Plantarse contra la precariedad de la vida | Topía

Top Menu

Titulo

Plantarse contra la precariedad de la vida

 
Columna

“Señor, señora no sea indiferente, que matan a travestis en la cara de la gente”, es una canción que se sintió durante toda la marea verde y que volvió a resonar por estos días. La gran mayoría de la población conformada por mujeres, identidades feminizadas, niñas, niños y adolescentes empeoró sustancialmente su situación con la pandemia, más el arrastre de la crisis económica de los últimos años del macrismo; y particularmente impactó en la población travesti y trans. La precariedad se ve en los índices de violencia y muerte.

La justicia es lenta, por ejemplo, después de cuatro años de espera, este lunes 27 de septiembre inició el juicio por el transfemicidio de Ayelén Gómez. El 12 de agosto de 2017 el cuerpo de la mujer trans asesinada fue hallado en una de las tribunas del Club Lawn Tenis de la capital tucumana. “Entre los principales objetivos de la organización a la que represento está que, además de obtener justicia, el juicio se realice con una perspectiva de género, con una mirada transfeminista. Y que el tribunal tenga en cuenta la realidad que viven las compañeras y entienda la trama de violencias a las que son sometidos cuerpos de las personas trans”, dijo Martín González, abogado de la organización Andhes (Abogados y Abogadas de Derechos Humanos y Estudios Sociales) que representa a la querella para agencia Presentes.

La perspectiva transfeminista es algo que siempre tenemos que exigir frente a cada caso por las 246 mujeres, travestis y trans que sufrieron muertes violentas en lo que va del año. El relevamiento indicó que se produjo, en promedio, un femicidio cada 26 horas. Vuelven a pedir que el Estado declare la emergencia nacional por violencia de género, según Mumala. Y para que cada caso sea considerado desde una perspectiva de género hay que presionar desde afuera de las arcas de la justicia porque cuando se trata de nosotres parece responder a otros intereses.

El contexto de la precariedad no sólo tiene que ver con las identidades travestis y trans. La política de ajuste antes, durante y luego de la pandemia se está pagando con un fuerte aumento de la pobreza e indigencia, que continúa haciendo estragos en amplios sectores de la población. A escala nacional, el Indec registra que el 40,6% de las personas y el 31,2% de los hogares no alcanzaron a cubrir el costo de la canasta básica de pobreza.

La incidencia es aún mayor entre los menores de edad: el 54,9% de los menores de 17 años son pobres; esto es, 6 de cada 10 niños no tienen acceso a los alimentos y bienes indispensables necesarios en el día a día.

¿Cómo podemos pretender no enojarnos con estos números? ¿acaso no tienen incidencia en cómo nos sentimos?

Seguimos sin saber ¿dónde está Tehuel?

La desaparición de Tehuel mostró crudamente la vida que atraviesan las personas trans y travestis. A la discriminación sistemática y el acoso de las fuerzas represivas, se le suma la falta de acceso a un trabajo con derechos a la salud, a la educación y una vivienda digna. Una situación que no cae del cielo, sino que se profundizó tras la pandemia y las decisiones políticas del Gobierno como el recorte del IFE. Y por estas razones todos los 11 realizaremos una nueva convocatoria frente a la Casa de la provincia de Buenos Aires, en Capital federal.

No sabemos dónde está Tehuel pero sabemos que no vamos a parar hasta encontrarlo. La exigencia de aparición con vida de Tehuel por un lado, expone el rol de la Policía Bonaerense y de Berni cuestionado por sus constantes posturas reaccionarias, el encubrimiento en el caso de Facundo Castro y encabezar represiones como a las familias que reclamaban un techo en la localidad de Guernica. Pero también, por otro lado, pone en el centro los grandes problemas que atraviesa la juventud en medio del ajuste: más del 70 % tiene trabajos precarizados y sin derechos, una situación crítica que con el peso de la deuda con el FMI a cuestas, todos los partidos ligados a los empresarios, desde Milei y Juntos hasta el Frente de Todos, solo prometen profundizar.

Basta

Después de 35 años consecutivos, este año será el segundo en el que no habrá un Encuentro Nacional de Mujeres y Disidencias masivo, espacio donde podíamos problematizar esta situación. Ahora, cuando ya el gobierno levantó todas las restricciones sanitarias, la mayoría ha recibido las vacunas y empiezan a reactivarse distintas actividades deportivas, culturales y sociales, no hay ninguna excusa para que el movimiento de mujeres no haga un pronunciamiento categórico, movilizándose amplia y unitariamente, en todas las capitales del país. Ser miles en las calles diciendo que no estamos dispuestas a dar un paso atrás en nuestras conquistas, que repudiamos el nombramiento del exgobernador de Tucumán, Juan Manzur como jefe de gabinete de ministros y que lejos de haberse revertido la herencia macrista, se han profundizado con las terribles condiciones de vida de las mujeres y disidencias. Frente a esto nos tenemos que organizar y problematizar de qué manera vamos a defender los derechos conquistados.

 

Temas: 
 
Articulo publicado en
Noviembre / 2021

Boletín Topía