Artículos escritos por Federico Pavlovsky | Topía

Top Menu

Federico Pavlovsky

Los pasos previos

Durante la segunda guerra mundial fueron varios los países (Alemania, Japón, la URSS, Estados Unidos) que hicieron experimentos secretos y crueles sobre la población de prisioneros de guerra. Son también conocidas las atrocidades que se cometieron, en forma sistemática y ordenada, en los campos de concentración de la Alemania nazi, con el emblemático Auschwitz como ejemplo más significativo. Pero quizá no es tan conocida la historia de la Campaña de Eutanasia para exterminar a los enfermos mentales que se desarrolló entre el año 1939 y el año 1941. El plan consistía en la eliminación de aquellos componentes de la sociedad “degenerados” que contaminaban la pureza aria. El terreno estaba allanado por una serie de leyes y un clima social, no solo en Alemania, que interpretaba a los enfermos mentales como una carga social que no era admisible de tolerar para una sociedad que necesitaba crecer en forma saludable. En los Estados Unidos a comienzo del siglo XX, con el aval de la Corte Suprema de ese país, se habían llevado a cabo miles de intervenciones de “esterilización forzada” a minorías raciales, personas con malformaciones congénitas, enfermos mentales y delincuentes. En un hecho histórico casi inadvertido, el nazismo copió del mundo anglosajón las prácticas de esterilización forzada que llevaban a cabo países como Gran Bretaña y los Estados Unidos mucho antes del surgimiento del régimen. Eugenio Zaffaroni en su genial texto “La cuestión criminal” (2011) brinda ejemplos de científicos y expertos en leyes que brindaron su apoyo a la aniquilación de las “razas inferiores” porque consideraban que contribuían, de esta manera, a un bien común y al mejoramiento de la raza. En Alemania el antecedente más importante fue la sanción de la Ley de Prevención de Descendencia con Enfermedades Hereditarias (1933). Como señal premonitoria se redujo drásticamente el presupuesto de los hospitales que alojaban pacientes con problemas psiquiátricos. El régimen nazi convirtió a la esterilización en la primera aplicación de la imaginación biomédica destinada a la muerte colectiva. Cerca de 120 mil personas fueron esterilizadas, débiles mentales, trastornos bipolares, ceguera hereditaria, alcoholismo, delincuentes y homosexuales. Se establecieron “Tribunales de Salud Hereditaria”, especialmente para tomar decisiones sobre esterilización y a todos los médicos se les requería legalmente que informaran a los funcionarios de salud si encontraban pacientes con estas características. Frente a un clima hegemónico que ejercía una gran presión, fueron pocas las voces en contra de la esterilización, algunos psiquiatras de renombre como Karl Bonhoeffer, Ewald de Göttingem y funcionarios no médicos como Gerhard Braune (y su célebre “Memorándum Braune”), protagonizaron una escasa y marginal resistencia.

El nazismo copió del mundo anglosajón las prácticas de esterilización forzada que llevaban a cabo países como Gran Bretaña y los Estados Unidos mucho antes del surgimiento del régimen

Te tengo bajo mi piel

Psiquiatría y Salud Mental
Federico Pavlovsky
Tapa del libro: Te tengo bajo mi piel. Psiquiatría y salud mental de Federico Pa

Edicion Impresa

$400,00 

Aunque el objetivo manifiesto de este texto son los jóvenes profesionales, a quienes el autor alienta a “pensar la práctica del psiquiatra, inmerso en el entramado social” y el momento histórico “en íntima relación con las variables políticas que toca vivir”, también permite al lego, que sufre la psiquiatrización de la vida cotidiana, penetrar en el mundo íntimo de la práctica psiquiátrica y develar sus secretos.

 

Cómo armar un grupo terapéutico

INTRODUCCIÓN

 

Durante los años de formación en la residencia de psiquiatría se dio un notable fenómeno: vivíamos en grupo, aprendíamos en grupo y padecíamos en grupo. Los pacientes venían antes de la internación de sus casas donde vivían con sus familias  y muchos de sus problemas y motivos de internación estaban relacionados con conflictos en sus vínculos personales y sociales. Lo notable, a la distancia, es que por ese entonces no vimos como necesario reclamar formación acerca de grupos, de los fenómenos propios de un grupo, de los dispositivos grupales existentes en el ámbito hospitalario (grupos operativos, grupos Balint, grupos de reflexión). 

Federico Pavlovsky

Presentaciones de Las Huellas de la Memoria. Tomo II

The Cavern Club | 20/10/2005

 

Federico Pavlovsky
Jefe de Residentes del Hospital Álvarez

Hace exactamente un año mi padre era uno de los presentadores del primer tomo de este libro y yo era uno de los tantos residentes de salud mental que estaban sentados entre los oyentes. Mi padre, quien no ahorra en consejos, me decía, le decía al publico…

La vida en el consultorio

(o crónica de un encierro)

VIDA: Modo de vivir en orden a la profesión, empleo, oficio u ocupación.

 

a) Empecemos por el espacio. Por el ámbito donde transcurren estas imágenes.
Vine al consultorio y llegaron los pacientes. Llego al consultorio como espacio, como idea, como manera de vida. El paciente entra.

Radiografía de un endemoniado

Estudio social y clínico de un ceremonial religioso

Es frecuente escuchar entre colegas del ámbito de la salud mental cómo la histeria ha cambiado sus formas clínicas en este “nuevo milenio”. Es un hecho cotidiano encontrarse con profesionales que afirman que los síntomas han cambiado de tal forma que las parálisis, las cegueras o los mismos ataques de histero-epilepsia ya no se producen; que fueron propios de otra época. Al hacer la residencia de psiquiatría en un hospital general (Teodoro Álvarez) e interesarme por los pacientes neurológicos que asistían a consultorios externos, rápidamente percibí que en tal caso esos pacientes no llegaban al ámbito geográfico de la salud mental.

La tentación: visicitudes de un psiquiatra

Este es el tipo de notas que generan en quien las escribe una inquietud interna respecto a las consecuencias que puedan traer en la vida y en el trabajo del firmante. De hecho varias personas cercanas me pidieron que no la escriba. Pero curiosamente esa misma sensación de temor fue la usina que me motivo a hacerlo. Pretendo hacer algunas reflexiones acerca de un tema en el que he incursionado en mis primeros años de profesión médica y como psiquiatra en particular.

Suscribirse a Federico Pavlovsky