Bombón Asesino | Topía

Top Menu

Bombón Asesino

 Ella tiene un bombón asesino/ bombón bien latino/ bombón suculento/ con ese bombón casamiento…

La cumbia le hace mover las piernas y un poco sus hombros, realiza los movimientos con cuidado para que no se note, sentado como está en Le Blé, un bar muy posmoderno y de onda. Llueve y las gotas golpean las ventanas del establecimiento, caen dejando improntas únicas en los vidrios.
Piensa que Le Blé mostró el rumbo nuevo del barrio, el mismo es la consecuencia de la recalada de los seres del planeta televisión por estos llanos. Es  que han plantado sus enormes productoras  donde antes había talleres industriales. No circulan laburantes en ropa de trabajo por la avenida sino figuras de la televisión, mucho más a la hora del almuerzo. El local del bar Argos, sin ir más lejos, es ahora un establecimiento de karaoke.
“Es tan bonita, baila, se mueve, se menea, se agita...”
La cumbia le recuerda que vino a desayunar y leer los  diarios matinales. La camarera de pelo largo y generosas curvas se acerca el ritmo del Bombón Asesino.
Definitivamente hay algo de irreal en la  mezcla de lluvia, bar posmoderno y camarera moviéndose al compás de la cumbia.
-Pida unas tostadas belgas, están recién elaboradas. Yo las comí, riquísimas.
-Bueno con café y por favor me alcazas los diarios. 
La muchacha se va justo cuando la canción satura de tan explícita: “Genera el bombón cuando quiere”.
El tipo de la caja se ríe cómplice, le canta a la alegre e improvisada cumbiambera: “Toda la noche mueve la cinturita”.
La bella camarera le sigue el tren: “Ella sigue porque sabe que irrita”. Mientras canta hace girar su talle y éste  adquiere una vida notable. Es tan delicado el movimiento, tan sensual que es imposible apartar la mirada de la cintura, para aumentar la apuesta la muchacha lleva hacia su cabeza la bandeja plateada en la que sirve. Sin quererlo el contorneo musical de la muchacha se hace cruel e impiadoso para la edad del parroquiano.
El cajero y la moza se mueven mientras trabajan, el que recién hayan abierto el bar les permite ese pequeño juego seductor al que hacen cómplice al único cliente.
La muchacha le acerca un conjunto de platos con queso untable, mermeladas varias, un jugo de naranja con arándanos y las tostadas de pan centeno fritas en manteca, la panceta va incluida dentro de la masa. El café viene en un tazón francés sin asas, hay que meter un dedo dentro del mismo para acercarlo a la boca.
-Le traje todo por que le van a cobrar lo mismo que un café en tacita y dos medialunas. Este desayuno es la oferta del día. ¿Es verdad que en su época se bailaban cumbias y tamboritos panameños?
El responde asintiendo con todo el cuerpo al compás del Bombón Asesino.
La camarera ríe y le sigue el tren meneando su cintura. Pero lo ubica al decirle: -Mi papá me lo cuenta pero no le creo. Yo soy una fanática de la cumbia, acá me cargan, pero  en el vestuario todas mis compañeras me piden que les enseñe pasos nuevos. Aprovecho ahora para poner algunos temas antes que venga el dueño. Se levanta y dice fuerte: ¡Palmas arriba!
El cajero también se prende y al bello danzar de la muchacha le canta: “Esa pollera cortita, el meneo la levanta solita”
La lluvia, la cumbia, el tazón, las tostadas belgas y la bella camarera anuncian un día de excesos. El diario lo va ayudar para eso, pero no se fija en los detalles sangrientos de los almuerzos de Mirtha o en los comentarios de Susana. Sabe que los mismos están para servir sangre de niños y adolescentes pobres.
Le parece más inquietante  que en Santiago del Estero haga 48 grados de temperatura y que la ciudad esté envuelta en una nube de tierra. Le alegra que en La Rioja esté lloviendo luego de nueve meses de pertinaz sequía.
No le parece justo que manden a juicio a una gerente de banco alemana que sacaba dinero de las grandes cuentas para cubrir los descubiertos de cuenta corriente de los pequeños comerciantes agobiados por la crisis. La prensa alemana la caracteriza a la mujer como la Robin Hood de los bancos. La triste conclusión es que seguramente irá presa.
Mientras la camarera hace dos pasos más al son del bombón piensa en las cyber robots sexuales que saldrán esta semana al mercado. Por otro rincón del diario se entera que una mujer tiene, producto del Síndrome de Excitación Sexual Persistente, necesidad de trescientos orgasmos diarios. Piensa que por fin sabe de la existencia de ese ser mitológico que habitaba en su alma de joven: la mujer con la fiebre uterina. Algo tarde pero reafirma que la mitología siempre habla de algo real.
Mientras unta una tostada con mermelada de kivi y arándano es convocado muy prisa por una nota donde las chicas de Sandro exigen que se les entregue el corazón original del ídolo. Creen ser las únicas que pueden ser guardianas del mismo. Las declaraciones en la conferencia de prensa son imperiosas: -El corazón excepcional de Sandro es como las manos de Perón,  el cuerpo de Evita o las cenizas de Mercedes Sosa: pertenecen al pueblo y nuestra liga de admiradoras tiene preparado un altar para el mismo. Se trata de un proyecto secreto que le hemos propuesto al gobernador de la provincia de Buenos Aires.
Hemos estudiado el monumento de Rodrigo. El mismo  es un lugar de peregrinación y culto, también se acerca allí el turismo internacional: belgas, suecos y franceses van a dejar allí sus plegarias y ruegos. Acampamos allí muchas veces con las jóvenes que  veneran al cordobés para saber cómo se hace un lugar sagrado para el pueblo y cómo éste puede hacerse cargo de sus ídolos.
Nosotras, le dijimos al gobernador, tenemos una cuenta en Suiza desde hace años. La misma es producto de la venta de las bombachas que le arrojamos a nuestro Sandro en los recitales. Ahora con ese dinero, si la provincia nos cede un lugar en la autopista Buenos Aires – La Plata, hacemos un enorme y hermoso edificio, más alto que el monumento a la bandera, y que será orgullo nacional. El mismo  coronará con una cúpula de cristal que será bañada por el sol y la luna. Dentro de ella un cofre de oro con incrustaciones de perlas y esmeraldas guardará el corazón de nuestro rey a temperatura estable. La provincia no pone nada y marcamos el paso a la historia de nuestro amado cantante, le abrimos las merecidas  puertas de la historia argentina. ¿Acaso no tiene Diego Armando Maradona un estadio de fútbol que lleva su nombre?
 Pero debemos poner las cosas en su lugar y por eso denunciamos que el corazón de Sandro no aparece, pese a que teníamos todo hablado con el equipo médico el vital y único corazón del cantante de Rosa, Rosa no está en ninguna parte.
Lamentablemente hay alguna  millonaria que hizo una oferta secreta para hacerse del mismo, tenemos ciertos indicios al respecto. Así como hay gente que oculta Picassos, Roux, Cezannes o Mirós en bóvedas inalcanzables para el público común y corriente creemos que el poder del dinero nos quiere quitar el orgullo y el placer de adorar el corazón del más grande cantante de América de todos los tiempos. Hacemos un llamado a todas las organizaciones e instituciones de nuestra patria para que nos ayuden en este justo reclamo.
Nuestros abogados en el día de hoy iniciarán los trámites legales correspondientes y les decimos a la opinión pública que velaremos para que nadie se apropie del corazón de nuestro ídolo. El mismo pertenece al pueblo y nosotros somos sus custodias ya que hace años que sostenemos esta causa. Basta de que se apropien de nuestras riquezas y de nuestra historia. En el corazón de Sandro laten millones de amores de orgullosas mujeres argentinas y sólo nosotras sabremos cuidarlo.
 

Autores: