Los juegos del niño en la actualidad | Topía

Top Menu

Titulo

Los juegos del niño en la actualidad

 
SU INCIDENCIA EN LA ESTRUCTURACIÓN DEL PSIQUISMO

Homero reportaba que los niños griegos construían castillos de arena, jugaban a las escondidas, saltaban cuerdas, montaban caballitos y remontaban barriletes. Qué diferencias habrá con nuestros niños hoy, que además crían mascotas virtuales, matan, mueren, acumulan y pierden vidas a través de las pantallas y hasta juegan a mejorar récords en atropellar peatones?

Cuáles serán los efectos de los cambios culturales que imprimen los nuevos modos lúdicos y de estimulación a los niños, en la estructuración psíquica? Serán estos cambios observables inmediatamente?

Freud ya en 1909 descubre a través de la observación indirecta de Hans que el juego es una vía privilegiada de abordaje al inconsciente del niño y a sus conflictos reprimidos. En “El creador literario y el fantaseo”, equipara al niño que juega a un poeta que se crea un mundo propio e intenta insertar las cosas de su mundo en un nuevo orden que le agrada.
En “Más allá del principio del placer”, Freud encuentra que el niño no sólo juega lo placentero. El sujeto estructura el Fort-da como dominio de lo displacentero, modo de ligazón de la angustia y de simbolización de pérdida o ausencia.

En estos textos, el juego espontáneo aparece como: a) elaborativo, b) mensaje a un interlocutor,
c) expresión del mundo interno del niño y d) transformación de la pulsión por influencia de la cultura.

El juego como aproximación al inconsciente y al mundo interno adquirió su estatuto definitivo en el psicoanálisis de niños con Melanie Klein, quien le otorga un carácter básicamente sexual y de abreacción. Klein liga la sexualidad con la angustia, en las inhibiciones del juego encuentra interés reprimido.

Winnicott da un vuelco a la concepción del juego , considerándolo una entidad en sí misma con función estructurante, transicional, en la constitución psíquica. La función del ambiente en las primeras etapas de la vida del sujeto es sostener la ilusión , ayudándolo a sobrellevar el impacto de la caída de la omnipotencia y a constituir el objeto real. De esta forma se facilita una adaptación lo más creativa posible. Winnicot contrapone el vivir creador al acatamiento enfermizo de la realidad exterior.

Para Piaget , el juego por excelencia es el juego simbólico, egocéntrico. El niño dispone de un sector de actividad cuya motivación no es la adaptación a lo real sino la asimilación de lo real al yo. El aprendizaje creativo es un interjuego constante entre incorporar lo real externo a esquemas ya existentes y modificar éstos: asimilación y acomodación. Si la renuncia al egocentrismo es precoz, la adaptación exigirá un alto costo emocional y se dificultará el pasaje al pensamiento operatorio, caracterizado por el juego reglado y luego al pensamiento lógico formal.

Podríamos inferir que la elevada intensidad de la estimulación externa demandará más imitación, o sea acomodación, que aprendizaje. Si no hay un nivel óptimo de dificultad, el estímulo no puede ser procesado ni asimilado a esquemas propios.

En la actualidad, los adultos observamos desconcertados la habilidad con la cual niños pequeños aprenden juegos computacionales reglados, contrariando los estadíos planteados por Piaget. Nos preguntamos si la instalación de juegos reglados ("games") precozmente, no implicará anular o debilitar el mundo creado, egocéntrico y transicional del juego simbólico y cuáles serán las consecuencias. En algunos juegos computacionales, los caminos de resolución son preprogramados, con poco espacio para la invención de soluciones nuevas promoviendo la repetición estereotipada y la imitación.

Podríamos inferir que la incursión temprana y exclusiva en este tipo de juegos en detrimento de los espacios lúdicos menos estructurados, llevará al niño a una adaptación del tipo que Winnicott llama acatamiento, alterando la transicionalidad en la constitución psíquica y el desarrollo de la imaginación.

Es innegable que los juegos tecnológicos desarrollan anticipación, tramitación de estímulos simultáneos, programación, habilidades visomotoras y espaciales etc., y es preocupante el riesgo en el desarrollo cognitivo para los niños que por motivos socioculturales, no estén expuestos a ellos. El analfabetismo informático en la infancia podrá llevar a brechas cognitivas irreversibles, restringiemdo el acceso a estudios superiores y al campo laboral.

Cual será entonces la influencia de estos modos lúdicos en la constitución de la subjetividad?

El psicoanálisis nos enseña que el infante humano sólo conoce un mundo investido libidinalmente. Existe consenso, en los distintos autores, acerca del efecto determinante de la inscripción del semejante en los comienzos de la vida.

Piera Aulagnier plantea la actividad de representación como el equivalente psíquico del trabajo de metabolización orgánico que transforma lo “no propio en propio”. La información exterior a la psique es heterogénea y la actividad de representación tiene a su cargo metabolizar los elementos heterogéneos para convertirlos en homogéneos a la estructura de cada sistema.

En momentos de estructuración, los estímulos externos permanentemente heterogéneos tienen un potencial traumatogénico debido a que la capacidad metabolizadora del infans está aún en desarrollo.

El adulto mediatizador del mundo externo y ligador de las mociones pulsionales en los primeros tiempo de la vida, tiene a su cargo sostener la inmadurez afectiva del infans, cuidando sus umbrales perceptivos y homeostáticos . De este modo la información externa, heterogénea, se transformará en “información libidinal”, representable.

La función materna consistirá en preservar los intercambios del bebé tanto con la madre, como con el mundo circundante bajo el dominio del Principio del Placer, constituyendo un yo de placer, como base del entramado psíquico .

Silvia Bleichmar sostiene respecto a las nuevas tecnologías, que la subjetividad se mantendrá invariante mientras los niños sean producto del acoplamiento de dos deseos ajenos, hombre y mujer, situación productora de enigma.

Serían la curiosidad sexual y la pulsión de saber transformados en enigma productor de teorías sexuales infantiles los que asegurarían la subjetividad en los seres humanos ?

Quizás mientras los sitios eróticos, bloqueados, de la Red en Internet , sean los más buscados por los niños, el enigma y la subjetividad mantengan su vigencia.

Los niños hoy se están estructurando en una actividad de representación compleja. El lenguaje informático adquirido en la primera infancia puede pensarse como una bilingualidad necesaria, donde la pulsión epistemofílica, el ansia de descubrimiento y de búsqueda de lo nuevo, se apoya en una subjetividad constituída invariablemente en el interior de un vínculo amoroso con otro humano sexualizante.

Preservar la intimidad de un vínculo significativo constitutivo madre-bebé, piel a piel, inscribirá lo humano sexualizante. La mirada totalizante materna aseguraría el pasaje del autoerotismo al narcisismo. Quizas encontremos que los modos de intercambio entre los niños, dominados por la explosión de los juegos computacionales y tecnológicos afecten el pasaje del narcisismo a la objetalidad.

Debemos discriminar entre un niño que prefiere jugar solo, durante horas a un video game, estancando libido de objeto con riesgo de encapsulamientos narcisistas, de los niños que comparten juegos de pantalla, entre otros, integrándolos en el discurso.

Pablo, de 4 años, dibuja en sesión el sol, la luna y una secuencia de “paisajes naturales” encerrados en una pantalla de computadora, principal fuente de su inspiración. Asocia escenas de rivalidad entre débiles y fuertes con la construcción de la Muralla China que vio en Discovery Channell y elabora la separación de las vacaciones de análisis diciendo que nos podemos comunicar por email.

Umberto Eco, estudia desde 1970 los efectos de la cultura de la imagen en la sociedad de masas y en la singularidad.
La comunicación de una palabra activa en la consciencia todo un campo semántico diferenciado. La imagen posee un funcionamiento inverso, comunica un complejo de emociones y significados, obliga a captar instantáneamente un todo indiviso de significados y de sentimientos indiscernibles, obturando una postura crítica.

Una comunicación para convertirse en experiencia cultural exige una postura crítica. La comunicación visual tiende a colocar al sujeto en un lugar de receptor pasivo, dificultando el juicio crítico, fenómeno que puede llevar a hipnosis, según los expertos en comunicación.

La invasión excesiva de estímulos por vía sensorial y no conceptual tiende a afectar la actividad de representación, no enriquece la imaginación y puede provocar intoxicación. En octubre de 1977, 600 niños fueron hospitalizados en Japón luego de ver un nuevo dibujo animado que por la intensidad de sus efectos especiales producía síntomas similares a una epilepsia.

El auge actual de lo visual y del movimiento en detrimento de lo verbal y conceptual estimulan el hemisferio derecho.

Aníbal Ford relaciona el aumento de las dislexias observadas en los niños con la incapacidad de adoptar un único y fijo punto de vista con respecto a todas las letras y palabras.

El niño disléxico enfoca las letras y palabras desde muchos puntos de vista simultáneamente, a la manera del hemisferio derecho, y no puede articular hipótesis sobre una escritura caracterizada por una única forma correcta. La percepción en tiempos superpuestos, zapping, puede estar en la base de estos fenómenos, considerándolos una transformación y no una patología.

Las nuevas tecnologías y la fugacidad y velocidad de los estímulos nos colocan en un punto de estar .
Kerckhove plantea que la única referencia duradera del yo ya no es su punto de vista, que dejó de pertenecerle, sino su “punto de estar” , en lugar de un punto de ser. La subjetividad actual es fugaz, es necesario que este punto de estar pueda cobrar permanencia como punto de ser para que el sujeto se sostenga.

Esta idea remite a la transicionalidad en la constitución del ser en Winnicott: “Being”, somos estando, como ser siendo. Es probable que los niños sanos de hoy desarrollen subjetividades basadas en un interjuego permanente entre permanencia y cambio, como base del ser, para enfrentarse a la invasión fragmentante de la realidad. Volvemos a la idea de la constitución de un yo que basado en el placer purificado sea capaz de cierta unidad y permanencia, que le permita tolerar lo desagradable, desetructurante, en el plano afectivo. (Green).

En la actualidad, son los expertos en marketing los que se ocupan de los juguetes para los niños.

Los niños son agentes económicos y prescriptores de consumo aún de bienes que no han de utilizar, como un automóvil. Crecer es consumir.

Los especialistas de la publicidad tienen clara consciencia del efecto de la comunicación visual, regida por el hemisferio derecho, donde la emocionalidad indiscriminada arrolla la capacidad conceptual y crítica del niño y lo utiliza con fines de marketing.

Dice Bree que la publicidad dirigida a los niños conjuga el conocimiento del proceso cognitivo y emocional para que el aprendizaje sea eficaz. Si los educadores tuvieran asesores de marketing, no encontraríamos tantos problemas de aprendizaje.

Esta afirmación nos plantea interrogantes: es el objetivo de la publicidad estimular áreas que facilitarían el desarrollo conceptual y la comprensión intelectual compleja o por el contrario, su objetivo es limitar al niño a aprendizajes simplificados y concretos, impregnados de emocionalidad, que lo confinan a ser un consumidor no crítico.

La soledad afectiva de los niños en sociedades altamente tecnologizadas, donde la libidinización de los vínculos está dismiuída puede llevar a déficits identificatorios primarios y secundarios . Estos niños son más proclives a la identificación adhesiva con modelos de televisión, generalmente violentos y con propuestas consumistas masivizantes.

Podrá esto estar en la base de los nuevos modelos de identificación de género y en casos extremos en los asesinatos perpetrados por niños en EEUU?
Bart Simpson le dice compungido a su padre: “Es díficil no hacer caso a la televisión, pasa más tiempo educándonos que tú”

La imaginación radical, dice Castoriadis, hace del ser humano un animal loco, no totalmente programado ni programable, capaz de invención infinita a partir de información que le llega del exterior y también a partir de “nada”. Esta capacidad es demostrada día a día en la actividad científica, intelectual y artística.

Alentemos, entonces, la expectativa “humanamente loca” de que la imaginación radical de los sujetos pensantes de nuestra época, tanto individuos como grupos sociales, encontremos nuevos e impensados modos de articular el dominio indispensable de la tecnología, con mediatizaciones afectivas significativas que lleven a adaptaciones creativas y a vínculos interpersonales profundos y placenteros.

Clara R. de Schejtman
Psicoanalista

 

BIBLIOGRAFIA
Aulagnier, Piera, “La Violencia Interpretación”. Amorrortu. 1977
Benyakar M, Schejtman C, “Salud Mental de los niños en guerras, atentados y desastres naturales” Conferencia internacional: “En en Umbral del Milenio”. Lima Perú, Abril 1998
Bleichmar, Silvia, “La Fundación de lo inconciente” Amorrotu 1994
“Nuevas Tecnologías. Nuevos modos de la subjetividad”. Topía Revista. Abril 1994.
Bree Joel, “Los niños, el consumo y el marketing” Paidos comunicación.
Castoriadis, C. ”Lógica, imaginación, reflexión” El Inconciente y la Ciencia. Amorrortu1993.
Eco, Umberto “Apocalipticos e Integrados” Lumen. 1993.
Ford Anibal, “Navegaciones”. Amorrortu. 1994
Freud S.: ”El creador literario y el fantaseo”
“Analisis de un fobia de un nino de 5 años”
“Más allá del Principio del Placer”
Green A., “Desconocimiento del inconciente ( Ciencia y psicoanalisis).” En el inconciente y la Ciencia. Amorrortu 1993.
Piaget, Jean: “Psicologia del niño” Morata. 1969.
Winnicott. D.: ”Realidad y Juego” Gedisa. 1971
 

 
Articulo publicado en
Marzo / 1999

Boletín Topía

Ultimas Revistas