Blogs... | Topía

Top Menu

Blogs...

Este es el listado de notas de los blogs

Pequeños gurkas argentinos II

La formacion de nuestros compatriotas en España debe tener en cuenta muy especiamente la materia: Nunca le pegues un palazo a un gaita. Materia de nivel uno pero filtro en la carrera iniciada, el cadete debe comprender de entrada que las ilustres cabezas de los gaitas no han sido hechas para ser golpeadas por bizarros sudacas.

Pequeños gurkas argentinos III

No hay duda que esta migracion de jovenes argentinos que van a estudiar estas nobles materias, mas otras no mencionadas pero no por ello menos importantes por ejemplo: El policia malo y el policia bueno, materia psicologica si las hay. Alli en un incesante juego de intercambio de roles le permiten al cadete o cadeta hacer de angel o demonio de acuerdo a lugares y circunstancia.

Pequeños gurkas argentinos IV

La expectativa emigratoria que hace de estos jovenes argentinos cadetes del ejercito, de los carabineros y/o de cualquier otra fuerza de seguridad española despierta interes nacional. La vueltas de las migraciones hicieron que muchos habitantes de estas pampas se acunaran y pasaran su vida universitaria cantando canciones de la guerra civil,  asi recordamos la piel de gallina de aquella: "cuando querra el dios del cielo/ que la tortilla se vuelva( que los pobres coman pan/ que los pobres coman pan y los ricos...  mierda...

Intenciones

La noche se despeñó perfumada sobre los tejados húmedos de la ciudad. Santiago la acompañó hasta la puerta de la casa, era como la una de la mañana. El lugar estaba desierto.

¡Por el poder de Sigmund!

Una situación cotidiana en la clínica psicoanalítica es que el paciente deposita en su analista cierto poder, quizás, con la secreta esperanza de retirarlo en un lapso razonable y que ese poder haya devengado suculentos intereses. Si esto así ocurriese, es posible que el paciente deposite cada vez más y más poder, con la secreta esperanza de ser, al cabo de un tiempo, él también más poderoso.

Relajación para sigólocos

Sentados en el piso del consultorio inspiramos profundamente. Nos sentamos en la posición de Buda y nos ubicamos en el lugar del Padre, la Madre y el espíritu non-sancto. Cerramos los ojos. Dejamos de lado por un momento las fuentes de displacer: los kilos de más, la subocupación, las arrugas, en fin, nos tomamos vacaciones de nosotros mismos. Dejamos fluir la libido y nuestras fantasías hacia un estado nirvánico.

LOS LUGARES NO ESPERAN

Los lugares no nos esperan.

Desaparecen de manera distinta,

en las orillas de una convicción

adjudicada

y con el cansancio de una foto amarilla.

Creíamos haberlos encontrado:

lugares casi oscuros en Plaka

cuando la luna está sobre la Acrópolis

como imitando un folleto de mal gusto.

SENTADO A LA MESA DEL LOBO

Sentado a la mesa del lobo

no hay fruto que me arroje al destierro.

El lobo es un prócer especial.

Cada uno de sus gestos

me abre la puerta del bosque.

Y me daría también la llave

si yo se la pidiese.

No es necesario ser bueno o ser malo

para sentarse a la mesa del lobo.

Sólo se requiere

saludar como todos los días

a nuestros propios asesinos.

Y tal vez algo más:

cavar un pozo en las colinas

para esconder nuestros amores.

Sentado a la mesa del lobo

UN DÍA COMO HOY

Un día ya no podremos partir.
Repentinamente, se habrá hecho tarde.
Roberto Juarroz

Mis ideas no me sueltan, me acunan.

El mundo se oculta y se revela

Pero sólo vemos lo que podemos.

Tal vez no deberíamos ser fieles

a nuestros pensamientos.

No sé cuánto habré de vivir.

Desde hace algún tiempo

los minutos viajan para atrás.

Un día como hoy no será hoy

y todo esto tendrá otro sentido,

cuando ya no importe.

ERRAR

Breve tierra,

breve tiempo,

los días y las noches

VENDIENDO COMUNICACIÓN

El semáforo rojo detiene la caravana de autos, colectivos y motos que circulan por una de las grandes avenidas de Buenos Aires, a la altura de uno de los barrios elegantes, y a todo lo ancho de la misma aparecen tres grandes carteles coloridos captando la mirada obligada de los conductores y pasajeros.

Páginas