Una trampa para los profesionales de los hospitales públicos | Topía

Top Menu

Una trampa para los profesionales de los hospitales públicos

 

Los profesionales que trabajamos en los hospitales del Gobierno de la Ciudad venimos reclamando desde agosto del 2005 un aumento salarial ya que los sueldos estuvieron congelados durante 14 años, siendo los más bajos que se pagan dentro de las dependencias del Gobierno de la Ciudad.
Pedíamos un sueldo básico de $ 2.200 por 24 horas semanales de trabajo.
A cambio de esto, la Asociación de Médicos Municipales, gremial que “representa” a los médicos y más tarde, la Federación de Profesionales del Gobierno de la Ciudad, que “representa” a profesionales de otras disciplinas, entre ellos a los psicólogos, acordaron con el Gobierno, un sueldo básico de $ 1620, (alrededor de $ 1.200 de bolsillo) pero por 30 horas de trabajo (léase aumento de horas de trabajo sin aumento de sueldo). Todo esto dentro del marco de una nueva Carrera Profesional, aprobada el 13 de octubre del 2005, en el Acta Paritaria 18, que contenía el anexo 1 con la nueva carrera profesional. Este anexo permaneció oculto y fue aprobado por el Consejo Central de Médicos Municipales pocas horas después de haberse firmado sin que alguien en los hospitales lo pudiera conocer o discutir.
¿Qué hay detrás de todo esto?
Se trata de una historia que comienza en agosto del 2000, la última noche en que la Alianza tenía mayoría en la Legislatura, en concordancia con el gobierno nacional, en la que se aprobaron alrededor de 170 leyes, una cada dos minutos. Entre esas leyes se aprobó la ley 471, nueva ley de relaciones laborales, con la pérdida de la estabilidad laboral para los trabajadores. El fundamento era que tenía que haber criterios de eficiencia y productividad, y que entonces quien no los tuviera, podría ser mal evaluado y despedido. Esto intentaba poner en igualdad de condiciones a los estatales con los privados, quienes ya estaban afectados por ese riesgo de pérdida laboral.
Esta ley implicaba una pérdida de derechos laborales que habían sido una conquista en otros años tales como: el derecho a 6 días por trámites en el año; el día obstétrico (derecho de las trabajadoras embarazadas a un día de control obstétrico en horario de trabajo), etc. La estabilidad laboral, de acuerdo a estas leyes, se adquiere a los 12 meses de trabajar (en el régimen anterior era a los 6 meses), y está condicionada a perderse por evaluaciones desfavorables ya que, como dice la ley, de ser desfavorable la evaluación, condicionará el pase a disponibilidad del trabajador.
El gobierno acordó con el gremio municipal SUTECBA, con el silencio cómplice de la Asociación de Médicos Municipales, en octubre del 2005, la nueva Carrera Profesional en las paritarias que se realizaron en el marco estricto de esa ley 471.
En aquel agosto del 2000, el gremio SUTECBA de los trabajadores municipales aceptó que el gobierno avanzara con la pérdida de estabilidad laboral a cambio de otorgarle a SUTECBA el privilegio de tener la única obra social que no se desregulara, y que progresivamente pudiera descontar a sus obligados asociados un porcentaje cada vez mayor. Así pasó de descontarnos el 3%, como marca la ley, a descontarnos el 6% para la Ob.S.B.A., y sin que podamos elegir cambiarnos de obra social. Esto rige actualmente.
En resumen, los profesionales de los hospitales que reclamábamos aumento salarial, el 82% móvil para los jubilados, el reencasillamiento con el pago de la antigüedad que se adeudaba desde hacía 14 años y la libre elección de Obra Social obtuvimos como respuesta:
- Se aumentan las horas de trabajo por un sueldo similar.
- Se obvia la deuda previa por antigüedad.
- Se pierde la estabilidad laboral y se relaciona con un sistema de calificaciones que queda atado a dicha estabilidad laboral.
- No se mencionan ni el 82% móvil ni la libre elección de obra social.
El gran problema de todo esto es que fue presentado a los hospitales como el gran aumento de sueldos conseguido por la Gremial de los médicos. Los médicos constituyen uno de los gremios más desmovilizados, que ha ido perdiendo en los últimos años toda la independencia profesional y que hoy resultan verdaderos esclavos de las empresas de medicina prepaga.
La misma metodología del gobierno y de la Asociación de Médicos Municipales de aprobar una carrera que determina los derechos de los profesionales a espaldas de ellos, sin que la conozcan y sin que puedan discutirla, desnuda la intención tramposa de disfrazar de conquista salarial lo que termina siendo una pérdida más en los derechos laborales de un sector importante ya que somos quienes tenemos en nuestras manos el cuidado de la salud de los más dañados por las políticas neoliberales, que es la población que concurre al hospital público.
Como remate, el 12 de enero de 2006, el gobierno porteño anunció que habiendo recuperado la ciudad su capacidad económica, se considera imprescindible reconocer el sacrificio que durante todos estos años realizó el personal jerárquico, recibiendo una remuneración que claramente no estaba acorde con sus esfuerzos y jerarquías y aprobó un decreto por el cual le aumentaba, al personal jerárquico un 40%, aclarando que ese decreto no encierra un “aumento de sueldo”.
Los profesionales venimos movilizándonos a la Jefatura de Gobierno y cortando la calle en reclamo de ser recibidos por el Secretario de Salud. En el transcurso de estos meses se ha ido formando una comisión interhospitalaria que discute el proceso y las medidas a tomar en asambleas en los hospitales. En noviembre marchamos a la Jefatura de Gobierno profesionales de 15 hospitales entregando un petitorio con 800 firmas solicitando la anulación del acta paritaria 18, el incremento salarial de $ 2.200 como sueldo básico para 24 horas y denunciando la negociación inconsulta y anticonstitucional entre los dirigentes sindicales y el gobierno, contraria a nuestros reclamos e intereses.

 

Asociación de Profesionales del Hospital de Niños “Ricardo Gutiérrez”
 

Temas: 
 
Articulo publicado en
Abril / 2006

Boletín Topía

Ultimas Revistas

Tapa Revista Topía #87 (Noviembre/2019). El derecho a la salud.
Noviembre / 2019
Tapa Revista Topía #85 (Abril/2019). La tentación fascista.
Abril / 2019