ENTREVISTA A SANDRA RODRIGUEZ, ESPOSA DE CARLOS FUENTEALBA | Topía

Top Menu

ENTREVISTA A SANDRA RODRIGUEZ, ESPOSA DE CARLOS FUENTEALBA

 
“A MI ME DESESPERO LA SIGNIFICACION SOCIAL DE LA MUERTE DE CARLOS”

Realizada por Mario Hernández en el programa radial “El Reloj” que se emitió por FM Flores (90.7) el lunes 5 de octubre.

-ER: El programa pasado nos despedimos rápidamente para llegar al Colegio Mariano Acosta porque Sandra Rodríguez, esposa de Carlos Fuentealba, estaba visitando esa institución educativa donde el Centro de Estudiantes organizó un homenaje al maestro asesinado el 4 de abril del 2007. Allí tuvimos la oportunidad de dialogar personalmente con Sandra y le propusimos grabar una entrevista pero ella gentilmente nos sugirió comunicarnos telefónicamente una vez llegada a Neuquén.

-SR: ¿Cómo estás, Mario?

-ER: Muy bien, imaginando cómo habrá sido ayer la presentación del CD “Expresiones de lucha y justicia por Carlos Fuentealba” en el Teatro Español de Neuquén.

-SR: Realmente fue muy emocionante. Hubo muchísima gente, es un teatro habilitado para 800 personas y estaba la sala llena. Realmente fue muy lindo ver que tanta gente se acercaba después de 2 años y medio del fusilamiento de Carlos con la misma fuerza que todos los días 4 de cada mes se manifiesta en Neuquén pidiendo justicia completa, es decir, llegar a los responsables políticos del asesinato de Carlos.

-ER: ¿Cuál fue la idea de editar este CD?

-SR: En principio editar las canciones de músicos del país en referencia a Carlos que llegaron a mis manos durante el año 2007, por ejemplo, el caso de Beatriz Villar que la trajo en mano hasta mi casa, una maestra que se dedica a hacer música, una mujer que padece Mal de Parkinson y que ayer nos acompañó. Sumamente emocionada porque es la primera vez que nos encontramos desde mayo del 2007 y en el teatro con esa canción que ella me trajo en mano. Todo fue muy emocionante. Para quienes formamos la Comisión Carlos Presente (CO.CA.PRE), todos maestros, era difícil poner en escena más de 17 músicos que participaron ayer. Tuvimos la presencia de músicos de Mendoza, de Agustín Linardi que es de San Miguel (Prov. Buenos Aires), Beatriz Villar es de Lomas de Zamora, casi todos maestros, Gustavo Lubian, también de Buenos Aires, además de otros grupos que son de nuestra zona. La verdad contentos de que hayan participado. Los músicos se fueron deslumbrados con la atención que tuvimos con ellos. Obviamente, a nosotros nos parece que es una cuestión cultural y de militancia, de devolver lo que ellos hicieron con tanto dolor. Así como nosotros salimos a agitar y a luchar, ellos compusieron estas canciones con sentimiento. Era mi obligación devolver eso. Una producción de nivel musical muy buena. No tenemos ninguna otra intencionalidad que seguir con la campaña por juicio y castigo hasta obtener la justicia completa. Todo lo recaudado de la venta del CD será destinado a la financiación de cada una de las actividades de la CO.CA.PRE que funciona en el sindicato docente de Neuquén (ATEN).

-ER: Todos conocen la condena a cadena perpetua del autor material de la muerte de Carlos, el policía Darío Poblete, pero queda una gran deuda en lo que se denomina la causa Fuentealba II que hace a los responsables institucionales que provocaron la muerte de Carlos, en particular la situación del ex gobernador, Jorge Sobisch, ¿en qué estado de encuentra la causa Fuentealba II?

-SR: Este año fue bastante difícil porque en esta causa se ve involucrado el Estado. Igual se han dado pasos importantes. La voluntad estatal era cerrarla, que el único responsable de la muerte de Carlos fuera Darío Poblete. Desde un comienzo yo salí a acusar a Sobisch, producto de una rápida lectura política. Hay una causa similar donde salieron a reprimir a los maestros en Plaza Huincul y Cutral-Có en el 2006, donde Sobisch también planificó la represión. La intención era escarmentar a los docentes, que nunca más salieran a luchar ni cuestionaran la política gubernamental. Además sabemos perfectamente por las pruebas que se dieron en la causa Fuentealba I que hubieron funcionarios y altos jefes policiales como Salazar y Pascuarelli, entre otros, que fueron los jefes policiales encargados de controlar a los 6 grupos especiales que había el día del asesinato de Carlos en Arroyito. Nunca hubo un dispositivo con tanto armamento y organización. Eso fue porque hubo instrucciones precisas que fueron dadas en el momento por el propio gobernador. Esto lo implica en la causa directamente, no indirectamente. Por eso estamos pidiendo que la Legislatura neuquina modifique el artículo 70, o sea, que el querellante pueda investigar por su propia cuenta, no sólo la fiscalía que durante este año intentó desprocesar a los 14 policías implicados. Logramos a través de todos los recursos que presentamos, que el tema se resuelva en el ámbito del Tribunal Superior de Justicia de Neuquén. Esto en cuanto a lo técnico-jurídico. En el ámbito legislativo estamos esperando que se pueda promulgar esta ley a favor de la víctima, del querellante, para saber la verdad de los hechos.

-ER: ¿Cómo se vive en Neuquén el acompañamiento de la población por el reclamo de justicia?

-SR: Personalmente todo esto me demanda mucha intensidad física y psicológica. En el aspecto político estoy muy fortalecida. Carlos me ayudó siempre a pensar de esa forma, a ver la vida desde un punto de vista político y pragmático. ‘Estos son los hechos, esto es lo que hay que hacer’, me decía. Todo eso me anima a pedirle a la gente que lo que uno piensa y desea se puede hacer realidad. No pensar que como hubieron muchísimos casos de impunidad, ésta quede naturalizada, a pesar de muertes e injusticias tan graves. En un país que hubieron 30.000 desaparecidos todos los genocidas debieron ser juzgados en el momento indicado y no 30 años después. Este es un gran dolor para la familia, para las madres y los padres, porque esta justicia tan tardía lo que hace es enfermar mucho, no sólo a la víctima directa sino a la sociedad toda. Creo que en parte mi lucha es tratar que en Nuequén y en todo el país se vea el significado de matar un docente más allá de la persona, del trabajador. El fusilamiento de un maestro, qué mensaje da al país, y encima en democracia. Por eso en el Mariano Acosta hablábamos de la cantidad de escuelas que nos piden jornadas por Carlos, que le ponen su nombre a las bibliotecas. Hace poco nos contaron de una escuelita que levantaron los propios vecinos del barrio y decidieron ponerle el nombre de Carlos. Ojalá los políticos y los gobernantes tuvieran la estatura de parar el mundo y empezar de vuelta porque esto está todo mal. A mí me desesperó la significación social de la muerte de Carlos. Por eso seguimos en la lucha, para revertir esto.

 
Articulo publicado en
Octubre / 2010

Boletín Topía

Ultimas Revistas

Tapa Revista Topía #87 (Noviembre/2019). El derecho a la salud.
Noviembre / 2019
Tapa Revista Topía #85 (Abril/2019). La tentación fascista.
Abril / 2019