MELINDRA, LA MADRINA Y LAS MANDARINAS | Topía

Top Menu

Title

MELINDRA, LA MADRINA Y LAS MANDARINAS

 

Melindra, la madrina y las mandarinas                                   Irene Tolkachier

 

-¡Ay madre¡ ¿Dónde habrás puesto los visones?

La vieja Paulina, arrastrando  las chancletas se asomó por la puerta de la habitación de Melindra, preguntándose que le ocurría  a su hija.

-         Madre, madre, no hallo los visones.

-         ¿Qué decís, las colas negras esas? No  sé por ahí deben estar, me parece que las puse con naftalina, del año pasado que no las usas.

-         Si, cuando vino el excelentísimo señor  Jefe de Gobierno a dar por inauguradas  las obras que..

-         Ah, lo del baño nuevo, sí, me acuerdo.

-         En breves instantes  pasará el chofer a recogerme y debo  apresurarme.

-         ¿Llamaste  a un remis?  .-Seguro que cobró, pensó Paulina.

-         Entretanto buscas  las pieles, yo repasaré  la alocución que he de pronunciar  …” la desinteresada obra  que con grandeza nuestras autoridades han tenido  la deferencia  de…

-         ¿Qué festejan, che?

-         Madre, no interrumpas, hazme el favor…”enalteciendo nuestra institución con su destacada presencia…

-         Mmm... apesta el olor que tiene esto, ¡las encontré¡

-         Permíteme, debes airearlas…tal vez abrevie, veinticinco hojas el año pasado, con veinte estará bien…”  presencia  que en ésta oportunidad…”.

-         Melindra, teléfono.

-         Aló, si, preparándome para el evento, sí, el champagne. Si, doce copas, el  bufe´frua  estará  a las once, no,  nada más, adío…”y  en este  solemne acto impondremos  el nombre de nuestra madrina: Conchita  Rosales Almidona y Pitoastegui…Deberíamos haber previsto cinta de pegar…los niños tan propensos  a  importunar, a reírse por nada…otra vez el teléfono…

-         ¿Olguita?, Si, ah  faltaba eso, bien, cien mandarinas, si, una para cada uno, ¿las cáscaras, ah, ¿pueden escupir las semillas?. Las repartiremos  cuando las autoridades se retiren del establecimiento.

Melindra, parada frente al ropero se acomoda los bucles,  y con un gesto tan solemne como su discurso, envuelve el cuello con la estola, mira satisfecha cómo cuelgan  las colitas sobre su pecho, entre ellas asoma  redonda la escarapela. Destaca blanco, el guardapolvo

Paulina la acompaña hasta la puerta, ahora arrastra el changuito de las compras, murmurando: - no sé para que gasta en remis si la escuela le queda a dos cuadras.

La mañana comienza en Barracas, olor a basura, vestigio que perdura  de  lo que  fue una curtiembre. Charcos, perros hambrientos, algún fugitivo flaco y rotoso huyendo del cercano hospicio, ponen “el marco adecuado  a la presencia del excelentísimo  Sr. Ministro de Educación  y su comitiva, que descubrirá la placa  que conmemora el centésimocuadragésimonoveno natalicio de quien fuera la  madrina benefactora de... y en la cabeza dorada  de  Melindra suenan aplausos, mientras que cien pares de ojos devoran la única comida del día, las mandarinas, que esperan bajo el palco oficial la partida de  “los ilustres visitantes”.

Autores: 
 
Articulo publicado en
Septiembre / 2009

Ediciones recientes

Ultimas Revistas

Imagen Tapa de Revista Topía #100 - El fin de una época - Abril/2024
Abril / 2024
Revista Topia #99 - El derrumbe del Yo - Noviembre 2023
Noviembre / 2023