de la fábrica), las mujeres rompieron en llanto. Un largo y doloroso llanto, la unión de miles de voces, una especie de trueno humano en una tormenta primordial, un lamento que era la expresión más impresionante de dolor humano que jamás se haya oído en la ciudad”.  Los dueños de la Triangle fueron absueltos por la Justicia (Cristóbal: 2010).

8 de marzo de 1917, comienza la Revolución Rusa

Entre las socialistas rusas, Alexandra Kollontai fue una de las pioneras en la organización de la mujer, ya en 1906 organizaba Clubes de Mujeres en San Petersburgo, tuvo un destacado papel en la organización del primer Día de la Mujer en Rusia, que bajo la opresión del zarismo fue conmemorado el 3 de marzo de 1913.

Ese mismo año (1913), el periódico del partido, Pradva, destinaba una página a la lucha de la Mujer trabajadora y en 1914, saca un periódico destinado a las trabajadoras Rabotnista (Obrera).

En Petrogrado, las militantes del partido organizaron un foro sobre “La cuestión de la mujer”, en la Bolsa de Valores de Kalashaikovsky. La entrada tenía un valor de 5 kopecks. Era una reunión ilegal pero la sala estaba completamente llena. Los miembros del partido hablaron. Apenas había terminado el mitin, cuando la policía, intervino y arrestó a muchos de los oradores, que fueron llevados a las prisiones zaristas e incluso deportados a Siberia (Kollontai: 1920).

En 1914, bajo la consigna: “Por el voto a las mujeres que trabajan”, el partido había conseguido un mejor nivel de organización para celebrar el día de la mujer, e incluso ya salía el periódico Rabotnista, sin embargo todas las organizadoras del Día de la Mujer cayeron presas y no hubo manifestación.

En plena Guerra Mundial, en 1917, las socialistas rusas organizaron el Día de la Mujer el 23 de febrero, por el calendario juliano. En el calendario occidental, la fecha correspondía al 8 de marzo. Fue ese día el que explotó la huelga de las tejedoras y modistas de Petrogrado.

“A nadie se le pasó por la mente que pudiera convertirse en el primer día de la revolución. Ninguna organización hizo un llamamiento a la huelga para ese día. La organización bolchevique más combativa de todas, el Comité de la barriada obrera de Viborg, aconsejó que no se fuese a la huelga” (León Trotsky en Historia de la Revolución Rusa). Sin embargo, “al día siguiente, haciendo caso omiso de sus instrucciones, se declararon en huelga las obreras de algunas fábricas textiles y enviaron delegadas a los metalúrgicos pidiéndoles que secundarán el movimiento”. La huelga general de las mujeres contra la guerra y la carestía fue el comienzo de la Revolución de Febrero y el fin del zarismo. (León Trotsky en Historia de la Revolución Rusa).

En 1921, en Moscú, La Ira Conferencia de Mujeres Comunistas fijó el 8 de marzo como fecha unificada en honor a las obreras de Petrogrado. El 8 de marzo paso a ser además de un día de lucha de la clase obrera, un día de celebración de la revolución proletaria que puso en pie las reivindicaciones del movimiento de mujeres socialistas.

El “relato” de la Fábrica Cotton

En los últimos años de la década del 20 y sobre todo, durante los años 30, el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, se perderá en la tormenta que se abatió sobre el mundo. El ascenso del nazismo en Alemania, el triunfo del estalinismo en la URSS, la persecución a la oposición de izquierda, el declive de la socialdemocracia en Europa junto a  la tragedia de la 2ª Guerra Mundial, entierran las manifestaciones del Día de la Mujer Trabajadora.

Luego de la Segunda Guerra Mundial, la organización del 8 de Marzo es retomada en los países comunistas con la intención de edificar el régimen y dar loas a los líderes comunistas.

La primera mención que relaciona el origen del 8 de marzo a una huelga desarrollada en una fábrica de nombre Cotton en New York en 1857, -sin ninguno de los detalles que serán añadidos posteriormente-, aparece por primera vez en el periódico L´Humanité del Partido Comunista Francés, en la víspera del 8 de Marzo de 1955.

En 1966, La Federación de las Mujeres Comunistas de Alemania informó de la historia del origen del Día de la Mujer en conmemoración a la tragedia de la Cotton, enriquecida con el martirio de 129 mujeres quemadas vivas por la patronal el 8 de  Marzo de 1857. Todo esto fue hecho de forma confusa, mezclando hechos con fantasías, “con cada cuentista escribiendo e inventando fechas y detalles” (Gianotti ídem). El “relato encubridor” del origen socialista del 8 de marzo estaba en marcha.

A finales de los años 60 en lo que varios historiadores consideran la 2da Oleada Feminista, la organización del Día de La Mujer vuelve a tener trascendencia. Es el momento del segundo levantamiento revolucionario del proletariado francés del siglo XX- el Mayo Francés-, y el momento de los levantamientos contra las burocracias comunistas -la Primavera de Praga-. Sin embargo en este lapso de tiempo, el marco del 8 de marzo, fecha de la huelga de las obreras de Petrogrado de 1917, fue silenciado. Tanto el estalinismo, como la socialdemocracia reformista y el imperialismo, no tenían ningún interés en desarrollar la sola idea de unir a los movimientos de mujeres con la Revolución Rusa.

A mediados de la década del ’70, el imperialismo intensificó su cooptación sobre el movimiento feminista. La ONU declara en el año 1975 "la década de la Mujer", y a partir de 1977 la UNESCO declara al 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer, y todos sus países miembros “celebran” el día de “todas las mujeres”. A partir de aquí, la ONU y todos sus organismos dieron vida durante años a la falsificación de los orígenes del 8 de marzo.

La consecuencia política lógica del encubrimiento del origen socialista del Día de la Mujer se traduce en la organización policlasista de las organizaciones de mujeres y feministas y a generar expectativas en la democracia y el régimen capitalista durante todo este periodo, hasta llegar a la transformación de varias de las organizaciones feministas en ONG´s y organizaciones para estatales, con varios de sus cuadros cooptados no solo por los organismos de la ONU sino también por los estados nacionales. 

A partir de 1980 ya estaba ampliamente extendida como verdadera la historia de las obreras de Cotton y su huelga. Aparecerá en esa época hasta un paño de memoria color lila, el que las mujeres estarían tejiendo antes de la huelga. De aquella huelga e incendio del que no se tienen registros históricos.

El color lila de todas maneras había sido usado también por las feministas de los años 60. Gianotti (2004) entiende que la elección del lila o anteriormente del verde como los colores de la lucha de las mujeres, apuntaban más bien a desechar de las manifestaciones y reuniones, el rojo de las revolucionarias.

Un Día de Lucha contra el capital

El Día de la Mujer nació como un día de lucha contra el capital, de organización por las reivindicaciones pendientes de las trabajadoras, que son también las reivindicaciones de la clase obrera toda. Los esfuerzos del estalinismo durante la guerra fría de colocar el 8 de marzo como la conmemoración de una huelga que nunca existió, fue sin dudas para ocultar su origen revolucionario frente a los levantamientos contra la burocracia en los estados obreros. Los esfuerzos combinados del imperialismo y la burguesía por convertirlo en “el día de todas las mujeres”, son los esfuerzos para transformarlo en un día de conciliación de clases en nombre del género, una falsificación histórica que debilita la lucha de todos los explotados.

Cronología

1900-1907. Movimiento de las Sufragistas por el voto femenino en los EUA e Inglaterra.

1907. En Stuttgart, se realiza a 1 ª Conferencia de la Internacional Socialista con la presencia de Clara Zetkin, Rosa Luxemburgo y Alexandra Kollontai. Una de las principales resoluciones: "Todos los partidos socialistas del mundo deben luchar por el sufragio femenino."

1908. En Chicago (EUA), el día 3 de mayo, es celebrado, por primera vez, el Woman´s Day. La convocatoria es hecha por la Federación Autónoma de Mujeres.

1909. Nuevamente en Chicago, pero con nueva fecha, último domingo de febrero, se realiza el Woman's Day. El Partido Socialista Americano toma el frente.

1910.

La tercera edición del Woman's Day se hace en Chicago y Nueva York, convocado por el Partido Socialista, en el último domingo de febrero.

En Nueva York, gran participación de obreras debido a una huelga que paralizaba las fábricas de tejido de la ciudad. De los treinta mil huelguistas, un 80% eran mujeres. Esa huelga duró tres meses y acabó el día 15/02, víspera del Woman's Day.

En mayo, el Congreso del Partido Socialista Americano delibera que las delegadas al Congreso de la Internacional, que sería realizado en Copenhague, en Dinamarca, en agosto, defiendan que la Internacional asuma el Día Internacional de la Mujer.
"Y Este debe ser conmemorado en el mundo entero, en el último domingo de febrero, a ejemplo del que ya acontecía en los EUA".

En agosto, la 2 ª Conferencia Internacional de la Mujer Socialista, realizada dos días antes del Congreso, delibera que: "Las mujeres socialistas de todas las nacionalidades organizarán (...) un día de las mujeres específico, cuyo principal objetivo será la promoción del derecho al voto para las mujeres". No se define una fecha específica.

1911.

Durante una nueva huelga de tejedoras y tejedores, en Nueva York, mueren 134 huelguistas, a causa de un incendio debido a pésimas condiciones de seguridad.

En Alemania, Clara Zetkin lidera las conmemoraciones del Día de la Mujer, el 19 de marzo. (Alexandra *Kollontai dice que fue para conmemorar un levantamiento, en Prússia, en 1848, cuando el rey prometió a las mujeres el derecho al voto).

En Estados Unidos, el Día de la Mujer es conmemorado el 26/02 y en Suecia, en 1º de Mayo.

1912. En Estados Unidos, el Día de la Mujer es conmemorado en 25/02.

1912 y 1913. En Alemania, el Día de la Mujer es conmemorado en 19/3.

1913. En Rusia es conmemorado, por primera vez, el Día de la Mujer, en 3/3.

1914. Por primera vez, la Secretaría Internacional de la Mujer Socialista, dirigida por Clara Zetkin, indica una fecha única para la conmemoración del Día de la Mujer: 8 de Marzo. No hay explicación sobre el porqué de la fecha.

La orientación fue seguida en Alemania, Suecia y Dinamarca.

En Estados Unidos, el Día de la Mujer fue conmemorado en 19/03.

1917. El día 8 de Marzo de 1917 (27 de febrero en el calendario ruso) estalla una huelga de las tejedoras de San Petersburgo. Esta huelga genera una gran manifestación y da inicio a la Revolución Rusa.

1918. Alexandra Kollontai lidera, en 8/3, las conmemoraciones por el Día Internacional de la Mujer, en Moscú, y consagra el 8/3 en recuerdo a la huelga del año anterior, en San Petersburgo.

1921. La Conferencia de las Mujeres Comunistas aprueba, en la 3ª Internacional, la conmemoración del Día Internacional Comunista de las Mujeres y decreta que, a partir de 1922, será celebrado oficialmente el 8 de Marzo.

1955. Día 5/3 , L´Humanité, periódico del PCF, habla por primera vez de la huelga de 1857, en Nueva York. No habla de la muerte de las 129 quemadas vivas.

1966. La Federación de las Mujeres Comunistas de Alemania Oriental retoma el Día Internacional de las Mujeres y, por primera vez, cuenta la versión de las 129 mujeres quemadas vivas.

1969. En Estados Unidos, el movimiento feminista gana fuerza. En Berkley, es retomada la conmemoración del Día Internacional de la Mujer.

1970. El periódico feminista Periódico de la Liberación, en Baltimore, en los EUA consolida la versión del mito de 1857.

1975. La ONU decreta, 75-85, la Década de la Mujer.

1977. La Unesco declara la fecha 8/3 como Día de la Mujer y repite la versión de las 129 mujeres quemadas vivas.

1978. El alcalde de Nueva York decreta día de fiesta, en el municipio, el día 8 de Marzo, en homenaje a las 129 mujeres quemadas vivas.

Este artículo reproducido por Topía fue originalmente publicado en el sitio PrensaObrera.org el 8 de marzo de 2017... Enlace al artículo original --> http://www.po.org.ar/prensaObrera/online/mujer/el-origen-socialista-del-...

Temas: 
 
Articulo publicado en
Marzo / 2018

Boletín Topía

Artículos recientes

Ultimas Revistas

Ediciones recientes

Tapa del libro "Psicoanálisis en la revolución de octubre"
Enrique Carpintero (Compilador), Eduardo Grüner, Alejandro Vainer, Hernán Scorofitz, Juan Carlos Volnovich, Juan Duarte, Lev Vygotski, Alexander Luria