Que todos los graduados saquen sus propias conclusiones | Topía

Top Menu

Titulo

Que todos los graduados saquen sus propias conclusiones

 

Hace 90 años la Reforma del ‘18 enunciaba autonomía, co-gobierno, libertad de cátedra, concursos, cátedras paralelas y autarquía para nuestras Universidades y practicó la defensa de docentes y cátedras que proponían contenidos y autores críticos. Y algo de esto hoy está en juego en la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires.
Y para el caso, el bochornoso camino tomado por la mayoría del Consejo Directivo de la Facultad de Psicología de la UBA para el llamado a concurso para el cargo de Profesor Asociado de la materia “Problemas Antropológicos en Psicología” es sólo un indicador de una forma de gobierno en el ámbito universitario orientada a perpetuar camarillas, defender “cajas negras” y proscribir corrientes y tendencias políticas y académicas. Este debate ha cobrado características escandalosas tanto dentro de la Facultad de Psicología como del propio Consejo Superior de la Universidad de Buenos Aires, donde en estos momentos está en debate.
Si bien estatutariamente corresponde cada siete años el llamado a concurso para la cobertura de cargos de profesores (regulares), las componendas y maniobras que se pueden establecer para digitar los mismos ya han pasado a ser moneda corriente en nuestra facultad desde hace varios años.
El reglamento de concursos establece que la elección de los jurados es posterior a la inscripción de los postulantes. Esto permite que se puedan tener en cuenta, para no opacar la transparencia de la elección y garantizar la imparcialidad, si existen o no vínculos que impidan en distintas ocasiones quienes pueden oficiar de jurados. Sin embargo y como presentó pruebas nuestra lista, los postulados a jurado por la Mayoría, no sólo pertenecen a una sólo línea teórica, opuesta por otro lado a la de la actual cátedra, sino que, salvo el concursante que pertenece a ésta, los restantes participan en publicaciones conjuntas, tienen coparticipación como jurados, y -argumento de mayor peso que a nuestro juicio vulnera sin dudas la “imparcialidad”- es que uno de los concursantes fue director de tesis de uno de los miembros del jurado.
Como explicamos en la sesión del Consejo Directivo, estos elementos en nada ponen en duda la idoneidad del jurado, pero sí, su participación en este concurso con estos postulantes y la característica de pluralidad del jurado en el camino de sostener la existencia de espacios académicos distintos y críticos.
Sin embargo, nuestras pruebas no produjeron el menor planteo de revisión. Con los votos de Profesores, de Mayoría de Graduados y Minoría de Estudiantes, el expediente fue girado al Superior, donde ahora estamos dando la pelea.

Hagamos un poco de historia para entender el presente...

La agrupación Convergencia Académica -que formalmente ostenta la mayoría del claustro de graduados en el Consejo Directivo- está conformada en gran parte en la actualidad por los antiguos integrantes de la ya -felizmente- extinta agrupación Franja Morada. En las últimas gestiones (Slapak 1986-1994, Courel 1994-2002 y Slapak 2002-2010) han sido los pilares de las peores políticas privatistas dentro de la Facultad y han cogobernado con el shuberoffismo en la UBA desde su apogeo hasta su ocaso. Sin embargo, en Psicología no sólo han ocupado la mayoría del claustro de graduados sino cargos estratégicos en las secretarías de las distintas gestiones.
Desde el año pasado la unión de profesores “slapakistas” y los jóvenes graduados “convergentes” llegó a su fin y hoy se encuentran enemistados por el reparto de prebendas y por conquistar  nuevos lugares.
El año próximo se elegirá nuevo decana/decano. Puesto que no hubo ninguna democratización del sistema universitario ni reforma de las actuales composiciones de los claustros, nuevamente  será el claustro de profesores el que decidirá -por los 8 votos que representa- quién será el sucesor/a de Slapak .
Esta disputa entre el sector Slapak y el sector Biglieri atraviesa también la lista de profesores. Por eso los concursos, o quien los gane, implican  un voto que en su momento es decisivo para imponer al delfín (¿de Slapak o de Biglieri?).
Podríamos decir que el tercer piso de la sede de Hipólito Yrigoyen donde se encuentran las oficinas de la gestión hace honor a la película “Durmiendo (o “gobernando”) con el enemigo”.
Cuando constituimos Psicólogos en Frente en el 2005 (lista de graduados de la Facultad  de Psicología, UBA) uno de los principales motivos de esta decisión era la necesidad de recuperar  la democratización de la UBA, la función de la Facultad al servicio de la comunidad y como promotora de pensamiento crítico y participación colectiva.
Y no nos equivocamos. Nuestra intervención en el Consejo Directivo de la Facultad de Psicología de la UBA desde entonces, y frente a distintas cuestiones, es por lograr un cambio que permita terminar con privilegios y manejos antidemocráticos que apuntan a un desvío de la institución pública y las necesidades del conjunto de la población a prácticas clientelares o corporativas.
Psicólogos en Frente se compromete a continuar y profundizar en este camino.

 

Ileana Celotto
Consejera de graduados por la Minoría,
en representación de PSICOLOGOS EN FRENTE (PEF)

psicologosenfrente.blogspot.com

Temas: 
 
Articulo publicado en
Noviembre / 2008

Boletín Topía